los meses cuento popular

Los Meses

Hechicería
Hechicería
Amor
Amor
Criaturas fantásticas
Criaturas fantásticas

Es un dicho digno de ser escrito con letras tan grandes como las de un monumento, que el silencio nunca hace daño a nadie: y no se imagine que esos calumniadores que nunca hablan bien de los demás, sino que siempre están cortando y picando, y pellizcando. y mordiendo, nunca ganan nada con su malicia; porque cuando hay que sacudir las bolsas, siempre se ha visto, y así sigue siendo, que mientras una buena palabra produce amor y provecho, la calumnia trae enemistad y ruina; y cuando oigáis cómo sucede esto, diréis que hablo con razón.

Érase una vez dos hermanos: Cianne, que era tan rica como un señor, y Lise, que apenas tenía lo suficiente para vivir; pero por muy pobre que fuera uno en fortuna, tan lamentable era el otro en mente, porque no quería le habría dado a su hermano un cuarto de penique aunque fuera para salvarle la vida; de modo que la pobre Lise, desesperada, abandonó su país y se dispuso a vagar por el mundo. Y deambuló más y más, hasta que una tarde húmeda y fría llegó a una posada, donde encontró a doce jóvenes sentados alrededor de un fuego, quienes, cuando vieron a la pobre Lise entumecida por el frío, en parte por la severa estación y en parte por su andrajoso ropa, lo invitó a sentarse junto al fuego.

Lise aceptó la invitación, porque la necesitaba mucho, y empezó a calentarse. Y mientras se calentaba, uno de los jóvenes, cuyo rostro reflejaba tal tristeza que te hacía morir de miedo, le dijo: «¿Qué te parece, paisano, de este tiempo?»

«¿Qué pienso de esto?» respondió Lisa; «Creo que todos los meses del año cumplen su deber; pero nosotros, que no sabemos lo que queremos, queremos dar leyes al Cielo; y queriendo hacer las cosas a nuestra manera, no pescamos lo suficientemente profundo hasta el fondo. , para saber si lo que nos viene a la imaginación es bueno o malo, útil o perjudicial. En invierno, cuando llueve, queremos el sol en Leo, y en el mes de agosto las nubes se descargan, sin reflexionar, que eran De ser así, las estaciones se trastornarían, las semillas se perderían, las cosechas se destruirían, los cuerpos de los hombres se desmayarían y la Naturaleza se desplomaría. Por tanto, dejemos el Cielo a su suerte. curso; porque ha hecho que el árbol mitigue con su madera la severidad del invierno, y con sus hojas el calor del verano.»

«¡Hablas como Sansón!» respondió el joven; «pero no se puede negar que este mes de marzo en el que estamos ahora es muy impertinente para enviar todas estas heladas y lluvias, nieves y granizos, vientos y tormentas, estas nieblas y tempestades y otros problemas, que hacen de la vida una carga «.

«Sólo cuentas los males de este pobre mes», respondió Lisa, «pero no hables de los beneficios que nos reporta; porque, al adelantar la primavera, comienza la producción de las cosas, y es la única causa de que el sol prueba la felicidad del tiempo presente, al conducirlo a la casa del Carnero.»

El joven se alegró mucho de lo que dijo Lisa, porque en verdad no era otro que el mismo mes de marzo, que había llegado a aquella posada con sus once hermanos; y para recompensar la bondad de Lise, que ni siquiera había encontrado nada malo que decir en un mes tan triste que a los pastores no les gusta mencionarlo, le dio un hermoso cofrecito, diciéndole: «Toma esto, y si quieres algo, Sólo pídelo, y cuando abras esta caja lo verás ante ti.» Lise agradeció al joven con muchas muestras de respeto y, colocando la cajita debajo de su cabeza a modo de almohada, se durmió.

Sin embargo, tan pronto como el Sol, con el lápiz de sus rayos, retocó las sombras oscuras de la Noche, Lisa se despidió de los jóvenes y emprendió su camino. Pero apenas había recorrido cincuenta pasos desde la posada, cuando, abriendo el cofre, dijo: «Ah, amigo mío, quisiera tener una camilla forrada con tela y con un poco de fuego dentro, para poder viajar abrigado y cómodo». ¡a través de la nieve!» Apenas hubo pronunciado estas palabras, apareció una litera y sus porteadores, quienes levantándolo, lo colocaron en ella; Después de lo cual les dijo que lo llevaran a casa.

Cuando llegó la hora de poner a trabajar las mandíbulas, Lise abrió la cajita y dijo: «Deseo algo de comer». Y al instante apareció una profusión de la comida más selecta, y hubo tal banquete que diez reyes coronados podrían haberse dado un festín con él.

Una tarde, habiendo llegado a un bosque que no dejaba pasar al sol porque venía de lugares sospechosos, Lise abrió el pequeño cofre y dijo: «Me gustaría descansar esta noche en este hermoso lugar, donde el río haciendo armonía sobre las piedras como acompañamiento del canto de las frescas brisas.» Y al instante apareció, bajo una tienda de hule, un lecho de fino color escarlata, con colchones de plumas, cubierto con una colcha española y sábanas ligeras como una pluma. Luego pidió algo de comer, y en un instante se dispuso un aparador cubierto de plata y oro digno de un príncipe, y debajo de otra tienda se preparó una mesa con viandas, cuyo sabroso olor se extendía a cien millas.

