poblado africano

El Omanhene al que le Gustaban los Acertijos

Miedo
Miedo

El Omanhene es el jefe de una aldea.

Un tal Omanhene tenía tres hijos, que estaban muy ansiosos por ver mundo. Fueron con su padre y le pidieron permiso para viajar. El padre les dio permiso.

Le tocó el turno al mayor de ir primero. Se le proporcionó un sirviente y todo lo que pudiera necesitar para el viaje.

Después de viajar durante algún tiempo llegó a un pueblo donde vivía un Omanhene al que le encantaban los acertijos. Como era un extraño, el pueblo llevaba al viajero, según la costumbre, ante el jefe.

Este último le explicó que en su pueblo había ciertas leyes. Una ley era que todo extraño debía vencer al Omanhene en la respuesta de los acertijos o sería decapitado, y el joven viajero debía prepararse para comenzar la competición a la mañana siguiente.

Al día siguiente llegó al lugar de reunión y encontró allí al Omanhene con todos sus asistentes.

El Omanhene planteó muchos acertijos. Como el joven no pudo responder a ninguna de ellas, se consideró que había fracasado y fue decapitado.

Después de algún tiempo, el segundo hijo de nuestro Omanhene emprendió su viaje con la bendición de su padre. Por una extraña casualidad llegó al mismo pueblo donde había muerto su hermano. También le plantearon muchos acertijos y no supo responderlos. En consecuencia, él también fue ejecutado.

Poco a poco el tercer hermano anunció su intención de viajar. Su madre hizo todo lo que estuvo a su alcance para convencerlo de que se quedara en casa, mas fue bastante en vano.

Estaba segura de que si él también llegaba al pueblo donde habían muerto sus hermanos, correría su misma suerte. En lugar de permitir esto, pensó que preferiría que él muriera en el camino antes de que lo mataran en otra aldea.

Ella le preparó una comida llamada cankey, que llenó de veneno. Lo guardó en su bolso y vio a su hijo partir.

El hijo menor, muy pronto empezó a sentir hambre, sin embargo, sabiendo que su madre no quería que se fuera de casa y mucho menos que llegara al poblado donde mataron a sus hermanos, pensó que era probable que hubiera puesto algún veneno en la comida, pensó en darla a probar a alguna bestia antes de comerla él mismo. Al ver cerca un buitre, le arrojó la mitad de la tarta.

El pájaro se comió el cankey e inmediatamente cayó muerto al borde del camino. Llegaron tres panteras y empezaron a comerse al buitre. Las panteras también cayeron muertas.

El joven cortó un poco de carne de las panteras y la asó. Luego lo guardó con cuidado en su bolsa.

Un poco más adelante fue atacado por siete ladrones de caminos, querían matarlo de inmediato. Les dijo que tenía una buena carne asada en su hatillo y los invitó a comer antes de que le mataran para poder disfrutar de una última comida. Estuvieron de acuerdo y dividieron la comida en ocho partes.

Mientras comían, el joven escondió cuidadosamente su porción. Pronto los siete ladrones enfermaron y murieron. Entonces el joven siguió su camino.

Por fin llegó al pueblo donde habían muerto sus hermanos. Como ellos, fue convocado al lugar de asamblea para responder a los enigmas de los Omanhene. Durante dos días la contienda estuvo muy igualada y el hermano menor se defendió en todos los acertijos. Al final de estos dos días, el joven dijo:

—Sólo me queda un acertijo. Si puedes responderlo, podrás matarme.

Luego le dio este enigma al Omanhene:

La mitad mata a uno
Uno mata a tres
Tres matan a siete.

El gobernante, al no saber que decir, no respondió esa noche y lo pospuso al día siguiente.

Durante la noche, el Omanhene se disfrazó y se dirigió a la casa donde se alojaba el desconocido. Allí encontró al joven dormido en el pasillo, completamente arropado con su tela.

Imaginando que el hombre que tenía delante era el sirviente del extraño, y sin imaginar que era el extraño mismo, despertó con cuidado de no hacer ruido al durmiente y le prometió una gran recompensa si le daba la solución del enigma.

El joven respondió que le daría la respuesta si el Omanhene le traía el traje que siempre llevaba en la asamblea.

El gobernante, con ansias de la respuesta, fue inmediatamente a buscar su traje.

Cuando el joven tuvo las prendas a salvo, le explicó completamente el enigma al astuto Omanhene. Le contó que al salir de casa, la madre de su amo le hizo cankey. Para saber si el cankey estaba bueno, le dieron la mitad a un buitre. Este último murió. También murieron tres panteras que probaron el buitre. Un poco de la carne asada de las panteras mató a siete ladrones.

El Omanhene estaba encantado de haber descubierto la respuesta, agradeció y advirtió al supuesto sirviente que no le contara a su amo lo sucedido.

Por la mañana todos los aldeanos se reunieron nuevamente. El Omanhene dio con orgullo la respuesta al enigma como si él mismo la hubiera descubierto.

Pero el joven, sin inmutarse, le pidió que le mostrara su vestido ceremonial, que debería llevar en la asamblea. Esto, por supuesto, no pudo hacerlo, ya que el joven lo había escondido cuidadosamente.

Luego, el extraño contó a todos lo que había sucedido esa noche y cómo el gobernante había obtenido la respuesta al enigma haciendo trampa.

La asamblea declaró que el Omanhene no había logrado resolver el enigma y debía morir. En consecuencia, fue decapitado y el joven fue nombrado Omanhene en su lugar.

Cuento popular africano recopilado por William Henry Barker (1882-1929)

William Henry Barker

William Henry Barker (1853 – 1929) fue un hombre de negocios y escritor inglés, conocido por la recopilación de cuentos populares del oeste de África.

Scroll al inicio