Ivan Bilibin, escenario

El Príncipe Danilo

Hechicería
Hechicería
Amor
Amor

Había una vez una reina anciana que tenía un hijo y una hija, que eran niños hermosos y fuertes. Pero también había una bruja malvada que no podía soportarlos, y comenzó a tramar planes para lograr su derrocamiento.

Entonces fue donde la vieja reina y le dijo:

—Querida chismosa, te regalo un anillo. Ponlo en la mano de tu hijo, y entonces será rico y generoso: sólo que deberá casarse con la doncella a la que le conviene este anillo.

La madre le creyó y se alegró mucho, y a su muerte ordenó a su hijo que se casara sólo con la mujer a la que le correspondía el anillo.

Pasó el tiempo y el niño creció: se hizo hombre y miró a todas las doncellas. A muchos de ellos le gustaban, sólo que en cuanto les ponía el anillo en el dedo, éste era demasiado ancho o demasiado estrecho. Así que viajó de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad, y buscó a todas las bellas doncellas, pero no pudo encontrar a la elegida y regresó a casa reflexivo.

—¿Qué te pasa, hermano?— le preguntó su hermana. Entonces él le contó su problema y le explicó su pena.

—¡Qué anillo tan maravilloso tienes!— dijo la hermana. —Déjame probármelo.

Se lo probó en el dedo y el anillo quedó firmemente fijado, como si lo hubieran soldado, como si lo hubieran hecho para ella.

—¡Oh, hermana! Tú eres mi novia elegida y debes ser mi esposa.

—¡Qué idea tan horrible, hermano! Eso sería un pecado.

Pero el hermano no quiso escuchar una palabra de lo que ella dijo. Él bailó de alegría y le dijo que se preparara para la boda. Lloró lágrimas amargas, pasó delante de la casa, se sentó en el umbral y dejó correr las lágrimas.

Se acercaron dos viejos mendigos y ella les dio de comer y de beber. Le preguntaron cuál era su problema y ella debe decírselo a los dos.

—Ahora, no llores más, sino haz lo que te decimos. Haz cuatro muñecos y colócalos en las cuatro esquinas de la habitación. Después que tu hermano te llame para los esponsales, ve; y si te llama a la cámara nupcial, Pide tiempo, confía en Dios y sigue nuestros consejos.— Y los mendigos se marcharon.

El hermano y la hermana estaban comprometidos, y él entró en la habitación y gritó:

—¡Hermana mía, entra!.

—Entraré en un momento, hermano; sólo me voy a quitar los pendientes.

Y los muñecos de las cuatro esquinas empezaron a cantar:

Coo-Coo—Príncipe Danílo
Coo-Coo—Govorílo
Coo-Coo: es un hermano
Coo-Coo—se casa con su hermana:
Coo-Coo: la Tierra debe dividirse en pedazos
Cooo—Y la hermana se escondió debajo.

Entonces la tierra se levantó y lentamente se tragó a la hermana.

Y el hermano volvió a gritar:

—¡Hermana mía, entra en el colchón de plumas!

—En un minuto, hermano. Me estoy desabrochando la faja.

Entonces las muñecas empezaron a cantar:

Coo-Coo—Príncipe Danílo
Coo-Coo—Govorílo
Coo-Coo: es un hermano
Coo-Coo—se casa con su hermana:
Coo-Coo: la Tierra debe dividirse en pedazos
Cooo—Y la hermana se escondió debajo.

Sólo ella había desaparecido ahora, todo menos su cabeza. Y el hermano volvió a gritar:

—Ven a la cama de plumas.

—En un minuto, hermano, me quito los zapatos.

Y las muñecas siguieron arrullando y ella desapareció bajo la tierra.

Y el hermano seguía llorando, y llorando, y llorando. Y como ella nunca regresó, él se enojó y salió corriendo a buscarla. No podía ver nada más que las muñecas, que seguían cantando. Entonces les cortó la cabeza y los arrojó a la estufa.

La hermana se sumergió más profundamente en la tierra y vio una pequeña choza que se levantaba sobre patas de gallo y se volvía.

—¡Cabaña!— ella gritó: —Párese como debe, de espaldas a la madera.

Entonces la cabaña se detuvo, se abrieron las puertas y una hermosa doncella miró hacia afuera. Estaba tejiendo una tela con hilo de oro y plata. Saludó al huésped con amabilidad y amabilidad, pero suspiró y dijo:

—¡Oh, querida, hermana mía! ¡Oh, me alegro tanto de verte! Estaré encantada de cuidar de ti y de cuidar de ti mientras mi

—Mi madre no está aquí. Pero tan pronto como llegue volando, ¡ay de ti y de mí, porque es una bruja!

Al oír esto la doncella se asustó, pero no pudo volar a ninguna parte. Entonces se sentó y comenzó a ayudar a la otra doncella en su trabajo. Así que charlaron; y pronto, en el momento justo antes de que llegara la madre, la bella doncella convirtió a su invitada en una aguja, la clavó en la escoba y la puso a un lado. Pero apenas se había hecho esto, cuando entró Bába Yagá.

—Ahora, hermosa hija mía, pequeña mía, dime ahora mismo, ¿por qué la habitación huele tanto a huesos rusos?

—Madre, han pasado hombres extraños que querían un trago de agua.

