pollos cuento

La Piedra en la Cabeza del Pollo

Hechicería
Hechicería

La esposa del ladrón no siempre se ríe; el que teje fraudes trabaja su propia ruina; no hay engaño que al final no se descubra, no hay traición que no salga a la luz. Los muros tienen oídos y son espías de los pícaros; la tierra se abre y descubre el robo, como os lo demostraré si prestáis atención.

Había una vez en la ciudad de Dark-Grotto un hombre llamado Minecco Aniello, en tal nivel de pobreza que todos sus muebles y posesiones consistían únicamente en un gallo de patas cortas, que había criado con migas de pan. Pero una mañana, presa del apetito (pues el hambre ahuyenta al lobo de la espesura), se le ocurrió vender el gallo y, llevándolo al mercado, se encontró con dos magos ladrones, con quienes hizo un trato, y lo vendió por media corona. Entonces le dijeron que regresara a su casa con el gallo y después ellos que le llevarían el dinero. Entonces los magos siguieron su camino y, siguiendo su camino Minecco Aniello, les oyó decir tonterías entre otras, decir:

—¿Quién nos hubiera dicho que tendríamos tanta buena suerte, Jennarone? Este gallo hará nuestra fortuna en gran medida. Y tengo la certeza por la piedra que, ya sabes, tiene en la coronilla. Pronto la engarzaremos en un anillo, y entonces tendremos todo lo que podamos pedir.

—Cállate, Jacovuccio—, respondió Jennarone; —Me veo rico y casi no lo puedo creer, y tengo ganas de torcer el cuello del gallo y darle una patada en la cara a la mendicidad, porque en este mundo la virtud, sin dinero no se puede hacer nada, y al hombre se le juzga por su abrigo.

Cuando Minecco Aniello, que había viajado por el mundo y comido pan de más de un horno, oyó este galimatías, giró sobre sus talones y salió corriendo. Y corriendo a casa, torció el cuello del gallo y, abriendo la cabeza, encontró la piedra, que al instante había colocado en un anillo de latón. Luego, para probar su virtud, dijo:

—Quiero ser un joven de dieciocho años.

Apenas había pronunciado las palabras cuando su sangre empezó a correr más rápidamente, sus nervios se hicieron más fuertes, sus miembros más firmes, su carne más fresca, sus ojos más ardientes, sus cabellos plateados se convirtieron en oro, su boca, que era un pueblo saqueado, se pobló de dientes; su barba, que era tan espesa como una madera, se convirtió en un jardín infantil; en una palabra, se transformó en un joven bellísimo. Luego volvió a decir:

—Deseo tener un palacio espléndido y casarme con la hija del rey.

¡Y he aquí! al instante apareció un palacio de increíble magnificencia, en el que había apartamentos que te asombrarían, columnas que te asombrarían, cuadros que te llenarían de asombro. La plata brillaba a su alrededor y el oro, hasta por los suelos, era pisoteado. Las joyas deslumbraron su mirada, los sirvientes pululaban como hormigas, los caballos y los carruajes eran incontables; en una palabra, había tal despliegue de riquezas que el rey se quedó mirando el espectáculo y de buen grado le entregó a su hija Natalizia.

Mientras tanto, los magos, habiendo descubierto la gran riqueza de Minecco Aniello, idearon un plan para robarle su buena fortuna, por lo que hicieron una bonita muñeca que jugaba y bailaba mediante un mecanismo de relojería, y vistiéndose como mercaderes, fueron a Pentella, la hija de Minecco Aniello, con el pretexto de vendérselo. Cuando Pentella vio la hermosa muñeca, les preguntó qué precio le ponían, y ellos respondieron que no se podía comprar con dinero, sino que podría ser suya con sólo hacerles un favor, que era, que vieran la marca del anillo que poseía su padre, para tomar el modelo y hacer otro igual, luego le darían la muñeca sin pago alguno.

Pentella, que nunca había oído el proverbio «Piensa bien antes de comprar algo barato», aceptó instantáneamente esta oferta y, tras pedirles que regresaran a la mañana siguiente, prometió pedirle a su padre que le prestara el anillo. Entonces los magos se fueron, y cuando su padre regresó a casa, Pentella lo persuadió y acarició, hasta que finalmente lo convenció de que le diera el anillo, con la excusa de que estaba triste de corazón y deseaba distraer un poco su mente.

Cuando llegó el día siguiente, tan pronto como el carroñero del Sol barre los últimos rastros de las sombras de las calles y plazas desde el Cielo, los magos regresaron, y apenas tuvieron el anillo en sus manos, desaparecieron instantáneamente, y no se veían huellas ni rastro de ellos, de modo que la pobre Pentella hubiera querido morir de terror.

Pero cuando los magos llegaron a un bosque, donde las ramas de algunos árboles bailaban la danza de las espadas, y las ramas de otros jugaban juntas a berberechos calientes, pidieron que el anillo destruyera el hechizo con el que el viejo el hombre había vuelto a ser joven. Y al instante se vio a Minecco Aniello, que en ese momento se encontraba en presencia del Rey, envejecer, sus cabellos blanquearse, su frente arrugarse, sus cejas erizarse, sus ojos hundirse, su rostro que su boca se quede sin dientes, que su barba se vuelva espesa, que su espalda se encorve, que sus piernas tiemblen y, sobre todo, que sus ropas relucientes se conviertan en harapos y jirones.

