las tres hermanas, Warwick Goble

Las Tres Hermanas

Hechicería
Hechicería
Amor
Amor
Criaturas fantásticas
Criaturas fantásticas

Gran verdad es que de la misma madera se forman las estatuas de los ídolos y las vigas de las horcas, los tronos de los reyes y las sillas de los zapateros; y otra cosa extraña es que con los mismos trapos se hace el papel en el que se registra la sabiduría de los sabios y la corona que se coloca en la cabeza del necio. Lo mismo puede decirse también de los niños: una hija es buena y otra mala; una ociosa, otra buena ama de casa; uno justo, otro feo; uno rencoroso, otro amable; uno desgraciado, otro nacido de la buena suerte, y que siendo todos de una misma familia deben ser de una misma naturaleza. Pero dejando este tema a los que saben más al respecto, me limitaré a ponerles un ejemplo en la historia de las tres hijas de una misma madre, en el que verán la diferencia de modales que llevaron a las hijas malas al foso y a las buenas. hija a la cima de la Rueda de la Fortuna.

Había una vez una mujer que tenía tres hijas, dos de las cuales tuvieron tanta mala suerte que nunca nada salió bien con ellas, todos sus proyectos fracasaron, todas sus esperanzas se convirtieron en paja. Pero la menor, que se llamó Nella, nació con buena suerte, y de verdad creo que en su nacimiento todas las cosas conspiraron para otorgarle los mejores y más selectos dones que estaban en su poder. El Cielo le dio la perfección de su luz; Venus, incomparable belleza de las formas; Amor, el primer dardo de su poder; La naturaleza, la flor de las buenas costumbres. Nunca se dedicaba a ningún trabajo que no saliera bien; nunca tomó en sus manos nada que no alcanzara ni un pelo; que nunca se levantó a bailar, que no se sentó entre aplausos. Por lo cual sus hermanas celosas la envidiaban y, sin embargo, no tanto como todos los demás la querían y deseaban el bien; Por mucho que sus hermanas desearan esconderla bajo tierra, tanto más la llevaban otras personas en las palmas de sus manos.

Había en aquel país un príncipe encantado que se sintió tan atraído por su belleza que se casó con ella en secreto. Y para que pudieran disfrutar de la mutua compañía sin despertar sospechas en la madre, que era una mujer malvada, el Príncipe hizo un pasaje de cristal que conducía desde el palacio real directamente a los aposentos de Nella, aunque estaba a ocho millas de distancia. Luego le dio cierto polvo diciendo: «Cada vez que quieras verme arroje un poco de este polvo al fuego, y al instante pasaré por este pasaje tan rápido como un pájaro, corriendo por el camino de cristal para contemplar este cara de plata.»

Dispuesto así, no pasó noche sin que el Príncipe entrara y saliera, de un lado a otro, por el pasadizo de cristal, hasta que al fin las hermanas, que espiaban las acciones de Nella, descubrieron el secreto y trazaron un plan. para poner fin al deporte. Y para cortar el hilo en seguida, fueron y rompieron el paso aquí y allá; de modo que, cuando la infeliz arrojó la pólvora al fuego para dar la señal a su marido, el Príncipe, que siempre venía corriendo con furiosa prisa, se lastimó de tal manera contra el cristal roto que fue verdaderamente un Vista lamentable de ver. Y al no poder pasar más adelante, se volvió atrás, todo cortado y acuchillado como pantalones de holandés. Luego mandó llamar a todos los médicos del pueblo; pero como el cristal estaba encantado, las heridas eran mortales y ningún remedio humano sirvió. Cuando el Rey vio esto, desesperado por la condición de su hijo, envió una proclama que quienquiera que curara las heridas del Príncipe, si era mujer, lo tendría por marido, si era hombre, tendría la mitad de su reino.

Ahora bien, cuando Nella, que suspiraba por la pérdida del Príncipe, escuchó esto, se tiñó la cara, se disfrazó y, sin que sus hermanas lo supieran, salió de casa para ir a verlo antes de su muerte. Pero como en ese momento la bola dorada del Sol con la que juega en los Campos del Cielo corría hacia el oeste, la noche la alcanzó en un bosque cerca de la casa de un ogro, donde, para apartarse del camino de peligro, se subió a un árbol. Mientras tanto el ogro y su esposa estaban sentados a la mesa con las ventanas abiertas para disfrutar del aire fresco mientras comían; En cuanto vaciaron las copas y apagaron las lámparas, se pusieron a charlar de una cosa y de otra, de modo que Nella, que estaba tan cerca de ellos como la boca a la nariz, oía cada palabra que decían.

Entre otras cosas, la ogresa le dijo a su marido: «Mi lindo Peludo, dime qué noticias; ¿qué dicen en el extranjero?» Y él respondió: «Créanme, no hay ni un palmo de mano limpia; todo está patas arriba y mal». «¿Pero, qué es esto?» respondió su esposa. «Bueno, podría contar historias bonitas de toda la confusión que está ocurriendo», respondió el ogro, «pues se oyen cosas que son suficientes para volverse loco, como bufones recompensados con regalos, pícaros estimados, cobardes honrados, ladrones protegidos, y los hombres honestos son poco considerados. Pero, como estas cosas sólo molestan a uno, simplemente les diré lo que le ha sucedido al hijo del rey. Había hecho un camino de cristal por el cual solía ir a visitar a una hermosa muchacha; pero de alguna manera u otra cosa, no sé cómo, se ha roto todo el camino, y mientras iba por el pasaje como de costumbre, se ha herido de tal manera que antes de poder tapar la fuga se le acabará todo el conducto de su vida. . El Rey ha emitido ciertamente una proclama con grandes promesas para quien cure a su hijo; pero todo es trabajo perdido, y lo mejor que puede hacer es preparar rápidamente el duelo y preparar el funeral.»

