Edward Matthew Hale Las tres princesas

Las Tres Princesas en la Montaña Azul

Miedo
Miedo
Criaturas fantásticas
Criaturas fantásticas
Hechicería
Hechicería
Amor
Amor

Había una vez un Rey y una Reina que no tenían hijos, y esto les afligía de tal modo, que casi nunca pasaban un momento feliz.

Un día, el rey estaba en el pórtico y contemplaba los grandes prados y todo lo que era suyo. Pero sentía que no podía disfrutar de todo ello, ya que no sabía qué sería de ello después de su vida. Mientras estaba allí reflexionando, una anciana mendiga se le acercó y le pidió algo en nombre del cielo. Ella lo saludó, le hizo una reverencia y le preguntó qué le aquejaba al rey, ya que parecía tan triste.

—No puedes hacer nada para ayudarme, mi buena mujer—, dijo el Rey; —No sirve de nada decírtelo.

—No estoy tan segura de eso—, dijo la mendiga. —Cuando la suerte está de por medio, se requiere muy poco esfuerzo. El Rey piensa que no tiene heredero de su corona y de su reino, pero no necesita llorar por eso—, dijo. —La Reina tendrá tres hijas, pero habrá que tener mucho cuidado de que no salgan a cielo abierto antes de que todas ellas cumplan los quince años, de lo contrario, vendrá un una ventisca de nieve y se las llevará.

Cuando llegó el momento la Reina tuvo una hermosa niña; al año siguiente tuvo otro, y al tercer año también tuvo una niña.

El Rey y la Reina se alegraron sin medida; pero aunque el Rey estaba muy contento, no olvidó poner guardia en la puerta de Palacio, para que las Princesas no salieran.

A medida que crecieron, se volvieron más y más hermosas, y todo les iba bien en todos los sentidos. Su única pena era que no les permitieran salir a jugar como a los demás niños. Y por más que rogaron y oraron a sus padres, y por más que rogaron al centinela que custodiaba la puerta del palacio, fue en vano. Todos repetían que no debían salir antes de los quince años.

Así que un día, poco antes del decimoquinto cumpleaños de la princesa más joven, el rey y la reina fueron a un viaje, y las princesas estaban de pie junto a la ventana, mirando hacia afuera. El sol brillaba y todo se veía tan verde y hermoso que sintieron que debían salir, pasara lo que pasara. Entonces rogaron, rogaron y convencieron al centinela para que las permitiera salir al jardín, para que, según dijeron, pudieran comprobar por sí mismas el cálido y agradable día, pues un día así no podría nevar. El soldado pensó que sólo un minuto no pasaría nada, y que él mismo las cuidaría en todo momento.

Cuando bajaron al jardín corrieron de un lado a otro, y llenaron sus regazos de flores y hojas verdes, las más bonitas que pudieron encontrar. Cuando no pudieron más, justo cuando estaban regresando en el palacio de regreso, vieron una gran rosa en el otro extremo del jardín. Era mucho más bonita que cualquiera de las que habían reunido, así que también debían tenerla. Pero justo cuando se inclinaban para tomar la rosa, llegó una gran ventisca de nieve y se las llevó.

Cuando los reyes regresaron y descubrieron que sus hijas habían desaparecido lloraron amargamente.

Hubo un gran luto en todo el país, y el Rey hizo saber desde todas las iglesias que cualquiera que pudiera salvar a las Princesas debería tener la mitad del reino y su corona de oro y la princesa que quisiera elegir.

Se puede comprender perfectamente que había muchos que querían ganar la mitad del reino y, además, una princesa; así que hubo gente de alto y bajo rango que partió por todas partes del país. Pero no había nadie que pudiera encontrar a las princesas, ni siquiera tener noticias de ellas.

Cuando les tocó el turno a todos los grandes y ricos del país, un capitán y un teniente llegaron a Palacio y quisieron probar suerte. El rey los equipó a ambos con plata y oro y les deseó éxito en su viaje.

Luego vino un soldado que vivía con su madre en una casita alejada del palacio. Una noche había soñado que él también intentaba encontrar a las Princesas, cuando despertó, recordaba el sueño con gran claridad y se lo contó a su madre.

—Alguna brujería debe haberte atrapado—, dijo la mujer, —pero debes soñar lo mismo tres noches seguidas, de lo contrario no será importante.

