pintosmalto, Warwick Goble

Pintosmalto

Hechicería
Hechicería
Amor
Amor
Criaturas fantásticas
Criaturas fantásticas

Siempre ha sido más difícil para un hombre conservar que conseguir; porque en un caso ayuda la fortuna, que a menudo favorece la injusticia, pero en el otro caso se requiere sentido común. Por lo tanto, frecuentemente encontramos que una persona deficiente en inteligencia se hace rica y luego, por falta de sentido común, cae hasta el fondo; como veréis claramente en la historia que os voy a contar, si sois rápidos de comprensión.

Un comerciante tenía una vez una hija única, a quien deseaba mucho ver casada; pero cada vez que tocaba esta nota, la encontraba a cien millas de distancia del tono deseado, porque la tonta muchacha nunca consentiría en casarse y, en consecuencia, el padre era el hombre más infeliz y miserable del mundo. Ahora sucedió un día que iba a una feria; Entonces le preguntó a su hija, que se llamaba Betta, qué le gustaría que le llevara a su regreso. Y ella dijo: «Papá, si me quieres, tráeme medio quintal de azúcar de Palermo, y otro tanto de almendras dulces, con cuatro o seis botellas de agua perfumada, y un poco de almizcle y ámbar, también cuarenta perlas, dos zafiros, algunos granates y rubíes, con algún hilo de oro, y sobre todo una artesa y una paleta pequeña de plata. Su padre se sorprendió ante esta exigencia extravagante, pero no rechazó a su hija; Entonces fue a la feria y a su regreso le trajo todo lo que ella había pedido.

Tan pronto como Betta recibió estas cosas, se encerró en una cámara y comenzó a hacer una gran cantidad de pasta de almendras y azúcar, mezclada con agua de rosas y perfumes, y se puso a trabajar para formar un bellísimo joven, haciéndole el pelo. de hilo de oro, sus ojos de zafiros, sus dientes de perlas, sus labios de rubíes; y ella le dio tanta gracia que sólo le faltaba la palabra. Cuando hubo hecho todo esto, habiendo oído decir que por las oraciones de cierto rey de Chipre una vez una estatua había cobrado vida, oró a la diosa del Amor durante tanto tiempo que por fin la estatua comenzó a abrir los ojos; y aumentando sus oraciones, empezó a respirar; y después de respirar, salieron las palabras; y por fin, soltando todos sus miembros, comenzó a caminar.

Con una alegría mucho mayor que si hubiera ganado un reino, Betta abrazó y besó al joven, y tomándolo de la mano, lo condujo ante su padre y le dijo: «Mi señor y padre, siempre me has dicho que deseabas verme casada, y para agradaros he elegido ahora un marido conforme a mi corazón. Cuando su padre vio salir del cuarto de su hija al apuesto joven, a quien no había visto entrar, se quedó asombrado, y al ver tanta belleza, que la gente hubiera pagado medio penique por cabeza para contemplarla, consintió en que el matrimonio debe realizarse. Se hizo entonces un gran banquete, en el cual, entre las demás damas presentes, apareció una gran Reina desconocida, la cual, al ver la belleza de Pintosmalto (pues así le llamaba Betta), se enamoró perdidamente de él. Ahora Pintosmalto, que sólo tres horas antes había abierto los ojos a la maldad del mundo, y era inocente como un niño, acompañó hasta las escaleras a los desconocidos que habían venido a celebrar sus nupcias, como le había dicho su novia; y cuando hizo lo mismo con esta Reina, ella lo tomó de la mano y lo condujo tranquilamente a su coche, tirado por seis caballos, que estaba en el patio; Luego, llevándolo dentro, ordenó al cochero que se marchara a su país.

Después de que Betta había esperado en vano un rato esperando que Pintosmalto regresara, mandó bajar al patio para ver si estaba hablando con alguien allí; luego mandó subir a la azotea a ver si había ido a tomar aire; pero al no encontrarlo en ninguna parte, inmediatamente imaginó que, a causa de su gran belleza, se lo habían robado. Entonces ordenó que se hicieran las proclamas habituales; pero al fin, como no llegaban noticias de él, tomó la resolución de ir por todo el mundo a buscarlo, y vistiéndose como una pobre muchacha, emprendió su camino. Después de algunos meses llegó a casa de una buena anciana, quien la recibió con gran amabilidad; y cuando escuchó la desgracia de Betta, se compadeció de ella y le enseñó tres dichos. La primera fue: «¡Tricche varlacche, en casa llueve!» el segundo, «¡Anola tranola, suena la fuente!»; el tercero, «¡Scatola matola, el sol brilla!», diciéndole que repitiera estas palabras siempre que estuviera en problemas, y que le serían de gran utilidad.

