bruja en su casa

La Piel Pintada

Cuentos de terror
Cuentos de terror
Cuentos con Magia
Cuentos con Magia

Un tal Sr. Wang estaba caminando un día, cuando vio a una joven que llevaba un bulto y trataba de apresurarse lo más que podía por el camino. Realmente no podía caminar muy rápido porque tenía los pies acalambrados y vendados; y como ella no parecía saber cómo moverse, el Sr. Wang le preguntó si podía serle de alguna utilidad. Porque ella era una chica muy bonita de unos dieciséis años, por lo que se sorprendió al verla salir sola.

—Tengo mucho miedo de que no puedas ayudarme—, respondió ella, y continuó diciéndole que se había escapado de su amo y su ama y que no tenía un hogar adonde ir ni ningún amigo que la acogiera. —Mis padres—, dijo, —me vendieron cuando era muy joven y ciertamente me devolverían a mis crueles amos.

El Sr. Wang sintió tanta pena por ella que la invitó a venir a esconderse en su propia casa, y como temía que los sirvientes y su esposa descubrieran dónde estaba, la escondió en su biblioteca, que era bastante separada del resto de la casa, y en la que nadie entraba excepto él mismo.

Después de unos días, cuando pensó que las cosas estaban bastante seguras, el Sr. Wang le habló a su esposa sobre la niña. A la señora Wang dijo:

—No me gusta nada la idea de quedarnos con ella, porque—, dijo, —esta niña probablemente pertenece a una familia muy rica, ¿no nos meteremos en problemas si descubren que ella está aquí?

Pero su marido se rio y dijo que sería mejor que la retuvieran un poco más.

Poco tiempo después, sin embargo, mientras el Sr. Wang caminaba por la ciudad, se encontró con un sacerdote, quien lo miró fijamente:

—¿Qué has conocido?— preguntó el sacerdote.

—Nada en particular—, respondió el señor Wang, —¿Qué quieres decir?

—Vaya—, respondió el sacerdote, —estás en poder de una bruja; ¡qué fantasía decirme que no has encontrado nada!

Y se alejó, sin escuchar al Sr. Wang, sólo diciendo:

—¡Qué tonto! ¡Qué tonto! No sabe lo cerca que está de morir.

El Sr. Wang se asustó cuando escuchó esto, y luego recordó a la chica extraña en su casa; pero nuevamente le pareció absurdo pensar que ella pudiera ser una bruja y querer hacerle daño. Para entonces ya había llegado a su casa y pensó en ir a su biblioteca, sentarse y pensarlo. Pero cuando intentó abrir la puerta exterior, la encontró cerrada; así que tuvo que trepar por el muro para llegar a la puerta interior, que también encontró cerrada. Sin embargo, la ventana estaba cerca, así que se acercó sigilosamente y miró por ella. ¡Y allí, a la vista, estaba una bruja espantosa, con la cara verde y dientes tan afilados como una sierra! La bruja había extendido una piel de niña sobre el sofá y la pintaba con un pincel. Al momento siguiente arrojó el pincel a un rincón, tomó la piel y la agitó bien, se la echó sobre los hombros y el señor Wang vio que era la niña otra vez.

El Sr. Wang salió corriendo tan rápido como sus piernas temblorosas se lo permitieron, y buscó la ciudad de un extremo a otro, hasta que encontró al sacerdote. Se arrodilló y gritó:

—¡Sálvame! ¡Sálvame!—. y contándole a continuación lo que había visto.

El sacerdote sacudió la cabeza y le dijo al Sr. Wang que temía no poder ayudarlo mucho.

—En cualquier caso—, añadió, —te daré este cepillo para moscas. Cuélgalo en la puerta de tu habitación y reúnete conmigo poco a poco en el templo de allí.

Así que el señor Wang se fue a casa con el matamoscas. No se atrevió a entrar en la biblioteca, pero colgó el pincel en la puerta de su dormitorio, llamó a su mujer, entró en la habitación y le contó la historia. Apenas había terminado cuando oyeron pasos afuera.

—Mira—, le susurró el Sr. Wang a su esposa.

Así lo hizo, y allí estaba la muchacha, mirando el matamoscas como si le tuviera miedo y rechinando los dientes con gran rabia. Para alivio de la señora Wang, ella se fue; pero ella volvió casi inmediatamente, pataleando y gritando:

—No crea que tengo miedo, sacerdote. ¡El señor Wang me pertenece y no lo entregaré!.

La señora Wang había echado rápidamente el cerrojo a la puerta, pero oyeron a la muchacha romper el cepillo en pedazos, y en un momento la puerta se rompió y ella entró. Caminó directamente hacia la cama, en la que yacía el Sr. Wang, le abrió el cuerpo, le arrancó el corazón y se fue con él, sin prestar atención a la Sra. Wang, que gritaba a todo pulmón. Los sirvientes, al oír el ruido, corrieron a ver qué pasaba y encontraron al señor Wang muerto con un corte horrible en el cuerpo, y a la señora Wang temblando de miedo.