Y las siguientes dos noches pasó lo mismo; tuvo el mismo sueño y sintió que debía irse. Así que se lavó, se puso el uniforme y entró en la cocina del Palacio. Era el día después de que el capitán y el teniente partieran.

—Será mejor que vuelvas a casa—, dijo el Rey, —las princesas están fuera de tu alcance, diría yo; y además he gastado tanto dinero en los anteriores caballeros que fueron a buscar a las princesas, que hoy no me queda nada. Será mejor que vuelvas en otro momento.

—Si voy, debo ir hoy—, dijo el soldado. —Dinero no quiero; Sólo necesito llenar mi petaca y algo de comida en mi bolsa—, dijo; Pero debe ser una buena bolsa, con tanta carne y tocino como pueda llevar.

—Si eso es todo lo que necesitas, adelante—, respondió el Rey.

Así que se puso en marcha, y no había recorrido muchas millas cuando alcanzó al capitán y al teniente.

—¿Adónde vas?— -Preguntó el capitán al ver al hombre uniformado.

—Voy a intentar encontrar a las Princesas—, respondió el soldado.

—Nosotros también—, dijo el capitán, —y como tu misión es la misma, puedes acompañarnos, porque si no los encontramos, tampoco es probable que tú los encuentres, muchacho—, dijo. .

Cuando hubieron caminado un rato, el soldado abandonó el camino real y tomó un sendero que se adentraba en el bosque.

—¿Adónde vas?— dijo el capitán; —Lo mejor es seguir el camino correcto.

—Puede ser—, dijo el soldado, —pero este es mi camino, y sin dudarlo, siguió su propio camino.

Cuando los demás lo vieron, se dieron media vuelta y lo siguieron. Se alejaron cada vez más, atravesando grandes páramos y valles estrechos.

Y por fin se hizo más claro y cuando hubieron salido del bosque llegaron a un largo puente que debían cruzar. Pero en ese puente un oso hacía guardia. Se levantó sobre sus patas traseras y se acercó a ellos, como si quisiera comerlos.

—¿Qué deberíamos hacer ahora?— preguntó el capitán.

— Dicen que al oso le gusta la carne— , dijo el soldado, y luego le arrojó un cuarto delantero de su bolsa, y así pudieron pasaron. Pero cuando llegaron al otro extremo del puente, vieron un león, que venía rugiendo hacia ellos con las fauces abiertas como si quisiera tragárselos.

— Creo que será mejor que giremos a la derecha, porque nunca podremos pasar con vida— , dijo el capitán.

— Oh, no creo que sea tan peligroso— , dijo el soldado; — He oído que a los leones les gusta mucho el tocino y tengo medio cerdo en la bolsa— , y luego arrojó un jamón al león, el cual se puso a comer y a roer, y así también pasaron junto a él.

Por la tarde llegaron a una casa grande y bonita. Cada habitación era más hermosa que la otra; donde quiera que miraran, solo veían brillo y esplendor, pero nada de eso saciaba su hambre. El capitán y el teniente andaban haciendo ruido con su dinero y querían comprar algo de comida; pero no vieron gente ni encontraron una migaja de nada en la casa, por lo que el soldado les ofreció algo de comida de su cartera, la cual no fueron demasiado orgullosos para aceptar, y se sirvieron de lo que él tenía como si nunca antes hubieran probado la comida.

Al día siguiente, el capitán dijo que tendrían que salir a cazar y tratar de conseguir algo para vivir. Cerca de la casa había un gran bosque donde abundaban las liebres y los pájaros. El teniente debía quedarse en casa y cocinar el resto de la comida que el soldado guardaba en su cartera. Mientras tanto, el capitán y el soldado cazaron tanto, que apenas pudieron cargarlo hasta la casa. Cuando llegaron a la puerta encontraron al teniente en tan terrible situación que apenas pudo abrirles la puerta.

— ¿Qué es lo que te pasa?— dijo el capitán.

El teniente les dijo entonces que apenas se habían ido, entró un hombrecito bajito, de larga barba, que andaba con muletas, y pidió quejumbrosamente un centavo; pero apenas lo obtuvo, lo dejó caer al suelo, y por más que rastrillaba y raspaba con la muleta no lograba agarrarlo, tan rígido y rígido estaba.

— Sentí lástima del pobre y viejo cuerpo— , dijo el teniente, — y entonces me agaché para recoger el centavo, pero entonces ya no estaba rígido. Empezó a golpearme con sus muletas hasta que muy pronto ya no podía mover ningún miembro.

