dragon

El Dragón

Hechicería
Hechicería
Amor
Amor
Criaturas fantásticas
Criaturas fantásticas

El que busca el daño de otro encuentra el suyo propio; y el que tiende las trampas de la traición y el engaño muchas veces cae él mismo en ellas; como escucharás en la historia de una reina, que con sus propias manos construyó la trampa en la que quedó atrapada por el pie.

Hubo una vez un rey del alto Shore que practicaba tal tiranía y crueldad que, mientras estaba en una visita de placer a un castillo alejado de la ciudad, su trono real fue usurpado por cierta hechicera. Entonces, habiendo consultado una estatua de madera que solía dar respuestas oraculares, le respondió que recuperaría sus dominios cuando la hechicera perdiera la vista. Pero viendo que la hechicera, además de estar bien protegida, conocía de un vistazo a las personas que enviaba para molestarla, y les hacía justicia como si fueran perros, se desesperó bastante, y por despecho de ella, el rey mató a todas las mujeres que se le cruzaron en su camino.

Ahora bien, después de que cientos y cientos de personas habían sido conducidas allí por su mala suerte, sólo para perder la vida, por casualidad vino, entre otras, una doncella llamada Porziella, la criatura más hermosa que se podía ver en toda la tierra, y el rey no pudo evitar enamorarse de ella y convertirla en su esposa.

Pero era tan cruel y rencoroso con las mujeres que, al cabo de un tiempo, la iba a matarla como a los demás; pero en el momento en que levantaba el puñal, un pájaro dejó caer cierta raíz sobre su brazo, y le sobrevino tal temblor que el arma se le cayó de la mano.

Este pájaro era realmente un hada que, unos días antes, habiéndose ido a dormir a un bosque, debajo de la cabaña donde vigilaban las Sombras del Miedo y desafiaban el calor del sol. Entonces, cierto sátiro estaba a punto de robarle cuando fue despertada por Porziella que le salvó la vida, y por su bondad siguió continuamente sus pasos para devolverle el favor.

Cuando el rey vio esto, pensó que la belleza del rostro de Porziella había detenido su brazo y hechizado la daga para evitar que la atravesara como había hecho con tantos otros. Resolvió, por tanto, no intentarlo por segunda vez, sino que ella muriera encerrada en lo alto de una torre de su palacio. Dicho y hecho: la infeliz criatura fue encerrada entre cuatro paredes, sin tener qué comer ni beber, y abandonada a consumirse y morir poco a poco.

El pájaro, al verla en tan miserable estado, la consoló con amables palabras, diciéndole que tuviera buen ánimo y prometiéndole, a cambio de la gran bondad que había hecho por ella, ayudarla en todo lo posible.

Sin embargo, a pesar de todas las súplicas de Porziella, el pájaro nunca le dijo quién era, sino que sólo le dijo que tenía obligaciones para con ella y que no dejaría nada sin hacer para servirla.

Viendo que la pobre muchacha estaba hambrienta, el pájaro salió volando y volvió rápidamente con un cuchillo puntiagudo que había cogido de la despensa del rey. Le dijo que hiciera un agujero en la esquina del suelo, justo encima de la cocina, por donde regularmente le llevaban comida al rey. Así que Porziella siguió avanzando hasta que el pájaro se abrió paso, y vigiló hasta que el cocinero salió a buscar una jarra de agua al pozo. Entonces descendió por el agujero y cogió un hermoso ave que se estaba cocinando al fuego. Se lo llevó a Porziella. Luego, para aliviar su sed, no sabiendo cómo llevarle bebida alguna, voló a la despensa, donde había una cantidad de uvas colgadas, y le trajo un buen racimo, y esto lo hizo regularmente durante muchos días.

Mientras tanto, Porziella dio a luz a un hermoso niño, al que amamantó y crió con la constante ayuda del pájaro. Y cuando creció, el hada aconsejó a su madre que agrandara el agujero y levantara tantas tablas del suelo como para dejar pasar a Miuccio (así se llamaba el niño); y luego, después de bajarle con unas cuerdas que traía el pájaro, volver a poner las tablas en su lugar, para que no se viera de dónde venía.

