campanita

Campanilla de Plata

Hechicería
Hechicería

Era en un hermoso pinar donde la pequeña Mirabella vagaba sola y hambrienta. La arena bajo sus pies estaba muy fresca y los pinos copetudos la protegían de los feroces rayos del sol.

A través de una avenida de pinos altos pero desnudos pudo ver el gran mar, que contempló por primera vez. Aunque estaba débil y hambrienta, no podía evitar desear estar más cerca de las olas; pero recordó lo que su padre le había dicho una vez: que los niños pequeños deben tener cuidado de no acercarse demasiado al mar cuando están solos.

Su padre, sin embargo, estaba muerto. Era rey de las Islas de Plata y, por su bondad, todos sus súbditos lo amaban. Mirabella era su única hija; y habiéndose vuelto a casar su madre, quería deshacerse de Mirabella, para que su pequeño Gliglu pudiera heredar la corona. Entonces ordenó a uno de sus sirvientes que condujera a Mirabella al lejano bosque de pinos y la dejara allí, con la esperanza de que los lobos la encontraran y se la comieran.

Cuando nació Mirabella, su tía, que era un hada, le regaló una campanilla de plata, que ató alrededor del cuello de la niña con una cadena de hadas que no se podía romper. En vano su madre intentó quitárselo; ninguna tijera podía cortarla y su fuerza no podía romperla, de modo que dondequiera que iba Mirabella la campana de plata tintineaba alegremente.

Ahora bien, sucedió que en la segunda noche que estuvo fuera la campana de plata tintineó tan fuerte, que un lobo que estaba cerca, al oírla, se acercó a ella y le dijo:

—Campanilla de plata, campanilla de plata, no temáis;
para obedecerte, Mirabella, aquí estoy.

Al principio la niña tuvo mucho miedo, porque había oído hablar de la crueldad de los lobos; pero cuando él repitió las palabras, ella dijo:

—Estimado señor Lobo, si fuera tan amable de traerme a mi mamá, se lo agradecería mucho—.

El lobo salió corriendo sin decir una palabra más, y Mirabella comenzó a saltar de alegría, haciendo que su campanilla de plata tintineara más que nunca. Un zorro, al oírlo, se acercó a ella y le dijo:

—Campanilla de plata, campanilla de plata, no temáis;
para obedecerte, Mirabella, aquí estoy.

Luego dijo: —¡Oh, querido señor Fox, tengo tanta hambre! Ojalá me trajeras algo de comer—.

El zorro se fue y al poco tiempo regresó con un ave asada, pan, un plato, cuchillo y tenedor, todo muy bien colocado en una cesta. Encima de estas cosas había un paño blanco limpio, que extendió en el suelo y sobre el cual puso su cena. De hecho, estaba agradecida al zorro por su amabilidad y le dio unas palmaditas en la cabeza, lo que le hizo mover su grueso cepillo. Disfrutó mucho de su cena; pero tenía mucha sed. Pensó en intentar hacer sonar su campana, y tan pronto como lo hizo escuchó el tintineo de otra campana a lo lejos, acercándose cada vez más a ella. Se puso de puntillas y vio un chorro de agua que corría hacia ella, en el que flotaba una bonita canoa. Cuando llegó hasta ella se detuvo, y dentro de la canoa había una taza de plata; pero de la proa de la canoa colgaba una campana de plata igual que la suya.

—Campanilla de plata, campanilla de plata, no temáis;
cuando venga tu madre, entra a este lugar.

Así cantó la canoa; pero no podía entender por qué debía subir a la canoa si su madre venía, porque amaba a su madre y pensaba que su madre la amaba a ella. De todos modos, cogió la taza, la llenó de agua y se la bebió. El agua, que es siempre la más refrescante de todas las bebidas, era lo que más necesitaba la cansada niña, y como su padre la había criado con mucho cuidado y debida educación, nunca había probado nada más fuerte; pero su sed la hizo disfrutar del agua más que nunca.