— ¡Deberías avergonzarte de ti mismo! ¡Que tú, uno de los oficiales del rey, dejes que un viejo lisiado te dé una paliza y luego se lo cuentes a la gente! — dijo el capitán. — ¡Bah! Mañana pasaré por casa y luego oirás otra historia.

Al día siguiente el teniente y el soldado salieron a cazar y el capitán se quedó en casa cocinando y cuidando la casa. Pero si no le fue peor, ciertamente tampoco mucho mejor que al teniente. Al poco rato entró el anciano y pidió un centavo. Lo dejó caer tan pronto como lo consiguió; el centavo desapareció y no se podía encontrar. Entonces le pidió al capitán que le ayudara a encontrarlo, y el capitán, sin pensarlo, se agachó a buscarlo. Pero apenas estuvo de rodillas, el tullido comenzó a golpearlo con sus muletas, y cada vez que el capitán intentaba levantarse, recibía un golpe que lo hacía tambalearse. Cuando los demás llegaron a casa por la noche, él todavía yacía en el mismo lugar y no podía ver ni hablar.

El tercer día el soldado debía quedarse en casa, mientras los otros dos salían a disparar. El capitán dijo que debía cuidarse solo, “porque el viejo pronto acabará contigo, muchacho”, dijo.

— Oh, no puede haber mucha vida en uno si un pillo tan viejo puede vencerlo— , dijo el soldado.

Apenas estaban fuera de la puerta, cuando el anciano entró y volvió a pedir un centavo.

— Nunca he tenido dinero— , dijo el soldado, — pero te daré comida tan pronto como esté lista— , dijo, — pero si queremos cocinarla, debes ir a cortar la leña.

— Eso no puedo— , dijo el anciano.

— Si no puedes, debes aprender— , dijo el soldado. — Pronto te lo mostraré. Ven conmigo al leñero. Allí sacó un tronco pesado, le hizo una hendidura y metió una cuña hasta que la hendidura se hizo más profunda.

— Ahora debes recostarte y mirar a lo largo de la hendidura y pronto aprenderás a cortar madera— , dijo el soldado. — Mientras tanto te mostraré cómo usar el hacha.

El anciano no era lo suficientemente astuto e hizo lo que le decían; se acostó y miró fijamente a lo largo del tronco. Cuando el soldado vio que la barba del anciano se había metido bien en la hendidura, golpeó la cuña; la hendidura se cerró y el anciano quedó atrapado por la barba. El soldado comenzó a golpearlo con el mango del hacha, y luego le pasó el hacha por la cabeza y juró que le partiría el cráneo si no le decía, en ese mismo momento, dónde estaban las princesas.

— ¡Perdóname la vida, perdóname la vida y te lo diré!— dijo el anciano. — Al este de la casa hay un gran montículo; En la cima del montículo debes cavar un trozo cuadrado de césped y luego verás una gran losa de piedra. Debajo hay un agujero profundo por el que debes bajar y luego llegarás a otro mundo donde encontrarás a las Princesas. Pero el camino es largo y oscuro y pasa tanto por el fuego como por el agua.

Cuando el soldado se enteró de esto, soltó al anciano, que no tardó en huir.

Cuando el capitán y el teniente regresaron a casa se sorprendieron al encontrar al soldado con vida. Les contó lo sucedido desde el principio al último, dónde estaban las princesas y cómo debían encontrarlas. Se alegraron tanto como si ya los hubieran encontrado, y cuando tuvieron algo de comida, tomaron consigo una canasta y tanta cuerda como pudieron encontrar, y los tres se dirigieron al montículo.

Allí primero cavaron el césped tal como les había dicho el anciano, y debajo encontraron una gran losa de piedra, que tuvieron que hacer con todas sus fuerzas para voltear. Luego comenzaron a medir qué tan profundo era; se unieron con cuerdas dos y tres veces, pero la última vez no estuvieron más cerca del fondo que la primera. Al final tuvieron que unir todas las cuerdas que tenían, tanto las gruesas como las finas, y entonces descubrieron que llegaba hasta el fondo.

El capitán fue, por supuesto, el primero que quiso descender;

— Pero cuando tire de la cuerda — dijo, debes apresurarte a arrastrarme hacia arriba.

El camino le pareció oscuro y desagradable, pero pensó que continuaría mientras no empeorara. Pero de repente sintió que un agua helada le brotaba de los oídos; murió de miedo y empezó a tirar de la cuerda.