Entonces Porziella hizo lo que le indicó el pájaro; y tan pronto como la cocinera salió, insistió a su hijo, rogando que nunca dijera de dónde venía ni de quién era hijo.

Cuando el cocinero volvió y vio a un niño tan hermoso, le preguntó quién era, de dónde venía y qué quería. Entonces el niño, recordando el consejo de su madre, dijo que era un pobre muchacho desamparado que buscaba un amo.

Mientras hablaban, entró el mayordomo y, al ver al alegre muchacho, pensó que sería un bonito paje para el rey. Entonces lo llevó a los aposentos reales, y cuando el rey lo vio tan hermoso y hermoso que parecía una verdadera joya, quedó muy complacido con él, y lo tomó a su servicio como paje y a su corazón como a un hijo, y le hizo enseñar todos los ejercicios propios de un caballero, por lo que Miuccio creció como el hombre más destacado de la corte, y el rey lo amaba mucho más que a su hijastro.

Ahora bien, la madrastra del rey, que en realidad era la reina, por este motivo empezó a sentirle antipatía y a tenerle aversión; y su envidia y malicia ganaron terreno a medida que los favores y bondades que el rey hacía a Miuccio les despejaban el camino. Así que decidió enjabonar la escalera de su fortuna para que cayera de arriba a abajo.

En consecuencia, una noche, cuando el rey y su madrastra habían afinado sus instrumentos y estaban musicalizando su discurso, la reina le dijo al rey que Miuccio se había jactado de construir tres castillos en el aire. Así, a la mañana siguiente, en el momento en que la Luna, la maestra de las Sombras, concede un día de fiesta a sus alumnos por el festival del Sol, el Rey, ya sea por sorpresa o para complacer a la vieja Reina, ordenó que Miuccio fuera llamado, y le ordenó que construyera los tres castillos en el aire como había prometido, o de lo contrario le haría bailar por los aires.

Cuando Miuccio oyó esto, se fue a su habitación y comenzó a lamentarse amargamente, viendo qué frágil es el favor a los príncipes y cuán corto dura. Y mientras lloraba así, ¡he aquí! Llegó el pájaro y le dijo:

—Ánimo, Miuccio, y no temas mientras me tengas a tu lado, que puedo sacarte del fuego.

Luego le indicó que tomara cartón y pegamento y hiciera tres castillos grandes. Llamó a tres grifos grandes, ató un castillo a cada uno y volaron por los aires. Entonces Miuccio llamó al rey, que vino corriendo con toda su corte para ver el espectáculo, y cuando vio el ingenio de Miuccio le tuvo aún mayor cariño, y le prodigó caricias del otro mundo, que añadieron hielo a la envidia de la Reina y fuego a su ira, viendo que todos sus planes fracasaban. De tal modo que, tanto dormida como despierta, siempre pensaba en alguna manera de quitarse aquella espina de los ojos.

Por fin, después de algunos días, dijo al Rey:

—Hijo, ha llegado el momento de que volvamos a nuestra antigua grandeza y a los placeres de tiempos pasados, ya que Miuccio se ha ofrecido a cegar a la hechicera, y cuando la ciegue, podremos recuperar tu reino perdido.

El rey, que sintió como le tocaba la llaga, llamó en aquel mismo instante a Miuccio y le dijo:

—Estoy muy sorprendido de que, a pesar de todo mi amor por ti, y de que tienes el poder de devolverme al trono que me han robado, os conformáis con esta vida. Mientras podríais sacarme de la miseria en la que estoy, expulsado así de mi reino a este bosque, de una ciudad a un miserable castillo, y de mandar a un pueblo tan grande a ser apenas atendido por un grupo de sirvientes medio hambrientos. Por lo tanto, si no me deseas mal, corre ahora mismo y ciega los ojos de la bruja que tiene posesión de mi propiedad, porque apagando sus faros iluminarás las lámparas de mi honor que ahora están oscuras y lúgubres.

Cuando Miuccio escuchó esta propuesta, estuvo a punto de responder que el rey estaba mal informado y se había equivocado, ya que no era ni un cuervo para sacar ojos ni un barreno para hacer agujeros; pero el Rey dijo:

—No más palabras, ¡así lo harás, pues así ha de hacerse! Recuerda ahora que en la claridad de este mi cerebro, tengo la balanza lista, una balanza con la recompensa, si haces lo que debes hacer, lo que yo te pido; y tengo otra balanza con el castigo, si dejás de hacer lo que te ordeno.