El rey, al ver al miserable mendigo sentado a su lado en la mesa, ordenó que lo expulsaran inmediatamente a golpes y con duras palabras, por lo que Aniello, repentinamente perdido en su buena suerte, fue llorando hacia su hija y le pidió el anillo para volver a arreglar las cosas. Pero cuando oyó la fatal trampa de los falsos mercaderes estuvo dispuesto a tirarse por la ventana, maldiciendo mil veces la ignorancia de su hija, que por una tonta muñeca lo había convertido en un miserable espantapájaros, y por una miseria de harapos lo había arruinado él mismo, añadiendo que estaba resuelto a andar vagando por el mundo como un mal chelín, hasta tener noticias de aquellos mercaderes.

Diciendo esto se echó un manto al cuello y una cartera a la espalda, se calzó las sandalias, tomó un bastón en la mano y, dejando a su hija helada y congelada, se puso a caminar desesperadamente, hasta que Llegó al reino de Deep-Hole, habitado por los ratones, donde, siendo tomado por un gran espía de los gatos, fue conducido inmediatamente ante Rosecone, el Rey.

Entonces el Rey de los Ratones le preguntó quién era, de dónde venía y qué hacía en aquel país; y Minecco Aniello, después de haberle dado al rey un trozo de queso en señal de homenaje, le contó todas sus desgracias una por una, y concluyó diciendo que estaba decidido a continuar su trabajo y viajar hasta tener noticias de aquellos villanos ladrones que le habían robado una joya tan preciosa, quitándole al mismo tiempo la flor de su juventud, la fuente de su riqueza y el puntal de su honor.

Al oír estas palabras, Rosecone sintió que la piedad le mordisqueaba el corazón y, queriendo consolar al pobre, convocó a consejo a los ratones mayores y les pidió su opinión sobre las desgracias de Minecco Aniello, ordenándoles que usaran toda diligencia y se esforzaran por conseguirlo. Algunas noticias de estos falsos comerciantes.

Ahora bien, entre los demás, sucedió que estaban presentes Rudolo y Saltariello, ratones que estaban bien acostumbrados a las costumbres del mundo y que habían vivido durante seis años en una taberna de gran lugar cercana; y dijeron a Aniello:

—¡Ten buen corazón, camarada! Las cosas saldrán mejor de lo que imaginas. Debes saber que un día, cuando estábamos en una habitación de la Posada del Cuerno, donde se encontraban los hombres más famosos del mundo se alojó y se divirtió, entraron dos personas del castillo de Hook, quienes, después de haber comido hasta saciarse y haber visto el fondo de su jarra, se pusieron a hablar de un truco que le habían hecho a cierto anciano de Dark-Grotto. y cómo le habían robado una piedra de gran valor, la cual uno de ellos, llamado Jennarone, dijo que nunca quitaría de su dedo, para no correr el riesgo de perderla como le había sucedido a la hija del anciano.

Cuando Minecco Aniello oyó esto, dijo a los dos ratones que si confiaban en acompañarlo al país donde vivían aquellos bribones y recuperarle el anillo, les daría una buena cantidad de queso y carne salada, que podrían comer y disfrutar con su majestad el Rey. Entonces los dos ratones, después de negociar una recompensa, se ofrecieron a cruzar el mar y la montaña y, despidiéndose de su majestad ratonil, partieron.

Después de un largo camino llegaron al castillo de Hook, donde los ratones dijeron a Minecco Aniello que permaneciera debajo de unos árboles al borde de un río, que como una sanguijuela extraía la humedad de la tierra y la descargaba en el mar. Luego fueron a buscar la casa de los magos y, al observar que Jennarone nunca le quitó el anillo del dedo, intentaron obtener la victoria mediante una estratagema. Entonces, esperando a que la Noche hubiera teñido con jugo de uva púrpura la faz quemada por el sol del Cielo, y los magos se hubieran acostado y estuvieran profundamente dormidos, Rudolo comenzó a mordisquear el dedo en el que estaba el anillo, entonces Jennarone, sintiendo el dolor, tomó Le quité el anillo y lo puse sobre una mesa a la cabecera de la cama.

Pero en cuanto Saltariello vio esto, se metió el anillo en la boca y en cuatro saltos salió en busca de Minecco Aniello, quien, con una alegría aún mayor que la que siente un hombre en la horca cuando llega el perdón, instantáneamente hizo volver a los magos. en dos burros; y, girando su manto sobre uno de ellos, lo montó como un noble conde, luego cargó al otro con queso y tocino y se dirigió hacia Deep-Hole, donde, después de haber entregado regalos al rey y a sus consejeros, agradeció por toda la buena suerte que había recibido por su ayuda, rogando al cielo que ninguna trampa para ratones pudiera atraparlos, que ningún gato pudiera dañarlos y que ningún arsénico pudiera envenenarlos.

Luego, saliendo de ese país, Minecco Aniello regresó a Dark-Grotto aún más hermoso que antes, y fue recibido por el Rey y su hija con el mayor cariño del mundo. Y después de ordenar que arrojaran los dos asnos de una roca, vivió feliz con su mujer, sin quitarse nunca más el anillo del dedo para no volver a cometer tal locura, porque…

«El gato que ha sido quemado con fuego desde entonces teme a la fría piedra del hogar.»

Cuento popular napolitano de Giambattista Basile

Giambattista-Basile

Giambattista Basile (1566-1632). Giovanni Battista Basile fue un escritor napolitano.

Escribió en diversos géneros bajo el seudónimo Gian Alesio Abbattutis. Recopiló y adaptó cuentos populares de tradición oral de origen europeo, muchos de los cuales fueron posteriormente adaptados por Charles Perrault y los hermanos Grimm.

Scroll al inicio