El teniente fue el siguiente en intentarlo, pero a él no le fue mejor. Apenas hubo atravesado la inundación de agua, vio un fuego ardiendo debajo de él, lo que lo asustó tanto que también se volvió hacia atrás.

Luego el soldado se metió en el cubo y bajó a través del fuego y el agua, hasta llegar al fondo, donde estaba tan oscuro como boca de lobo que no podía ver su mano delante de él. No se atrevió a soltar la cesta, sino que dio vueltas en círculo, tanteando y palpando a su alrededor.

Por fin descubrió un destello de luz muy, muy lejano, como el amanecer del día, y siguió en esa dirección.

Cuando se hubo alejado un poco, empezó a haber luz a su alrededor, y en poco tiempo vio un sol dorado saliendo en el cielo y todo a su alrededor se volvió tan brillante y hermoso como en un mundo de hadas.

Primero cruzó un campo con ganado, eran bueyes tan hermosos que sus pieles brillaban a lo lejos, y cuando las pasó llegó a un palacio grande y hermoso. Caminó por muchas habitaciones sin encontrarse con nadie.

Por fin oyó el zumbido de una rueca al otro lado de una puerta, y cuando entró en la habitación encontró a la princesa mayor sentada allí hilando hilo de cobre. La habitación y todo lo que había en ella era de cobre brillantemente pulido.

— Oh querido; ¡Oh querido! ¿Qué están haciendo los cristianos aquí?— dijo la princesa. — ¡El cielo os guarde! ¿qué deseas?

—Quiero liberarte y sacarte de la montaña—, dijo el soldado.

—Por favor, no os quedéis. Si el troll regresa a casa, te acabará de inmediato. Él tiene tres cabezas—, dijo.

—No me importa si tiene cuatro—, dijo el soldado. —Aquí estoy y aquí permaneceré.

—Bueno, si eres tan testarudo, debo ver si puedo ayudarte—, dijo la princesa.

Luego le dijo que se escondiera detrás de la gran tina de elaboración de cerveza que se encontraba en el vestíbulo principal; mientras tanto ella recibiría al troll y le rascaría las cabezas hasta que se durmiera.

— Cuando yo salga y llame a las gallinas, debes darte prisa y entrar—, dijo. —Pero primero debes intentar, si puedes blandir la espada que está sobre la mesa.

El soldado, por más que intentó tomar la espada no pudo, ni si quiera moverla. Entonces la princesa le dijo que podía tomar la poción fortalecedora que había en el cuerno detrás de la puerta. El agarró el cuerno, lo agitó y tomó un trago. Una vez bebió aquél líquido, pudo blandir la espada como cualquier otra cosa.

De repente el troll volvió a casa. caminaba tan pesadamente que el palacio temblaba a cada paso que daba.

—¡Uf, uf! Huelo carne y sangre cristiana en mi casa—, dijo.

—Sí—, respondió la princesa, —hace un momento pasó por aquí un cuervo, y en su pico tenía un hueso humano, que dejó caer por la chimenea. Lo tiré, lo barrí y limpié, pero supongo que todavía huele mal.

—Así es—, dijo el troll.

—Pero ven y acuéstate que te rasco las cabezas—, dijo la princesa. —El olor habrá desaparecido cuando te despiertes.

El troll estaba bastante dispuesto, se echó con las cabezas en el regazo de la princesa, ella le rascó las cabezas y al poco tiempo se quedó dormido y empezó a roncar. Cuando vio que dormía profundamente, colocó unos taburetes y cojines debajo de sus cabezas y fue a llamar a las gallinas. Entonces el soldado entró sigilosamente en la habitación con la espada y de un solo golpe cortó las tres cabezas del troll.

La princesa se alegró mucho al ver el troll muerto, y fue con el soldado a ver a sus hermanas para que él también las liberara.

Primero atravesaron un patio y luego muchas habitaciones largas hasta llegar a una gran puerta.

—Aquí debes entrar: aquí está ella—, dijo la Princesa.

Al abrir la puerta se encontró en un gran salón, donde todo era de plata pura. Allí estaba sentada la segunda hermana ante una rueca de plata.

—¡Oh querido! ¡Oh querido!— ella dijo. —¿Qué haces aquí?

—Quiero liberarte del troll—, dijo el soldado.

—Por favor, no te quedes, vete rápido—, dijo la princesa. —Si te encuentra aquí, te quitará la vida en el acto.

—Eso será, si no le quito yo la vida primero—, dijo el soldado.