Miuccio, que no podía chocar contra una roca y tenía que tratar con un hombre que no podía ser cambiado, se fue a un rincón a lamentarse; y el pájaro se le acercó y le dijo:

—¿Es posible, Miuccio, que siempre te ahogues en un vaso de agua? Si en verdad estuviera muerto no podrías armar más escándalo. ¿No sabes que te tengo tanto más respeto por tu vida que por la mía? Por tanto, no desesperes, ven conmigo y verás lo que puedo hacer.

Entonces, despidiéndose, voló y se posó en el bosque, donde tan pronto como comenzó a gorjear, vino a su alrededor una gran bandada de pájaros, a quienes contó lo que había ocurrido, asegurándoles que quien se atreviese a privar a la hechicera de la vista, recibiría una salvaguardia contra las garras de los halcones y los milanos, y una carta de protección contra las escopetas, ballestas, arcos largos y cal para pájaros de los cazadores.

Había entre ellos una golondrina que había hecho su nido contra una viga del palacio real, y que odiaba a la hechicera, porque, al hacer sus malditos conjuros, varias veces la había echado de la cámara con sus fumigaciones; por lo cual, en parte por deseo de venganza, y en parte para obtener la recompensa que el pájaro prometía, se ofreció a realizar el servicio.

La golondrina voló como un rayo hacia la ciudad y, al entrar en el palacio, encontró a la bruja acostada en un sofá, con dos doncellas abanicándola. La golondrina llegó, y posándose directamente sobre la hechicera, le sacó los ojos. Entonces la bruja, viendo así la noche al mediodía, supo que con este golpe maestro habían perdido todo el reino, y lanzando gritos, como de alma condenada, abandonó el cetro y se fue a esconder en cierta cueva, donde se golpeaba continuamente la cabeza contra la pared, hasta que al fin de sus días.

Cuando la hechicera se fue, los consejeros enviaron embajadores al rey, rogándole que regresara a su castillo, y que la ceguera de la hechicera había hecho llegar este feliz día. Y al mismo tiempo que llegaron vino también Miuccio, quien, siguiendo la dirección del pájaro, dijo al Rey:

—Te he servido lo mejor que pude; la hechicera está ciega, el reino es tuyo. Por lo tanto, si lo merezco, como recompensa por mi servicio, no deseo otra cosa que ser abandonado a mi suerte, sin volver a estar expuesto a estos peligros.

Pero el rey, abrazándolo con gran afecto, le ordenó que se pusiera el sombrero y se sentara a su lado, y cómo se enfureció la Reina por esto, Dios lo sabe, porque por la paleta de todos los colores que dibujo su rostro, se podía conocer el viento de la tormenta que se gestaba en su corazón contra el pobre Miuccio.

No lejos de este castillo vivía un dragón muy feroz, que nació al mismo tiempo que la Reina, y los astrólogos, llamados por su padre para predecir el significado sobre este evento, dijeron que su hija estaría a salvo mientras el dragón estuviera a salvo, y que cuando uno muriera, el otro necesariamente también moriría. Una sola cosa podía devolverle la vida a la Reina, y era ungir sus sienes, pecho, fosas nasales y pulso con la sangre del mismo dragón.

Ahora la Reina, conociendo la fuerza y la furia de este animal, resolvió enviar a Miuccio entre sus garras, segura de que la bestia se lo zamparía de un bocado, y que sería como una fresa en la garganta de un oso. Entonces, volviéndose hacia el rey, dijo:

—Te doy mi palabra de que este Miuccio es el tesoro de tu casa, y serías verdaderamente ingrato si no lo amaras. Tanto más, ahora, que ha expresado su deseo de matar al dragón, quien, aunque es mi hermano, es sin embargo tu enemigo, y me importa más un cabello de tu cabeza que cien hermanos.