Betta se maravilló mucho ante este presente de paja, sin embargo se dijo: «El que sopla en tu boca no quiere verte muerta, y la planta que echa raíces no se seca; todo tiene su utilidad; quién sabe qué buena suerte». puede estar contenido en estas palabras?» Dicho esto, dio las gracias a la anciana y emprendió su camino. Y después de un largo viaje llegó a una hermosa ciudad llamada Monte Redondo, donde fue directa al palacio real, y pidió por amor del Cielo un pequeño refugio en el establo. Entonces las damas de la corte ordenaron que le dieran una pequeña habitación en la escalera; y estando allí sentada la pobre Betta vio pasar a Pintosmalto, de lo cual fue tanta su alegría, que estuvo a punto de resbalarse del árbol de la vida. Pero viendo el problema en que se encontraba, Betta quiso hacer prueba del primer dicho que le había dicho la anciana; y apenas repitió las palabras: «¡Tricche varlacche, en casa llueve!» Entonces al instante apareció ante ella un hermoso carruaje de oro adornado con joyas, que recorría la cámara y era una maravilla de contemplar.

Cuando las damas de la corte vieron este espectáculo fueron y se lo dijeron a la Reina, quien sin pérdida de tiempo corrió a la cámara de Betta; y cuando vio el hermoso carruaje, preguntó si quería venderlo y se ofreció a darle todo lo que le pidiera. Pero Betta respondió que, aunque era pobre, no lo vendería ni por todo el oro del mundo, pero que si la Reina deseaba el pequeño carruaje debía permitirle pasar una noche en la puerta de la cámara de Pintosmalto.

La Reina quedó asombrada de la locura de la pobre muchacha, que aunque estaba toda andrajosa, renunciaba a tales riquezas por un simple capricho; sin embargo, resolvió tomar el buen bocado que le ofrecían y, dándole a Pintosmalto un somnífero, satisfacer a la pobre muchacha, pero pagándole con malas monedas.

Tan pronto como llegó la noche, cuando iban a pasar revista las estrellas del cielo y las luciérnagas de la tierra, la Reina dio un somnífero a Pintosmalto, el cual hizo todo lo que le dijo, y lo mandó a la cama. Y apenas se hubo arrojado sobre el colchón, se quedó profundamente dormido como un lirón. La pobre Betta, que aquella noche pensaba contar todas sus pasadas desgracias, viendo ahora que no tenía audiencia, se puso a lamentarse sin medida, culpándose de todo lo que había hecho por él; y la infeliz muchacha nunca cerró la boca, ni el dormido Pintosmalto abrió jamás los ojos, hasta que apareció el Sol con el agua regia de sus rayos para separar las sombras de la luz, cuando descendió la Reina, y tomando a Pintosmalto de la mano, Le dijo a Betta: «Ahora siéntete contento».

«¡Que tengas ese contenido todos los días de tu vida!» respondió Betta en voz baja; «Porque he pasado una noche tan mala que no la olvidaré pronto».

La pobre muchacha, sin embargo, no pudo resistir su anhelo y resolvió probar el segundo dicho; entonces repitió las palabras: «¡Anola tranola, la fuente suena!» y al instante apareció una jaula de oro, con un hermoso pájaro hecho de piedras preciosas y oro, que cantaba como un ruiseñor. Cuando las señoras vieron esto, fueron y se lo contaron a la Reina, que deseaba ver el pájaro; Luego hizo la misma pregunta que sobre el pequeño entrenador, y Betta dio la misma respuesta que antes. Entonces la Reina, que se dio cuenta de lo tonta que era Betta, prometió acceder a su petición y se llevó la jaula con el pájaro. Y tan pronto como llegó la noche, le dio a Pintosmalto un somnífero como antes, y lo mandó a dormir. Cuando Betta vio que dormía como un muerto, comenzó de nuevo a llorar y a lamentarse, diciendo cosas que habrían movido a compasión a un pedernal; y así pasó otra noche, llena de angustia, llorando y lamentándose y tirándose de los cabellos. Pero tan pronto como se hizo de día, la Reina vino a buscarla cautiva y dejó a la pobre Betta en pena y tristeza, y mordiéndose las manos con irritación por el truco que le habían jugado.

