palacio , las mil y una noches

El hombre que robó el plato de oro en el que comía el perro

Sabiduría
Cuentos con Sabiduría

Había una vez un hombre que estaba abrumado por una deuda y ya no sabía que hacer, de modo que dejó a su pueblo y a su familia y marchó a su suerte.

Siguió vagando al azar hasta que llegó a una ciudad de altos muros con una construcción espléndida y entró en ella en un estado de miseria y desesperación, carcomido por el hambre y agotado por el arduo viaje.

Al pasar por una de las calles, vio pasar una compañía de nobles. Así que los siguió hasta que entraron en una casa que parecía un palacio real. Entró con ellos, y no se detuvieron hasta que llegaron ante la presencia de un hombre del aspecto más digno y majestuoso, sentado en el extremo superior de un salón y rodeado de pajes y sirvientes, como si fueran hijos de los visires, quien, cuando vio a los visitantes, se levantó y los recibió con honor. Pero el pobre, confundido por la belleza del lugar y la multitud de sirvientes, retrocedió, asustado y perplejo, se sentó aparte en un lugar alejado, donde nadie pudiera verlo.

Al cabo de un rato, entró un hombre con cuatro perros de caza, vestido con diversas clases de seda y brocados, y con collares de oro en el cuello con cadenas de plata, y ató a cada perro en un lugar reservado para él. Después de esto salió y regresó con cuatro platos de oro, llenos de ricas carnes, de los cuales puso uno delante de cada perro. Entonces se fue y los dejó comiendo.

Mientras, el pobre comenzaba a mirar la comida de los perros por el hambre que tenía, y de buena gana se habría acercado a uno de los perros y comido con él, pero el miedo a ellos lo detuvo. En ese momento uno de los perros lo miró y Dios Altísimo le inspiró pena ver al pobre hombre con tanta hambre. Entonces se apartó del plato e hizo una seña al hombre, que vino y comió hasta quedar satisfecho. Tras comer, el hombre se habría retirado, pero el perro empujó el plato hacia él con la pata, haciéndole señas para que lo cogiera y lo que quedaba en él para él. Entonces el hombre tomó el plato y saliendo de la casa, se fue, y nadie lo seguió.

Luego viajó a otra ciudad, donde vendió el plato y, compró bienes por lo que obtuvo, después regresó a su pueblo. Allí vendió sus acciones y pagó sus deudas; y prosperó y se hizo rico.

Después de algunos años, se dijo: «Debería ir a la ciudad del dueño del plato que el perro me regaló, y pagarle su precio, junto con un regalo hermoso y adecuado».

Tomó el precio del plato y un presente adecuado y partió.

Caminó noche y día, hasta llegar a la ciudad y entrando, fue derecho al lugar donde había estado la casa del hombre; pero he aquí que allí no encontró más que ruinas desmoronadas y viviendas arrasadas, sobre las cuales graznaba un cuervo. El lugar estaba desierto y los alrededores no tenían nada que ver con lo que él conoció. Ante esto, se turbó su corazón y su alma, y repitió las palabras de aquel que dice:

Los aposentos privados están desprovistos de todo su tesoro oculto, como corazones del temor de Dios y de las virtudes de antaño.
Cambiado está el valle, y extrañas para mí son sus gacelas, y aquellas que conocí de antaño, sus dunas, ya no existen.

Y los de otro:

El fantasma de Saada vino a mí de noche, cerca del amanecer, y me despertó, mientras mis compañeros dormían todos en el desierto.
Pero cuando desperté al sueño de la noche que vino a visitarme, encontré el aire vacío y el lugar habitual de nuestro encuentro lejano.

Cuando vio lo que la mano del tiempo había hecho con el lugar, dejando sólo rastros de las cosas que habían sucedido en el pasado, el testimonio de sus ojos hizo innecesario que investigara el caso. Entonces se dio la vuelta y, viendo a un hombre desdichado, en una situación que hacía temblar la piel y habría conmovido la misma roca, le dijo:

—¡Harkye, señor! ¿Qué han hecho el tiempo y la fortuna con el dueño de este lugar? ¿Dónde están sus brillantes lunas llenas y sus espléndidas estrellas; y cuál es la causa de la ruina que ha caído sobre su morada, de modo que sólo quedan sus muros?

El otro respondió:

—Él es el miserable que ahora ves ante ti lamentándose de su sino. ¿No conoces las palabras del Profeta, a quien Dios bendiga y preserve, en las que hay una lección para quien se beneficiará de ellas y una amonestación para quien se deje guiar por el camino correcto? En verdad, el camino de Dios Altísimo es no levantar nada de este mundo, sin que Él lo vuelva a derribar. Si preguntas la causa de esto, en verdad, no es de extrañar, considerando las vicisitudes de la fortuna. Yo era el amo de este lugar y su constructor y fundador y dueño y señor de sus brillantes lunas llenas y radiantes damiselas y de todas sus espléndidas circunstancias y magnífica guarnición; pero la Fortuna se volvió y me quitó las riquezas y los servidores, abrumándome sin darme cuenta con desastres imprevistos y llevándome a esta lamentable situación. Pero es necesario que haya alguna razón para esta pregunta: dímelo y deja de preguntarte.

Entonces el otro le contó toda la historia, muy preocupado por lo que había oído y visto, y añadió:

—Te he traído un regalo tal como el alma desea, y el precio de tu plato de oro que tomé; porque fue la causa de que me hiciera rico, después de la pobreza, y de que me restableciera mi morada, después de la desolación, y de que se me quitaran mis problemas y mis apuros.

Pero el pobre meneó la cabeza, gimiendo y llorando y lamentándose, y respondió:

—Oh hombre, me parece que estás loco; porque ésta no es la costumbre de un hombre de entendimiento. ¿Cómo podría un perro mío regalarte un plato de oro y yo recuperar su precio? ¡Esto fue realmente algo extraño! ¡Por Allah, si estuviera en la más extrema miseria y malestar, no aceptaría de ti nada, no, ni siquiera el valor de cortarme unas uñas! Así que regresa al lugar de donde viniste, sano y salvo.

El mercader le besó los pies y, despidiéndose de él, volvió por donde había venido, alabándole y recitando el siguiente verso:

Los hombres y los perros se fueron y desaparecieron todos. ¡Paz a los hombres y a los perros, pase lo que pase!

Cuento popular árabe, recopilado en Las mil y una noches

palacio Las Mil y una Noches

Las mil y una noches es una recopilación medieval anónima de cuentos tradicionales de Oriente Próximo en árabe, durante la Edad de Oro del islam.
La obra fue aumentando durante el transcurso de varios siglos con las contribuciones de diferentes escritores y traductores de Asia Occidental, Asia Central, Asia Meridional y el norte de África.

La historia central muestra como Scheherezade transforma a esposo, el sultán Shahriar, contándole un bello cuento cada noche durante mil y una noches.

Scroll al inicio