De repente escuchó a alguien gritar pidiendo ayuda y los gritos se acercaban cada vez más a ella. Se giró y vio al lobo cargando a su madre en su espalda, y por más que intentó bajarse no pudo, porque el lobo amenazaba con morderla. Saltando al lado de Mirabella, el lobo dijo—

—Campanilla de plata, campanilla de plata, no temáis;
para obedecerte, Mirabella, aquí estoy.

La malvada madre saltó de su espalda y comenzó a regañar a Mirabella por haberla llamado. Dijo que tan pronto como regresara al palacio promulgaría una ley para matar a todos los lobos y que si Mirabella alguna vez se atrevía a regresar, la asfixiarían. La pobre niña se sintió muy miserable y temió que su madre la matara, así que subió a la canoa y dijo:

—Llévame donde habita mi padre,
Tintinean, tintinean, campanillas de plata.

El arroyo seguía fluyendo y, a medida que la canoa avanzaba, vio a su madre convertida en alcornoque y se despidió del lobo y del zorro. El barco aceleró y pronto se acercó al gran mar; pero Mirabella no sintió miedo, porque la corriente atravesaba el océano y las olas no se acercaban a ella. Durante tres días y tres noches tintinearon las campanas de plata y la canoa siguió su marcha; y cuando llegó la mañana del cuarto día, vio que se acercaban a una hermosa isla, en la que crecían muchas palmeras, que se llaman palmas sagradas. La hierba era mucho más verde que cualquier cosa que hubiera visto nunca, porque el sol era más brillante, pero no tan feroz, y cuando la canoa tocó la orilla, ¡oh, alegría!, vio a su querido padre.

—Campanilla de plata, campanilla de plata, no temáis;
para protegerte, Mirabella, aquí estoy.

Estaba muy contenta de volver a ver a su padre y oírle hablar. Era tan agradable ser amado, que me cuidaran, que me hablaran amablemente. Todo parecía darle la bienvenida; las ramas de las palmeras sagradas se agitaban con la brisa del verano, y los colibríes, revoloteando, parecían piedras preciosas engastadas en un glorioso resplandor de luz. Su padre no cambió mucho; Parecía algo más joven y fuerte, y cuando la levantó en sus brazos su rostro parecía más hermoso y su voz más bienvenida. No sentía ninguna punzada de tristeza, no tenía miedos, porque estaba en los brazos de su padre, a donde la habían conducido las fabulosas campanillas de plata.

Más arriba en la isla vio grupos de otros niños corriendo hacia ella, todos con cascabeles de plata alrededor del cuello; y entre ellos había algunos que había conocido en las Islas de Plata. Estos habían sido compañeros de juegos suyos, pero se habían ido antes que ella.

Así transcurrieron los períodos de luz, en los que la alegría era su compañera, cuando, mirando hacia un estanque profundo pero muy claro, vio un alcornoque retorcido, que parecía haber sido alcanzado por un rayo. Se quedó allí mucho tiempo mirándolo, preguntándose dónde había visto ese árbol. De repente vio una canoa que pasaba cerca del árbol, en la que se encontraba un joven, a quien reconoció como su hermanastro Gliglu. Él pareció lanzar una mirada triste al árbol y luego ella recordó el destino de su madre. En ese momento se le cayó la campanilla de plata, y hundiéndose en el estanque, cayó, cayó, hasta llegar al árbol, y tintineando dijo:

—¡Toma tu forma otra vez, oh reina!

Entonces Mirabella vio a su madre subir a la canoa; y al poco tiempo el tintineo de unas campanillas le indicó que habían llegado otros seres queridos y cercanos a ella, y corriendo hacia la orilla, gritó:

—Campanillas de plata, oh madre, te espero aquí,
Nada más que alegría con padre, nada que temer.

Cuento popular portugués, recopilado por Charles Sellers (1847-1904)

ilustración cuento portugués

Charles Sellers (1847-1904). Escritor de importante familia portuguesa, que recopiló y adaptó cuentos populares españoles y portugueses.

Scroll al inicio