—Bueno, ya que te quedarás—, dijo, —tendrás que esconderte detrás de la gran tinaja de elaboración de cerveza en el vestíbulo principal. Pero debes darte prisa y venir tan pronto como me oigas llamar a las gallinas.

Primero que nada tenía que intentar si era capaz de blandir la espada del troll, que estaba sobre la mesa. Esta espada era mucho más grande y pesada que el primera, y apenas podía moverlo. Luego tomó tres tragos del cuerno tras la puerta y así pudo levantarla, y cuando hubo tomado tres más pudo manejarla como si fuera un rodillo.

Poco después oyó un ruido sordo y espantoso, y acto seguido entró un troll de seis cabezas.

—¡Uf, uf!— dijo tan pronto como metió sus narices dentro de la puerta. —Huelo sangre y huesos cristianos en mi casa.

—¡Sí!¡Imagínate! Un cuervo pasó volando por aquí con un fémur y lo dejó caer por la chimenea—, dijo la princesa. —Lo tiré fuera, pero el cuervo lo recuperó. Al final me deshice de él y me apresuré a limpiar la habitación, pero supongo que el olor no ha desaparecido del todo—, dijo.

—No se ha ido el olor, no. Yo puedo olerlo bien—, dijo el troll; pero él estaba cansado y puso sus cabezas en el regazo de la princesa, y ella siguió rascándoselos hasta que todos se pusieron a roncar. Luego llamó a las gallinas y vino el soldado, y blandiendo la espada del troll le cortó las seis cabezas como si estuvieran colocadas sobre tallos de col.

No estaba menos contenta que su hermana mayor, como podéis imaginar, y se abrazaron y bailaban y cantaban; pero en medio de su alegría se acordaron de su hermana menor.

Cruzaron con el soldado un gran patio y, después de caminar por muchas, muchas habitaciones, llegó al salón de oro donde estaba la tercera hermana.

Estaba sentada ante una rueca dorada que hilaba hilos de oro, y la habitación, desde el techo hasta el suelo, brillaba y brillaba hasta hacer daño a los ojos.

—Que el cielo nos guarde, ¿qué quieres aquí?— dijo la princesa. —Vete, vete, o el troll nos matará a los dos.

—Más vale dos que uno—, respondió el soldado.

La princesa lloró y lloró de preocupación, pero todo era inútil, el soldado permanecía allí. Y como no se iba, la princesa decidió ayudarlo.

Sobre la mesa, había otra espada, pero esta era mucho más pesada que las otras dos, apenas podía moverla..

Tuvo que bajar el cuerno de la pared y darle tres tragos, pero apenas pudo agitar la espada. Cuando hubo dado tres tragos más pudo levantarla, y cuando hubo dado otros tres más, la agitó con tanta facilidad como si fuera una pluma.

La princesa luego acordó con el soldado hacer lo mismo que habían hecho sus hermanas. Tan pronto como el troll estuviera bien dormido, ella llamaría a las gallinas, y él entonces debía apresurarse y entrar y acabar con el troll.

De repente oyeron un ruido tan atronador y desgarrador, como si las paredes y el techo se estuvieran derrumbando.

—¡Puaj! ¡Puaj! Huelo sangre y huesos cristianos en mi casa—, dijo el troll, olfateando con sus nueve narices.

—¡Sí, nunca vi algo así! Hace un momento pasó por aquí un cuervo y dejó caer un hueso humano por la chimenea. Lo tiré fuera, pero el cuervo lo trajo de vuelta, y así continuó por algún tiempo—, dijo la Princesa; pero por fin consiguió enterrarla, dijo, y había barrido y limpiado el lugar, pero supuso que todavía olía.

—Sí, puedo olerlo bien—, dijo el troll.

—Ven aquí y acuéstate en mi regazo y te rascaré las cabezas—, dijo la princesa. —El olor desaparecerá cuando te despiertes.

Él así lo hizo, y cuando él roncaba con fuerza ella puso taburetes y cojines debajo de las cabezas para poder alejarse a llamar a las gallinas. Entonces el soldado entró en calcetines y golpeó al troll, de modo que ocho de las cabezas cayeron de un solo golpe. Pero la espada era demasiado corta y no llegaba lo suficientemente lejos. La novena cabeza se despertó y empezó a rugir.

—¡Puaj! ¡Puaj! Huelo a cristiano.

