Eneas y la sibila en el Hades, obra de Jan Bruegel

Hades

Mitología
Mitología

En la mitología griega, Hades (el Invisible) es el dios de los muertos, quien vive en el inframundo y lo custodia. En la mitología romana corresponde a Plutón.

Es uno de los hijos de los titanes Cronos y Rea. Estos dioses tuvieron seis hijos, en orden: Hestia, Deméter, Hera, Hades, Poseidón y Zeus.

El pequeño, Zeus, inició una guerra divina y vencieron a su padre Cronos, después, se repartieron el mundo y a Haces le tocó el reino invisible de los muertos así como todas las cosas bajo tierra.

Con artimañas, Hades logró a Perséfone como esposa. La secuestró y la llevó con él al inframundo, y allí le dio de comer una granada. Perséfone no pudo resistirse y comió de la granada, y parece que cuando comes cualquier alimento del inframundo ya no puedes salir de él.

Su arma es un cetro de dos puntas que usa para destrozar todo cuanto se cruza en su camino. Los Cíclopes le regalaron un casco que le hacía invisible. Y tiene un carro oscuro, tirado por caballos negros.

Junto a su trono encontramos la Llave de Hades, que representan su control sobre todo el que entra en su mundo, y a Cerbero, el perro de tres cabezas.

El inframundo griego

Con ayuda de demonios, Hades controla el inframundo. Según la mitología romana, estos demonios son los Inferi Dii.

El inframundo en la mitología griega, cuando alguien moría, era conducido hasta el río Estigia, río Aqueronte para los griegos, donde un barquero, Caronte, llevaba al difunto en su barca al otro lado, este viaje tiene un costo de un óbolo, que se considera una moneda de valor insignificante, como algo representativo. En la antigua Grecia colocaban un óbolo en la boca de los difuntos antes de su entierro.

Al otro lado del río, Cerbero, el perro de tres cabezas que Hércules derrotó, custodia y protege el inframundo.

En el inframundo hay cinco ríos: Aqueronte (pena), Cocito (lamentos), Flegetonte (fuego), Lete (olvido) y Estifia (odio).

libro de cuentos

Los cuentos populares, las leyendas, las fábulas, la mitología…, son del pueblo.

Son narraciones que se han mantenidos vivas transmitiéndose oralmente, por las mismas personas del pueblo. Por ello no tienen dueño, sino que pertenecen a las gentes, a la folclore, a las distintas culturas, a todos.

En algún momento, alguien las escribe y las registra, a veces transformándolas, a veces las mantiene intactas, hasta ese momento, son voces, palabras, consejos, cosas que «decía mi abuelo que le contaba su madre…»

Scroll al inicio