Cuando Nella escuchó la causa de la enfermedad del Príncipe, sollozó y lloró amargamente y se dijo: «¿Quién es el alma malvada que ha roto el pasaje y ha causado tanto dolor?» Pero mientras la ogresa seguía hablando, Nella se quedó silenciosa como un ratón y escuchó.

«¿Y es posible», dijo la ogresa, «que el mundo esté perdido para este pobre Príncipe y que no se pueda encontrar ningún remedio para su enfermedad?»

«Escucha, abuela», respondió el ogro, «los médicos no están llamados a encontrar remedios que puedan traspasar los límites de la naturaleza. Ésta no es una fiebre que ceda a la medicina y la dieta, y mucho menos estas heridas comunes que Requiere pelusa y aceite, porque el hechizo que había en los vidrios rotos produce el mismo efecto que el jugo de cebolla en las puntas de hierro de las flechas, lo que hace que la herida sea incurable. Sólo hay una cosa que podría salvarle la vida, pero no Pídeme que te lo diga, porque es una cosa importante».

«Dímelo, querido viejo Colmillos Largos», gritó la ogresa; «Dime si no me verías morir».

«Pues bien», dijo el ogro, «te lo diré siempre que me prometas no confiarlo a ningún alma viviente, porque sería la ruina de nuestra casa y la destrucción de nuestras vidas».

«No temas, mi querido y dulce esposo», respondió la ogresa; «Porque antes veréis cerdos con cuernos, monos con cola, topos con ojos, que una sola palabra saldrá de mis labios». Y diciendo esto, puso una mano sobre la otra y lo juró.

«Debes saber entonces», dijo el ogro, «que no hay nada bajo el cielo ni sobre la tierra que pueda salvar al Príncipe de las trampas de la muerte, excepto nuestra grasa. Si sus heridas son ungidas con esto, su alma será arrestada. que está justo a punto de salir de la morada de su cuerpo.»

Nella, que escuchó todo lo que pasó, le dio tiempo al Tiempo para que terminaran su charla; y luego, bajándose del árbol y animándose, llamó a la puerta del ogro gritando: «¡Ah, mis buenos maestros, os ruego caridad, limosna, algún signo de compasión. Tened un poco de piedad de un pobre, miserable, «Miserable criatura desterrada por el destino lejos de su patria y privada de toda ayuda humana, que ha sido sorprendida por la noche en este bosque y muere de frío y de hambre». Y llorando así, seguía tocando y tocando a la puerta.

Al oír este ruido ensordecedor, la ogresa iba a tirarle medio pan y despedirla. Pero el ogro, que era más ávido de carne que la ardilla de nueces, el oso de miel, el gato de pescado, la oveja de sal o el asno de salvado, dijo a su mujer: «Deja entrar a la pobre criatura». , porque si duerme en el campo, quién sabe si puede que algún lobo se la coma.» En una palabra, habló tanto que su mujer acabó por abrirle la puerta a Nella; mientras que con toda su fingida caridad él siempre contaba con hacer cuatro bocados de ella. Pero el glotón cuenta de una manera y el anfitrión de otra; porque el ogro y su esposa bebieron hasta estar bastante borrachos. Cuando se acostaron a dormir, Nella cogió un cuchillo de un armario y los hizo picadillo en un santiamén. Luego puso toda la grasa en una ampolla y fue directamente a la corte, donde, presentándose ante el rey, se ofreció a curar al príncipe. Al oír esto, el rey se alegró mucho y la llevó a la cámara de su hijo, y apenas lo hubo ungido bien con la grasa, la herida se cerró en un momento, como si hubiera arrojado agua al fuego, y él quedó sano como un pez.

Cuando el Rey vio esto, dijo a su hijo: «Esta buena mujer merece la recompensa prometida por el pregón y que te cases con ella». Pero el Príncipe respondió: «Es inútil, porque no tengo en mi cuerpo un almacén lleno de corazones para compartir entre tantos; mi corazón ya está dispuesto, y otra mujer ya es dueña de él». Nella, al oír esto, respondió: «No deberías pensar más en ella, que ha sido la causa de todas tus desgracias». «Mi desgracia me la han traído sus hermanas», respondió el Príncipe, «y se arrepentirán». «Entonces, ¿realmente la amas?» dijo Nella. Y el Príncipe respondió: «Más que mi propia vida». «Entonces abrázame», dijo Nella, «porque yo soy el fuego de tu corazón». Pero el Príncipe, al ver el tono oscuro de su rostro, respondió: «Preferiría tomarte por el carbón que por el fuego, así que aléjate, no me ennegrezcas». Entonces Nella, al ver que él no la conocía, pidió una palangana con agua limpia y se lavó la cara. Tan pronto como se disipó la nube de hollín, el sol brilló; y el Príncipe, al reconocerla, la estrechó contra su corazón y la reconoció como su esposa. Luego hizo arrojar a sus hermanas a un horno, demostrando así la verdad del viejo dicho:

«Ningún mal ha quedado sin castigo.»

Cuento popular recopilado por Giambattista Basile (1566-1632), Pentamerón, el cuento de los cuentos

Giambattista-Basile

Giambattista Basile (1566-1632). Giovanni Battista Basile fue un escritor napolitano.

Escribió en diversos géneros bajo el seudónimo Gian Alesio Abbattutis. Recopiló y adaptó cuentos populares de tradición oral de origen europeo, muchos de los cuales fueron posteriormente adaptados por Charles Perrault y los hermanos Grimm.

Scroll al inicio