gallo, Ivan bilibin

Kuratko el Terrible

Cuentos de terror
Cuentos de terror
Cuentos con Animales
Cuentos con Animales
Sabiduría
Cuentos con Sabiduría

Había una vez una pareja de ancianos que no tenían hijos.

—¡Si tan sólo tuviéramos un pollito o un hijo propio!— La abuela solía decir. —¡Piensa en cómo podríamos acariciarlo y cuidarlo!

Pero el abuelo siempre respondía:

—¡En absoluto! Estamos muy bien como estamos.

Por fin, la vieja gallina negra del corral dio a luz un polluelo. La abuela estaba encantada.

—Mira, abuelo—, dijo, —¡ahora tenemos nuestro propio pollito!

Pero el abuelo sacudió la cabeza, dubitativo.

—No me gusta el aspecto de esa chica. Hay algo extraño en ello.

Pero la abuela no quiso escuchar. Para ella, el pollito parecía todo lo que debería ser. Lo llamó Kuratko y lo mimó y mimó como si fuera hijo único.

Kuratko creció rápidamente y pronto desarrolló un apetito terrible.

—¡Kikirikiiii!— gritaba a todas horas del día. —¡Tengo hambre! ¡Dame algo de comer!

—¡No debes alimentar tanto a ese polluelo!— El abuelo refunfuñó. —Nos está comiendo fuera de casa y de casa.

Pero la abuela no quiso escuchar. Ella alimentó y alimentó a Kuratko, hasta que, efectivamente, llegó un día en que no quedó nada para ella y el anciano.

¡Y ya veréis lo que pasó! La abuela estaba sentada trabajando en su rueca tratando de olvidar que tenía hambre, y el abuelo estaba sentado en su taburete cerca, demasiado enfadado para hablarle.

Y entonces, como si nada ocurriera, Kuratko entró pavoneándose en la habitación, batió sus alas y cantó:

—¡Kikirikiiii! ¡Tengo hambre! ¡Dame algo de comer!

—¡No volveré a darte de comer nada más, chica codiciosa!— Gritó el abuelo.

—¡Cocodillo!— Respondió Kuratko. —¡Entonces te comeré!

¡Dicho esto, le dio un beso al abuelo y se lo tragó, con taburete y todo!

—¡Oh, Kuratko!— La abuela lloró. —¿Dónde está el abuelo?

—¡Cocodillo!— Comentó Kuratko. —Todavía tengo hambre. ¡Creo que te comeré!

Y dicho esto, le dio un beso a la abuela y se la tragó, ¡con rueca y todo!

¡Entonces ese terrible polluelo se fue pavoneándose por el camino, cantando alegremente!

Conoció a una lavandera que trabajaba junto a su tina de lavar.

—¡Dios mío, Kuratko!— gritó la mujer. —¡Qué barriga tienes!

—¡Cocodillo!— Dijo Kuratko. —Debería pensar que mi barriga es grande porque ¿acaso no me acabo de comer a la abuela, con rueca y todo, y al abuelo, taburete y todo? Pero todavía tengo hambre, ¡así que ahora te voy a comer a ti!

Antes de que la pobre mujer supiera lo que estaba pasando, Kuratko le dio un beso y se la tragó, ¡con tina y todo!

Luego siguió caminando por el camino, cantando alegremente.

Al poco tiempo llegó hasta una compañía de soldados.

—¡Dios mío, Kuratko!— Gritaron los soldados. —¡Qué gran barriga tienes!

—¡Cocodillo!— Respondió Kuratko. —Pienso que mi barriga es grande, porque ¿acaso no me acabo de comer a una lavandera, con tina y todo, abuela, rueca y todo, y abuelo, taburete y todo? Pero todavía tengo hambre, así que ahora estoy ¡Te voy a comer!

Antes de que los soldados supieran lo que estaba pasando, Kuratko los picoteó y se los tragó, con bayoneta y todo, uno tras otro, ¡como si fueran granos de trigo!

Entonces aquel terrible polluelo siguió pavoneándose por el camino, cantando alegremente.

Pronto conoció a Kotsor, el gato. Kotsor, el gato, parpadeó y se movió los bigotes, sorprendido.

—¡Dios mío, Kuratko, qué gran barriga tienes!

—¡Cocodillo!— Dijo Kuratko. —Pienso que mi barriga es grande, porque ¿no me acabo de comer una compañía de soldados, con bayonetas y todo; una lavandera, tina y todo; abuela, rueca y todo; y abuelo, taburete y todo? Pero yo’ ¡Todavía tengo hambre, así que ahora te voy a comer!

Antes de que Kotsor, el gato, supiera lo que estaba pasando, Kuratko le dio un beso y se lo tragó.

Pero Kotsor, el gato, no era persona que se sometiera dócilmente a semejante indignidad. En el momento en que se encontró dentro de Kuratko, desenvainó sus garras y comenzó a arañar y desgarrar. Trabajó hasta que abrió un gran agujero en el buche de Kuratko. ¡Y entonces Kuratko, el Pollito Terrible, cuando volvió a intentar cacarear, cayó muerto!

Entonces Kotsor, el gato, saltó del buche de Kuratko; Tras él salió la compañía de soldados; y tras ellos la lavandera con su tina, la abuela con su rueca y el abuelo con su taburete. Y todos se dedicaron a sus asuntos.

Kotsor, el gato, siguió a la abuela y al abuelo a casa y les rogó que le dieran a Kuratko para cenar.

—Por mi te puedes comer a kurarko enterito—, dijo el abuelo. —Pero pregúntale a la abuela. Era su pequeña mascota, no la mía.

—De hecho, puedes llevártelo—, dijo la abuela. —Ahora veo que el abuelo tenía razón. Kuratko era ciertamente un pollo desagradecido y no quiero volver a escuchar su nombre nunca más.

Así que Kotsor, el gato, tuvo una cena maravillosa y hasta el día de hoy, cuando lo recuerda, se lame las chuletas y se peina los bigotes.

Cuento popular checoslovaco recopilado por Parker Fillmore (1878 – 1944) en Czechoslovak Fairy Tales, 1919

Parker Fillmore

Parker Fillmore (1878 – 1944) fue un escritor americano.

Recopiló y editó una gran colección de cuentos de hadas de todo el mundo, incluidos checoslovacos, yugoslavos, finlandeses y croatas.

Scroll al inicio