—Trae al hermano de tu amo—, dijo, porque afortunadamente el hermano del señor Wang vivía en la misma casa, aunque él y su esposa tenían sus propios sirvientes y habitaciones. La señora Wang lo envió directamente a ver al sacerdote y contarle lo que había sucedido. La historia enfureció mucho al sacerdote, pues la bruja se había apoderado de él, así que fue a la casa a castigarla; pero cuando llegó la niña había desaparecido, nadie sabía dónde. Sin embargo, el sacerdote, después de mirar bien a su alrededor, dijo:

—Ella está bastante cerca; está en esta casa, en esas habitaciones de allí—, señalando las habitaciones del hermano de Wang.

—No, no, seguramente no—, dijo el hermano de Wang, terriblemente asustado; pero cuando fue y preguntó a su esposa, ella le dijo que mientras él había ido a buscar al sacerdote, una anciana pobre se había acercado a ella y se había ofrecido a ser su criada de todo el trabajo, y la había contratado para el punto.

—Esa vieja es la bruja—, dijo el sacerdote, y salió al patio, donde se paró con una espada de madera en la mano y gritó:

—¡Oh bruja malvada, devuélveme mi matamoscas!

Cuando escuchó la voz del sacerdote, la anciana se estremeció de miedo y trató de escapar corriendo junto al sacerdote; pero él la golpeó con su espada y ella cayó hecha un montón. La piel pintada se desprendió de ella y vieron a una bruja espantosa, gruñendo como un cerdo. Luego el sacerdote le cortó la cabeza y se convirtió en una espesa columna de humo que parecía surgir del suelo. En medio del humo, el sacerdote arrojó una calabaza descorchada, y luego oyeron un ruido curioso y vieron la columna de humo siendo absorbida por la calabaza, y el sacerdote rápidamente la tapó.

Después de esto, enrolló la piel pintada y se alejaba silenciosamente, cuando la esposa del Sr. Wang corrió hacia adelante y se arrojó al suelo a sus pies, gritando:

—¡Oren, oren, ayúdenme! ¡Devuélvanle la vida a mi esposo!

El sacerdote la miró y dijo:

—No puedo ayudarla, lamento decirlo. No puedo hacer que un hombre muerto vuelva a vivir, pero conozco a alguien que sí puede. Sólo a él hay que pedírselo adecuadamente.

La señora Wang, llorando todo el tiempo, dijo que estaba dispuesta a hacer cualquier cosa. Entonces el sacerdote dijo:

—Abajo, en la peor parte del pueblo, vive un loco. Se pasa todo el tiempo revolcándose en el barro. Debes acercarte a él, arrodillarte ante él y pedirle que te ayude. Don No importa lo grosero que sea, no importa lo que te diga que hagas; sobre todas las cosas, no pierdas los estribos.

Dicho esto, salió por la puerta y pronto se perdió de vista.

La señora Wang se apresuró a salir lo más rápido que pudo y encontró fácilmente al loco. Tenía un aspecto mucho más sucio y repugnante de lo que había imaginado, pero se arrodilló ante él como le habían dicho y le rogó que la ayudara. Pero en lugar de escucharla con amabilidad, la trató con vergüenza, diciéndole toda clase de cosas groseras y malvadas, hasta que sus fuertes gritos atrajeron a una multitud para ver lo que estaba pasando. Encontraron al loco golpeando a la señora Wang tan fuerte como pudo con su bastón, mientras ella permanecía quieta y no decía una palabra. Cuando se cansó de intentar hacerla enojar, le dio una pastilla absolutamente repugnante, que a ella le costó mucho tragar, y luego se levantó, con una última palabra desagradable, entró en un templo cercano y la dejó. solo con la multitud. Ninguno de ellos pudo volver a encontrarlo.

Ahora, cuando la señora Wang vio que todo su buen humor y resistencia habían sido inútiles, corrió a casa, sintiéndose tan avergonzada de lo que habían visto sus vecinos que deseó que ella también estuviera muerta. Esto le hizo recordar que había que preparar al señor Wang para su funeral, y como los sirvientes estaban demasiado asustados para entrar en el dormitorio, ella entró y empezó a tratar de cerrar el terrible corte en su cuerpo. Pero no podía evitar sollozar todo el tiempo, sollozos que sacudían todo su cuerpo y parecían hacerle un nudo en la garganta. No sólo en su garganta, sino también en su boca; Luego, de su boca, ¡pop! Algo cayó directamente en la herida del Sr. Wang. ¡Era su corazón! Al inclinarse sobre él, vio que empezaba a latir, como si estuviera cobrando vida. Temblando de alegría y de miedo, cerró rápidamente la carne sobre el corazón y luego vendó la herida, amontonando la ropa de cama sobre su marido y frotándole las manos y los pies para calentarlo. Poco a poco oyó una suave respiración en su nariz, y al poco tiempo el señor Wang abrió los ojos, vivo de nuevo y bien, excepto por un ligero dolor en el corazón y una pequeña cicatriz donde había estado la espantosa herida. A los pocos días incluso la cicatriz desapareció.

Cuento popular chino recopilado y traducido por Herbert Allen Giles, en Chinese Fairy Tales, 1911

Herbert Allen Giles

Herbert Allen Giles (1845 – 1935) fue un diplomático y sinólogo británico.

Creo un sistema de romanización del idioma chino Wade-Giles y trascribió diversas obras folclóricas en chino y en inglés.

Scroll al inicio