Por la mañana, cuando Pintosmalto fue a un jardín fuera de la puerta de la ciudad a arrancar unos higos, se encontró con un zapatero, que vivía en una habitación cerca de donde yacía Betta y no había perdido una palabra de todo lo que había dicho. Luego le contó a Pintosmalto el llanto, lamento y llanto de la infeliz mendiga; y cuando oyó esto Pintosmalto, que ya comenzaba a tener un poco más de sensatez, adivinó cómo estaban las cosas, y resolvió que, si le ocurría lo mismo, no bebería lo que la Reina le daba.

pintosmalto, Warwick Goble
pintosmalto, Warwick Goble

Betta ahora deseaba hacer la tercera prueba, por lo que dijo las palabras: «¡Scatola matola, el sol brilla!» y al instante aparecieron gran cantidad de telas de seda y oro, y pañuelos bordados, con una copa de oro; en definitiva, la propia Reina no habría podido reunir tantos bellos adornos. Cuando las señoras vieron estas cosas, se las dijeron a su ama, quien se esforzó en conseguirlas como había hecho con las demás; pero Betta respondió como antes, que si la Reina deseaba tenerlos debía dejarla pasar la noche en la puerta de la cámara. Entonces la Reina se dijo: «¿Qué puedo perder satisfaciendo a esta tonta para obtener de ella estas cosas hermosas?» Así que tomando todos los tesoros que Betta le ofrecía, tan pronto como apareció la Noche, liquidado el instrumento de la deuda contraída con Sueño y Reposo, dio el somnífero a Pintosmalto; pero esta vez no lo tragó y, disculpándose para salir de la habitación, lo escupió de nuevo y luego se fue a la cama.

Betta volvió a empezar la misma melodía, contando cómo lo había amasado con sus propias manos con azúcar y almendras, cómo había hecho su cabello de oro, y sus ojos y boca de perlas y piedras preciosas, y cómo él estaba en deuda con ella. por su vida, que los dioses le habían concedido a sus oraciones, y por último cómo se la habían robado, y ella había ido a buscarlo con tanto trabajo y trabajo. Luego pasó a contarle cómo había velado dos noches a la puerta de su habitación, y para poder hacerlo había entregado dos tesoros, y sin embargo no había podido oír una sola palabra de él, de modo que esto fue la última noche de sus esperanzas y la conclusión de su vida.

Cuando Pintosmalto, que había estado despierto, oyó estas palabras, y recordó como en un sueño todo lo que había pasado, se levantó y la abrazó; y como la Noche acababa de salir con su máscara negra para dirigir la danza de las Estrellas, entró muy silenciosamente en la cámara de la Reina, que estaba en un sueño profundo, y le quitó todas las cosas que le había quitado a Betta. , y todas las joyas y el dinero que había en un escritorio, para compensar sus problemas pasados. Luego, regresando con su esposa, partieron en esa misma hora y viajaron y siguieron hasta llegar a la casa de su padre, donde lo encontraron vivo y sano; y de la alegría de volver a ver a su hija quedó como un niño de quince años. Pero como la reina no encontró ni a Pintosmalto, ni a la mendiga, ni las joyas, se rasgó el cabello y rasgó sus vestidos, y recordó el dicho:

«El que engaña no debe quejarse si lo engañan.»

Cuento popular recopilado por Giambattista Basile (1566-1632), Pentamerón, el cuento de los cuentos

Giambattista-Basile

Giambattista Basile (1566-1632). Giovanni Battista Basile fue un escritor napolitano.

Escribió en diversos géneros bajo el seudónimo Gian Alesio Abbattutis. Recopiló y adaptó cuentos populares de tradición oral de origen europeo, muchos de los cuales fueron posteriormente adaptados por Charles Perrault y los hermanos Grimm.

Scroll al inicio