—Sí, aquí está—, respondió el soldado, y antes de que el troll pudiera levantarse y agarrarlo, el soldado le asestó otro golpe y la última cabeza rodó por el suelo.

Puedes imaginar lo contentas que se sintieron las princesas ahora que ya no tenían que sentarse y rascarles las cabezas a los trolls. No sabían cómo podrían hacer lo suficiente por aquel que los había salvado. La princesa más joven se quitó el anillo de oro y se lo anudó en el pelo. Luego se llevaron todo el oro y la plata que pensaron que podían llevar y emprendieron el camino a casa.

Tan pronto como tiraron de la cuerda, el capitán y el teniente levantaron a las princesas, una tras otra. Pero cuando estuvieron a salvo, el soldado pensó que era una tontería por su parte no haber subido antes que las princesas, porque no tenía mucha fe en sus camaradas. Pensó que primero los probaría, así que puso un pedazo trozo de oro en la canasta y se apartó del camino. Cuando la cesta estuvo a mitad de altura cortaron la cuerda y el trozo de oro cayó al fondo con tal estrépito que los pedazos volaron alrededor de sus orejas.

—Ahora nos hemos librado de él—, se dijeron, y amenazaron con la vida a las Princesas si no decían que fueron ellas quienes las habían salvado de los trolls. Se vieron obligados a aceptar esto, muy en contra de su voluntad, y especialmente la princesa más joven; pero la vida era preciosa, y por eso los dos más fuertes se salieron con la suya.

Cuando el capitán y el teniente regresaron a casa con las princesas, puedes estar seguro de que hubo gran regocijo en el palacio. El Rey estaba tan contento que no sabía sobre qué pierna apoyarse. Sacó su mejor vino de su alacena y dio la bienvenida a los dos oficiales. Si nunca antes habían sido honrados, ahora lo eran en toda su extensión, y no nos engañemos, anduvieron pavoneándose todo el día, como si fueran gallos de pelea, pues ahora iban a tener al Rey por suegro. Porque se entendieron que cada uno debería tener la princesa que quisiera y la mitad del reino entre ellos. Ambos querían a la Princesa más joven, pero por mucho que rezaron y amenazaron fue inútil, ella no les quería escuchar.

Luego le preguntaron al rey si podrían tener doce hombres para velar por ella; estaba tan triste y melancólica desde que había estado en la montaña que temieron que pudiera contar la verdad.

Sí, es posible que lo hubieran hecho, y el propio rey dijo a la guardia que debían cuidarla bien y seguirla dondequiera que fuera y estuviera.

Luego comenzaron a preparar la boda de las dos hermanas mayores; Debería ser una boda como nunca antes se había oído ni hablado, y la elaboración de cerveza, el horneado y la matanza no tendrían fin.

Mientras tanto, el soldado caminaba y paseaba por el otro mundo. Le parecía difícil no ver más gente ni la luz del día, pero algo tendría que hacer, pensó, y por eso recorrió el palacio de los trolls.

Durante muchos días fue de habitación en habitación y abrió todos los cajones y armarios y buscó en los estantes y miró todas las cosas hermosas que había allí. Por fin llegó a un cajón de una gran mesa, en el que había una llave de oro. Probó con esta llave todas las cerraduras que pudo encontrar, pero no había ninguna que encajara hasta que llegó a un pequeño armario encima de una cama, y en él encontró un viejo silbato oxidado. «Me pregunto si habrá algún sonido en ello”, pensó, y se lo llevó a la boca. Apenas hubo soplado, oyó un silbido y un zumbido de todas partes, y una gran bandada de pájaros descendió y sobrevolaron el campo, ennegreciendo el campo en que se asentaron.

—¿Qué quiere nuestro amo hoy?— preguntaron los pájaros.

—Me gustaría saber cómo podría volver a subir a la tierra —, dijo el soldado a los pájaros.

—Amo —, respondieron los pájaros —. No sabemos cómo volver a subir a la tierra, pero nuestra madre aún no ha llegado. Si ella no puede ayudarle, nadie podrá.

Entonces silbó de nuevo, y al poco oyó algo batir sus alas a lo lejos, y luego empezó a soplar con tanta fuerza que fue arrastrado entre las casas como una brizna de heno por el patio, y si no se hubiera agarrado a la valla, sin duda habría quedado impresionado por completo.

Un águila grande, más grande de lo que puedas imaginar, descendió en picado frente a él.

—Vienes muy bruscamente—, dijo el soldado.

—Como silbas, así vengo—, respondió el águila.