El rey, que odiaba mortalmente al dragón y no sabía cómo apartarlo de su vista, llamó inmediatamente a Miuccio y le dijo:

—Sé que logras éxito en todos los asuntos que te propones, por tanto, como lo has hecho tanto, concédeme otro placer más, y luego haz lo que quieras con tu vida. Te pido que vayas en este mismo instante y mates al dragón, pues me harás un servicio único, y te recompensaré bien por ello.

Miuccio, al oír estas palabras, estuvo a punto de perder el sentido, y tan pronto como pudo hablar, dijo al rey:

—¡Ay, qué dolor de cabeza me has dado con tus continuas burlas! ¿Es mi vida una alfombra negra de piel de cabra que puedes desgastar para siempre? Esto no es una pera cortada lista para llevar en la boca, sino un dragón, que desgarra con sus garras, rompe en pedazos con su cabeza, aplasta con su cola, cruje con sus colmillos, envenena con sus ojos y mata con su aliento. ¿Por qué quieres enviarme a la muerte? ¿Es ésta la sinecura que me das por haberte dado un reino? ¿Qué alma malvada ha lanzado los dados sobre la mesa de mi mala suerte? ¿Qué hijo de la perdición te ha enseñado estas cabriolas y ha puesto estas palabras en tu boca?

Entonces el rey, que aunque se dejaba llevar ligero como una pelota, se mostraba más firme que una piedra en cumplimiento de lo que una vez había dicho, golpeó el suelo con el pie y exclamó:

—Después de todo lo que has hecho, ¿Te rindes al final? Pero no más palabras; ve, libra mi reino de esta plaga, a menos que quieras que yo te libere de tu vida.

El pobre Miuccio, que recibía así unas veces un favor, otras una amenaza, ora un sopapo, ora una patada, ora una palabra amable, ora cruel, reflexionó sobre lo cambiante que es la fortuna de la corte, y de buen grado hubiera querido saber el motivo de este comportamiento del Rey. Pero sabiendo que responder a los grandes hombres es una locura, y como arrancando a un león su barba, se retiró, maldiciendo la suerte que le había llevado a la corte sólo para acortar los días de su vida.

Y estando él sentado en uno de los escalones, con la cabeza entre las rodillas, lavando los zapatos con sus lágrimas y calentando la tierra con sus suspiros, he aquí el pájaro que vino volando con una planta en el pico, y arrojándola a le dijo:

—¡Levántate, Miuccio, y anímate! que no vas a jugar a descargar el asno con tus días, sino al backgammon con la vida del dragón. Toma esta planta, y cuando llegues al cueva de ese horrible animal, tíralo dentro, y al instante le sobrevendrá tal somnolencia que se quedará profundamente dormido, después de lo cual, cortándolo y trinchándolo con un buen cuchillo, pronto podrás acabar con él. Las cosas saldrán mejor de lo que piensas.

—¡Esto será suficiente!— exclamó Miuccio—. Sé lo que llevo en el bolsillo. Tenemos más tiempo que dinero, y el que tiene tiempo tiene vida.

Dicho esto, se levantó, y metiéndose en su cinto una podadera y tomando la planta, se dirigió a la cueva del dragón, que estaba debajo de un monte tan alto, que los tres montes que eran pasos de los Gigantes, no le habría llegado hasta la cintura. Cuando llegó allí, arrojó la planta dentro de la cueva, y al instante un sueño profundo se apoderó del dragón, y Miuccio comenzó a cortarlo en pedazos.

Ahora bien, en el momento en que él estaba ocupado en esto, la Reina sintió un dolor cortante en el corazón, y viéndose llevada a una mala situación, se dio cuenta de su error de haber comprado la muerte con dinero contante y sonante. Entonces llamó a su hijastro y le contó lo que los astrólogos habían predicho: cómo su vida dependía de la del dragón y cómo temía que Miuccio lo hubiera matado, porque sentía que poco a poco se quedaba sin aire. Entonces el Rey respondió:

—Si sabías que la vida del dragón era el sostén de tu vida y la raíz de tus días, ¿por qué me hiciste enviar a Miuccio? ¿Quién tiene la culpa? Tú misma te has hecho este daño, y debes sufrir por ello, has roto el cristal y puedes pagar el costo.