Cuando hubo comido lo suficiente, se acostó a dormir; y tan pronto como el Gallo, que es el espía del Sol, anunció a su amo que las Sombras de la Noche estaban agotadas y cansadas, y que ya era hora de que él, como un hábil general, cayera sobre su retaguardia y hiciera una Después de matarlos, Lise abrió su cajita y dijo: «Quiero tener un vestido bonito, porque hoy veré a mi hermano y me gustaría hacerle la boca agua». Dicho y hecho: inmediatamente apareció un traje principesco del riquísimo terciopelo negro, con ribetes de camlet rojo y un forro de tela amarilla bordado por todas partes, que parecía un campo de flores. Entonces, vistiéndose, Lise subió a la litera y pronto llegó a la casa de su hermano.

Cuando Cianne vio llegar a su hermano, con todo este esplendor y lujo, quiso saber qué buena suerte le había sucedido. Entonces Lisa le habló de los jóvenes que había conocido en la posada y del regalo que le habían hecho; pero guardó para sí su conversación con los jóvenes.

Cianne ahora estaba impaciente por alejarse de su hermano y le dijo que fuera a descansar, ya que sin duda estaba cansado; luego partió a toda prisa, y pronto llegó a la posada, donde, encontrando a los mismos jóvenes, se puso a charlar con ellos. Y cuando el joven le preguntó lo mismo, qué pensaba de aquel mes de marzo, Cianne, haciendo una gran boca, dijo: «¡Maldito sea el mes miserable! El enemigo de los pastores, que agita todos los malos humores y trae enfermedades». a nuestros cuerpos. Un mes en el que, cada vez que anunciamos la ruina a un hombre, decimos: ¡Vete, marzo te ha afeitado! Un mes en el que, cuando quieres llamar presuntuoso a un hombre, dices: ¿Qué más da marzo? En resumen, un mes tan odioso, que sería la mejor fortuna para el mundo, la mayor bendición para la tierra, la mayor ganancia para los hombres, si fuera excluido del grupo de hermanos.»

March, que se sintió así calumniado, reprimió su ira hasta la mañana, con la intención de recompensar a Cianne por su calumnia; y cuando Cianne quiso partir, le dio un hermoso látigo, diciéndole: «Cuando quieras algo, sólo di: ¡Látigo, dame cien!». y veréis perlas ensartadas en juncos.»

Cianne, dando las gracias al joven, se fue a toda prisa, no queriendo probar el látigo hasta llegar a casa. Pero apenas puso un pie en la casa, entró en una cámara secreta, con la intención de esconder el dinero que esperaba recibir del látigo. Luego dijo: «¡Látigo, dame cien!» y entonces el látigo le dio más de lo que esperaba, marcándole las piernas y la cara como un compositor musical, de modo que Lise, al oír sus gritos, vino corriendo al lugar; y cuando vio que el látigo, como un caballo desbocado, no podía detenerse, abrió la cajita y la detuvo. Luego le preguntó a Cianne qué le había sucedido y, al escuchar su historia, le dijo que no tenía a nadie a quien culpar excepto a él mismo; porque como un tonto él solo había causado su propia desgracia, actuando como el camello, que quiso tener cuernos y perdió las orejas; pero le ordenó que se ocupara otra vez y que mantuviera un freno en su lengua, que era la llave que le había abierto el almacén de la desgracia; porque si hubiera hablado bien de los jóvenes, tal vez hubiera tenido la misma suerte, tanto más que hablar bien de cualquiera es una mercancía que no cuesta nada, y suele dar ganancias que no se esperan. En conclusión Lise lo consoló, rogándole que no buscara más riquezas de las que el Cielo le había dado, porque su pequeño cofre bastaría para llenar las casas de treinta avaros, y Cianne sería dueña de todo lo que poseía, ya que para el hombre generoso el Cielo es el tesorero. ; y añadió que, aunque otro hermano podría haberle disgustado a Cianne por la crueldad con la que lo había tratado en su pobreza, reflexionó que su avaricia había sido un viento favorable que lo había traído a este puerto, y por lo tanto deseaba para mostrarse agradecido por el beneficio.

Cuando Cianne oyó estas cosas, pidió perdón a su hermano por su pasada crueldad, y al asociarse disfrutaron juntos de su buena fortuna, y desde entonces Cianne habló bien de todo, por malo que fuera; para-

El perro que fue escaldado con agua caliente, siempre teme lo que está frío.»

Cuento popular recopilado por Giambattista Basile (1566-1632), Pentamerón, el cuento de los cuentos

Giambattista-Basile

Giambattista Basile (1566-1632). Giovanni Battista Basile fue un escritor napolitano.

Escribió en diversos géneros bajo el seudónimo Gian Alesio Abbattutis. Recopiló y adaptó cuentos populares de tradición oral de origen europeo, muchos de los cuales fueron posteriormente adaptados por Charles Perrault y los hermanos Grimm.

Scroll al inicio