Entonces él le preguntó si conocía algún medio por el cual pudiera alejarse del mundo en el que se encontraban.

—No podrás salir de aquí a menos que sepas volar—, dijo el águila, —pero si matas doce bueyes para mí, para que pueda tener una comida realmente buena, intentaré ayudarte. ¿Tienes un cuchillo?

—No, pero tengo una espada—, dijo.

El soldado mató los bueyes y, cuando el águila se hubo tragado los doce bueyes, le pidió al soldado que matara uno más para alimentarse durante el viaje.

—Cada vez que me quede boquiabierta —,dijo el águila — deberás apresurarte y arrojarme un trozo de buey a la boca. De lo contrario no podré llevarte a la tierra.

Él hizo lo que ella le pedía: le colgó dos grandes bolsas de carne alrededor del cuello y se sentó entre sus plumas. Entonces el águila comenzó a batir sus alas y se fueron por el aire como el viento. El soldado, con gran esfuerzo se afanó al águila y aguantó su vuelo, pero el mayor reto fue lograr arrojar los trozos de carne a la boca del águila cada vez que ésta la abría.

Por fin empezó a amanecer, y el águila estaba entonces casi exhausta y empezó a batir sus alas, pero el soldado estaba preparado, agarró el último cuarto trasero y se lo arrojó. Luego ella cobró fuerzas y lo trajo a la tierra.

Después de sentarse y descansar un rato en lo alto de un gran pino, se puso de nuevo en camino con él, a tal paso que por mar y por tierra se veían relámpagos por dondequiera que iban.

Cerca del palacio, el soldado se bajó y el águila voló de nuevo a casa, pero primero ella le dijo que si en algún momento la necesitaba, sólo tenía que tocar el silbato y ella estaría allí de inmediato.

Mientras tanto todo estaba listo en palacio, y se acercaba el momento en que el capitán y el teniente se casarían con las dos princesas mayores, las cuales, sin embargo, no eran mucho más felices que su hermana menor. Apenas pasaba un día sin que llorasen por el soldado y por sus futuros matrimonios, y cuanto más se acercaba el día de la boda, más se entristecían.

Por fin el rey preguntó qué les pasaba, pensó que era muy extraño que no estuvieran alegres y felices ahora que habían sido liberadas e iban a casarse con sus héroes. Tenían que dar alguna respuesta, por lo que la hermana mayor dijo que nunca más serían felices a menos que pudieran conseguir las fichas con las que habían jugado en la montaña azul.

Eso, pensó el rey, podría lograrse fácilmente, por lo que envió un mensaje a los mejores y más inteligentes orfebres del país para que hicieran estas fichas para las princesas. Por mucho que lo intentaron, no hubo nadie que pudiera hacerlos.

Todos los orfebres habían acudido al palacio excepto uno, que era un hombre anciano y enfermo que hacía muchos años que no había hecho ningún trabajo excepto encargos ocasionales, con los que apenas podía mantenerse con vida.

El soldado se acercó a el anciano orfebre y le pidió ser aprendiz. El anciano se alegró mucho de recibir al aprendiz, pues hacía muchos días que no tenía aprendiz. Sacó una petaca de su arcón y se sentó a beber con el soldado. Al poco tiempo la bebida se le metió en la cabeza, y cuando el soldado vio la embriaguez del anciano, lo convenció de que fuera a palacio y le dijera al rey que se encargaría de hacer las fichas para las princesas.

Estaba dispuesto a hacerlo en el acto; había hecho cosas más hermosas y grandiosas en su época, dijo. Cuando el rey escuchó que había alguien afuera que podía hacer las damas, no tardó en salir.

—¿Es verdad lo que dices, que puedes hacer las fichas que mis hijas quieran?— preguntó.

—Sí, no es mentira—, dijo el orfebre, del que él respondería.

—¡Esta bien!— dijo el Rey. —Aquí está el oro para hacer el juego, pero si no lo logras, perderás la vida, ya que has venido y te has ofrecido, y en tres días deben estar terminados.

A la mañana siguiente, cuando el orfebre ya había dormido para recuperarse de los efectos de la bebida, no se sentía tan seguro del trabajo. Se lamentó y lloró e hizo estallar a su aprendiz, que lo había metido en tal lío mientras estaba borracho. Lo mejor sería acabar de inmediato, dijo, porque no había esperanza para su vida, cuando los mejores y más grandes orfebres no podían hacer tales fichas, ¿era probable que él pudiera hacerlo?