Y la Reina respondió:

—Nunca pensé que un mozalbete así pudiera tener la habilidad y la fuerza para derrocar a un animal que ni un ejército puede acabar con él, yo sólo esperaba que de esta aventura sólo quedaran sus harapos en esta cueva. Pero como no conté con que ganaría la batalla, y mis planes se ha salido de su curso, hazme un favor si me amas. Cuando esté muerto, toma una esponja mojada en la sangre de este dragón y unge con ella todas las extremidades de mi cuerpo antes de enterrarte.

—Eso es poco para el amor que os tengo—, respondió el Rey, —Y si la sangre del dragón no es suficiente, agregaré la mía propia para darte satisfacción.

La Reina estuvo a punto de darle las gracias, pero se quedó sin aliento con el discurso, porque en ese momento Miuccio había terminado de matar al dragón.

Tan pronto como Miuccio llegó a la presencia del Rey con la noticia de lo que había hecho, el Rey le ordenó que regresara por la sangre del dragón, pero teniendo curiosidad por ver el hecho realizado por la mano de Miuccio, lo siguió. Y cuando Miuccio salía por la puerta del palacio, el pájaro le salió al encuentro y le dijo:

—¿Adónde vas?— y Miuccio respondió:

—Voy a donde me envía el Rey, me hace volar de un lado a otro como una lanzadera, y no me deja descansar ni una hora. ¿Qué debo hacer, sino buscar la sangre del dragón? —, dijo Miuccio.

Y el pájaro respondió:

—¡Ah, joven desgraciado! La sangre de este dragón será para ti sangre de toro y te hará estallar, porque esta sangre hará brotar de nuevo la semilla maligna de todas tus desgracias. La Reina te expone continuamente a nuevos peligros de que puedas perder la vida, y el Rey, que deja que esta odiosa criatura le ponga la albarda, te ordena, como a un náufrago, que pongas en peligro tu persona, que es su propia carne y sangre y un retoño suyo. Pero el desdichado no os conoce, aunque el afecto innato que os tiene debería haber traicionado la lealtad a su madrastra. Además, los servicios que habéis prestado al Rey, y la bendición para él de un hijo y heredero tan apuesto, deberían bastar para obtener su favor, y el favor para la infeliz Porziella, tu madre, que desde hace catorce años está enterrada viva en una torre, donde se ha creado un templo de belleza dentro de una pequeña cámara.

Mientras el hada pájaro hablaba así, el rey, que había oído cada palabra, se adelantó para conocer mejor la verdad del asunto, y al descubrir que Miuccio era hijo suyo y de Porziella, y que Porziella todavía estaba viva en la torre, inmediatamente dio órdenes de que la dejaran libre y la llevaran ante él. Y cuando la vio más hermosa que nunca, gracias a los cuidados que le dispensaba el pájaro, la abrazó con el mayor cariño, y nunca se conformó con apretar contra su corazón primero a la madre y luego al hijo, rogando perdón por Porziella por los malos tratos que le había dado a ella, y a su hijo por todos los peligros a que lo había expuesto.

Luego ordenó que la vistieran con las más ricas vestiduras y la hizo coronar Reina ante todo el pueblo. Y cuando el rey supo que su salvación y la salvación de su hijo de tantos peligros se debían enteramente al pájaro, que había dado alimento a uno y consejo al otro, le ofreció su reino y su vida.

Pero el pájaro dijo que no deseaba otra recompensa por sus servicios que tener a Miuccio por marido; y al pronunciar estas palabras se transformó en una hermosa doncella y, con gran alegría y satisfacción del rey y de Porziella, fue entregada a Miuccio por esposa.

Entonces los recién casados, para dar fiestas aún mayores, se dirigieron a su propio reino, donde los esperaban ansiosamente, y todos atribuían esta buena fortuna al hada, por el bien que Porziella le había hecho.

Porque, al final de todo: «Una buena acción nunca se pierde.»

Cuento de Giambattista Basile sXVI

Giambattista-Basile

Giambattista Basile (1566-1632). Giovanni Battista Basile fue un escritor napolitano.

Escribió en diversos géneros bajo el seudónimo Gian Alesio Abbattutis. Recopiló y adaptó cuentos populares de tradición oral de origen europeo, muchos de los cuales fueron posteriormente adaptados por Charles Perrault y los hermanos Grimm.

Scroll al inicio