la mujer pirata

Anne Boney, la mujer Pirata

Leyenda
Leyenda

Esta mujer era originaria de la ciudad de Cork. Su padre era abogado y gracias a su actividad empresarial alcanzó una considerable respetabilidad en ese lugar. Anne fue fruto de una relación ilícita con su propia sirvienta, con quien más tarde se fugó a América, dejando a su esposa en este país.

Se instaló en Carolina y siguió su propia profesión, pero pronto se convirtió en comerciante y amasó una propiedad considerable. Allí vivió con su sirvienta en calidad de esposa, pero ella se estaba muriendo y su hija se ocupaba de los asuntos domésticos.

Durante su residencia con su padre, se suponía que tenía una fortuna considerable y, en consecuencia, se dirigían a ella jóvenes de posición respetable en la vida. Sin embargo, le sucedió a ella, como a muchas otras de su sexo, que sus sentimientos y no sus intereses la determinaron en la elección de marido: se casó con un joven marinero sin un solo chelín.

El padre avaro se enfureció tanto que, sordo a los sentimientos de un padre, echó a su propio hijo de su casa. Ante este trato cruel de su padre y la decepción de su fortuna, Ana y su marido zarparon hacia la isla de Providencia, con la esperanza de conseguir empleo.

Ella, sin embargo, desempeñó un papel muy diferente al del carácter de una mujer virtuosa. Dejó a su marido y fijó su afecto en el capitán Rackham, con quien se fugó.

Se había disfrazado con ropas de hombre para evitar que la descubrieran; pero como quedó embarazada, el capitán la dejó en tierra y la confió al cuidado de unos amigos hasta que se recuperó, cuando volvió a acompañarlo, disfrazada como antes, en todas sus expediciones piratas.

Tras la proclamación del rey, ofreciendo perdón a todos los piratas que se entregaran, él, entre otros, se entregó y se dedicó al negocio del corso. Sin embargo, pronto aprovechó la oportunidad de regresar a su empleo favorito.

En todas sus hazañas favoritas, Ana lo acompañó y mostró el mayor coraje e intrepidez. Cuando su barco fue capturado, Anne, otra mujer y un marinero fueron los últimos tres que permanecieron a bordo; el capitán Rackham había encontrado previamente medios para escapar en tierra, pero fue detenido y enviado a prisión.

Ana era conocida por muchos de los plantadores de la isla de Jamaica, a cuyo lugar fue trasladada, quienes recordaron haberla visto en la casa de su padre y estaban dispuestos a interceder en su favor. Su conducta sin principios al dejar a su propio marido y formar una conexión ilícita con el capitán Rackham tendió a hacerlos menos activos a su favor.

Gracias a un favor especial, a Rackham se le permitió visitarla el día antes de su ejecución, pero en lugar de darle el pésame por su duro destino, como era de esperar, ella sólo observó que lamentaba verlo allí, pero si había luchado como un hombre, no era necesario que lo hubieran ahorcado como a un perro.

Al estar embarazada, permaneció en prisión hasta su recuperación, fue indultada y puesta en libertad. Se reconcilió con su padre gracias al interés de algunos amigos y vivió una buena vida para siempre.

Leyenda anónima irlandesa

libro de cuentos

Los cuentos populares, las leyendas, las fábulas, la mitología…, son del pueblo.

Son narraciones que se han mantenidos vivas transmitiéndose oralmente, por las mismas personas del pueblo. Por ello no tienen dueño, sino que pertenecen a las gentes, a la folclore, a las distintas culturas, a todos.

En algún momento, alguien las escribe y las registra, a veces transformándolas, a veces las mantiene intactas, hasta ese momento, son voces, palabras, consejos, cosas que «decía mi abuelo que le contaba su madre…»

Scroll al inicio