leopardo

El Leopardo y el Carnero

Leyenda
Leyenda
Animales
Animales
Sabiduría
Cuentos con Sabiduría

Una vez, un carnero decidió hacer un claro en el bosque y construirse una casa. Un leopardo que vivía cerca también decidió hacer lo mismo.

Sin que el otro lo supiera, ambos eligieron el mismo sitio para su hogar.

El carnero llegó un día y trabajó en el claro.

El leopardo llegó después de que el carnero se hubiera ido y se sorprendió mucho al encontrar que parte de su trabajo ya estaba hecha. Sin embargo, continuó lo que el carnero había comenzado.

Sin darse cuenta, cuando uno iba, el otro no estaba, y así, no coincidían, por lo que cada uno de ellos se sorprendía diariamente por los progresos realizados en su ausencia, pero llegaron a la conclusión de que las hadas habían estado ayudándolo. Les daban las gracias a las hadas y continuaban con su tarea.

Así continuó el asunto: los dos trabajaban alternativamente en la casa y nunca se veían. Por fin la casa quedó terminada a satisfacción de ambos.

Los dos se prepararon para fijar su morada en el nuevo hogar. Para su gran asombro, ese día se encontraron.

Cada uno contó su historia y, después de una discusión amistosa, decidieron vivir juntos.

Tanto Leopardo como Carnero tuvieron hijos. Las crías de Leopardo y Carnero jugaban juntos mientras sus padres cazaban. Leopardo se sorprendió mucho al descubrir que todas las noches su amigo Carnero traía a casa tanta carne o venado de la caza como él mismo. No se atrevió, sin embargo, a preguntarle cómo conseguía tanta carne.

Un día, antes de salir a cazar, Leopardo pidió a su hijo que averiguara, si era posible, de algún joven Carnero, cómo su padre había conseguido matar a los animales.

Mientras jugaban, el pequeño Leopardo preguntó cómo el padre Carnero como su padre, sin garras ni dientes afilados, lograba atrapar y matar a las bestias. El joven Carnero se negó a decírselo, a menos que el joven Leopardo prometiera mostrarle también el camino a su padre. Este último estuvo de acuerdo. Los jóvenes tomaron dos grandes trozos de tallo de plátano y se adentraron en el bosque.

El joven Leopardo tomó una pieza del tallo de plátano y la colocó en su posición. Yendo primero a la derecha, luego a la izquierda, inclinándose y parándose sobre sus patas traseras, y mirando fijamente el tallo tal como lo hacía su padre, apuntó, saltó hacia el tallo y lo rompió.

Luego, el joven Carnero tomó la otra pieza del tallo de plátano y la colocó en su posición. Sin perder tiempo, retrocedió un poco, apuntó y luego corrió rápidamente hacia adelante, empujando su cabeza contra el tallo y haciéndolo pedazos. Cuando terminaron, limpiaron el lugar y se fueron a casa.

Por la noche, el Leopardo obtuvo de su hijo toda la información sobre la caza. El padre advirtió entonces a su hijo que debía tener mucho cuidado siempre que viera un carnero retroceder. Tuvo esto presente y desde ese día observó muy de cerca al carnero.

Algún tiempo después llovió y el suelo de la casa quedó muy resbaladizo.

El Leopardo llamó al Carnero, como de costumbre, para cenar con él.

Mientras se acercaba, el ariete resbaló hacia atrás sobre el suelo mojado. El Leopardo, al ver esto, pensó que el otro estaba a punto de matarlo. Llamando a su hijo para que lo siguiera, saltó con todas sus fuerzas por encima del muro de la casa y huyó al bosque.

El carnero lo llamó, pero el leopardo no escuchó.

Desde entonces, los leopardos han hecho su morada en los bosques, mientras que los carneros se han quedado en casa.

Cuento popular africano recopilado por William Henry Barker (1882-1929)

William Henry Barker

William Henry Barker (1853 – 1929) fue un hombre de negocios y escritor inglés, conocido por la recopilación de cuentos populares del oeste de África.

Scroll al inicio