—No te preocupes por eso—, dijo el soldado, —pero déjame tener el oro y prepararé las fichas a tiempo. Sólo debo tener una habitación para mí solo para trabajar—, dijo. El orfebre le dio la habitación y agradeció el trato.

El tiempo pasó, y el soldado no hizo más que holgazanear, y el orfebre empezó a quejarse porque no quería empezar con el trabajo.

—No te preocupes por eso—, dijo el soldado, —¡hay tiempo de sobra! Si no estás satisfecho con lo que te he prometido, será mejor que los hagas tú mismo—.

Lo mismo sucedió ese día y el siguiente y el siguiente. Y como el herrero no oyó ni martillo ni lima en la habitación del soldado ni si quiera el último día, se dio por perdido. Ahora era inútil todo, y sólo quedaba pensar cómo salvar la vida.

Pero cuando llegó la noche, el soldado abrió la ventana y tocó el silbato. Entonces se acercó el águila y le preguntó qué quería.

—Esas fichas de oro, que tenían las Princesas en la montaña azul—, dijo el soldado. —Pero supongo que querrás comer algo primero. Tengo dos cadáveres de buey preparados para ti en el pajar de allá, será mejor que los termines—, dijo. Cuando el águila hubo terminado de comer, no se demoró, y mucho antes de que saliera el sol ya estaba de nuevo con las fichas del juego. Luego el soldado los puso debajo de la cama y se acostó a dormir.

A la mañana siguiente, temprano, vino el orfebre y llamó a su puerta.

—¿Qué buscas ahora otra vez?— preguntó el soldado. —¡Dios lo sabe! Ya tienes bastante prisa durante el día. Si uno no puede tener paz cuando está en la cama, ¿Quién podría ser un aprendiz aquí? —dijo el.

Ni orar ni rogar ayudaron en ese momento. El orfebre debía entrar, y lo haría, y por fin el soldado le dejó entrar.

Y entonces, vio las fichas, comprobó el maravilloso trabajo que había hecho el aprendiz, y sus lamentos terminaron.

Pero aún más contentas que el orfebre se sintieron las princesas cuando éste llegó a palacio con las fichas del juego, y la más contenta de todas fue la princesa más joven.

—¿Los has hecho tú mismo?— preguntó ella.

—No, si debo decir la verdad, no soy yo—, dijo, —sino mi aprendiz, quien los ha hecho.

—Me gustaría ver a ese aprendiz—, dijo la princesa. — De hecho, las tres queremos verlo.

El rey, al ver el entusiasmo de sus hijas dijo:

—Si valoras tu vida, tendrás que traer a tu aprendiz.

Cuando el orfebre regresó a su casa y le contó al soldado, este le respondió:

—No tengo miedo ni de las mujeres ni de los abuelos, y si para ellos resulta divertido mirar mis harapos, pronto tendrían ese placer.

Cuando entró en el palacio, la princesa más joven lo reconoció al instante. Empujó a los soldados a un lado y corrió hacia él, le tendió la mano y le dijo:

—Buenos días y muchas gracias por todo lo que has hecho por nosotros. Es él quien nos liberó de los trolls en la montaña—, le dijo al Rey. —¡Él es el que tendré como esposo!— y luego le quitó la gorra y les mostró el anillo que le había atado al pelo.

Pronto se supo cómo se habían comportado el capitán y el teniente, por lo que tuvieron que pagar con la vida el castigo de su traición, y ese fue el fin de su grandeza.

Pero el soldado consiguió la corona de oro y la mitad del reino, y se casó con la princesa más joven.

En la boda bebieron y festejaron bien y durante mucho tiempo; todos podrían darse un festín, incluso si no pudieran encontrar a las princesas, y si aún no han comido ni bebido, deben seguir haciéndolo todavía.

Cuento popular noruego recopilado y adaptado Norwegian Folktales, de Peter Christen Asbjørnsen and Jørgen Moe

Edward Matthew Hale Las tres princesas
Edward Matthew Hale, Las tres princesas

Jørgen Moe (1813-1882) fue un obispo, folclorista, escritor y poeta noruego.

Autor de cuentos populares que editó junto con Peter Christen Asbjørnsen.

Peter Christen Asbjørnsen (1812-1885). Fue un escritor folclorista y científico noruego. Trabajó como jefe forestal.

Junto con Jørgen Moe, recopiló leyendas y cuentos populares noruegos

Scroll al inicio