—¿Por qué no los guardaste?

—Eran demasiado viejos, madre; un bocadillo demasiado duro para tus dientes.

—De ahora en adelante, atráelos a todos a la casa y no los dejes ir nunca. Ahora debo volver a andar y buscar otro botín.

Tan pronto como ella se fue, las doncellas se pusieron otra vez a trabajar tejiendo, hablando y riendo.

Entonces la bruja entró de nuevo en la habitación. Olfateó la casa y dijo:

—Hija, mi dulce hija, querida mía, dime ahora mismo, ¿por qué huele tanto a huesos rusos?.

—Viejos que pasaban por allí y querían calentarse las manos. Hice lo mejor que pude para retenerlos, pero no quisieron quedarse.

Entonces la bruja se enojó, regañó a su hija y se fue volando. Mientras tanto, su huésped desconocido estaba sentado en la cama.

Las doncellas una vez más se pusieron a trabajar, cosieron, rieron y pensaron cómo escaparían de la malvada bruja. Esta vez se olvidaron de cómo las horas pasaban volando, y de repente la bruja se paró frente a ellos.

—Querida, dime, ¿dónde se han ido los huesos rusos?

—Aquí, madre mía, una hermosa doncella te está esperando.

—Hija mía, querida, calienta rápido el horno; ponlo bien caliente.

Entonces la doncella miró hacia arriba y estaba muerta de miedo. Porque Bába Yagá con las piernas de madera se paró frente a ella, y hasta el techo se elevaba su nariz. Entonces la madre y la hija trajeron leña, troncos de roble y arce; Preparó el horno hasta que las llamas se dispararon alegremente.

Entonces la bruja tomó su pala ancha y dijo con voz amistosa:

—Ve y siéntate en mi pala, hermosa niña.

Entonces la doncella obedeció y el Bába Yagá la iba a meter al horno. Pero la muchacha pegó los pies a la pared del hogar.

—¿Quieres quedarte quieta, niña?

Pero no sirvió de nada. Bába Yagá no pudo meter a la doncella en el horno. Entonces ella se enojó, la empujó hacia atrás y dijo:

—¡Simplemente estás perdiendo el tiempo! Mírame y verás cómo se hace.

Se sentó en la pala con las piernas bien entrelazadas. Entonces las doncellas inmediatamente la metieron en el horno, cerraron la puerta del horno y la arrojaron dentro; Se llevaron consigo su tejido, su peine y su cepillo, y huyeron.

Se alejaron corriendo, pero cuando se dieron la vuelta, Bába Yagá corría tras ellos. Ella se había liberado.

—¡Hoo, Hoo, Hoo! ¡Ahí corren los dos!

Entonces las doncellas, en su necesidad, tiraron la maleza y surgió un bosque espeso y denso que ella no pudo atravesar. Así que estiró sus garras, se abrió paso y corrió de nuevo tras ellos. ¿Adónde deberían huir las dos pobres niñas? Tiraron el peine detrás de ellos y creció un bosque de robles oscuro y turbio, tan espeso que ninguna mosca podría atravesarlo. Entonces la bruja se afiló los dientes y se puso a trabajar. Y ella fue arrancando de raíz un árbol tras otro, y se abrió camino, y otra vez salió tras ellos, y casi los alcanza.

Ahora las muchachas ya no tenían fuerzas para correr, así que echaron la tela detrás de ellas, y un mar ancho se extendió, profundo, ancho y ardiente. La anciana se levantó, quiso volar sobre él, pero cayó al fuego y murió quemada.

¡Pobres doncellas, pobres palomas sin hogar! no sabía adónde ir. Se sentaron para descansar, y vino un hombre y les preguntó quiénes eran. Le dijo a su amo que dos pajaritos habían revoloteado hasta su finca; dos bellas doncellas similares en forma y figura, ojo por ojo y línea por línea. Una era su hermana, pero ¿cuál era? No podía adivinar. Entonces el maestro fue hacia ambos. Una era la hermana… ¿cuál? El sirviente no había mentido; él no los conocía, y ella se enojó con él y no se lo dijo.

—¿Qué debo hacer?— preguntó el maestro.

—Maestro, verteré sangre en una piel de oveja, la pondré debajo de mi axila y hablaré con la doncella. Mientras tanto pasaré y te apuñalaré en el costado con mi cuchillo; entonces correrá sangre; Entonces tu hermana se traicionará a sí misma.

—¡Muy bien!

Tan pronto como se dijo, se hizo. El siervo apuñaló a su amo en el costado, la sangre brotó y él cayó.

Entonces su hermana se arrojó sobre él y gritó:

—¡Oh, hermano mío! ¡Amor mío!

Entonces el hermano volvió a saltar sano y salvo. Abrazó a su hermana, le dio un marido adecuado y se casó con su amiga, porque el anillo le sentaba igual de bien. Así vivieron todos espléndida y felizmente.

Cuento popular ruso recopilado por Aleksandr Nikolaevich Afanasev (1826-1871)

Ivan Bilibin, escenario
Ivan Bilibin, escenario
Aleksandr Afanasev

Aleksandr Nikolaevich Afanasev (1826-1871) Historiador, crítico literario y folclorista ruso.

Recopiló un total de 680 de cuentos populares rusos.

Scroll al inicio