las tres hilanderas

Las hilanderas de oro

Cuentos con Magia
Cuentos con Magia
Mitología
Mitología

El cuento de las hilanderas de oro, es una referencia a la mitología de Estonia, a las hijas adoptivas del infierno, que están allá cautivas y tienen que hilar día y noche sin parar.

Cuento de Las Hilanderas de Oro

Quiero contarles una hermosa historia de la herencia de la antigüedad, que sucedió cuando Angers todavía resonaba a la antigua usanza, con el mismo lenguaje de la sabia naturaleza de los cuadrúpedos y los emplumados.

Érase una vez en lo más profundo de un bosque, una anciana coja con tres hijas pequeñas, cuya cabaña estaba escondida en la espesura de la naturaleza. Las hijas florecieron como hermosas flores alrededor del muñón marchito de su madre; La hermana menor era particularmente hermosa y delicada como un frijol. Pero en aquella soledad no había más espectadores que el sol de día y la luna y los ojos de las estrellas de noche.

»Ardiendo con ojos juveniles
El sol brillaba en su cabello,
Brillaba en las cintas de colores,
Enrojeció los dobladillos coloridos.»

La anciana madre no dejaba que las niñas permanecieran ociosas ni llegaran tarde, sino que las hacía trabajar desde la mañana hasta la tarde. Día tras día se sentaban junto a la rueca e hilaban lino dorado.

Las pobres no tuvieron tiempo de enriquecer la caja de regalo ni el jueves, día en que en el infierno se cocinaba la comida sagrada fortalecedora, ni el sábado por la noche, que es cuando en el infierno reciben los trabajos realizados toda la semana. Y sólo se detenían a menos que la aguja de tejer fuera recogida en secreto al anochecer o a la luz de la luna. Pero, una vez hilado el nudo, inmediatamente se ponía uno nuevo, y además el hilo tenía que quedar perfecto, equilibrado con todos los demás, y fino.

Después, la anciana guardaba el hilo terminado bajo llave en una habitación secreta donde sus hijas no podían poner los pies.

Las hilanderas no sabían cómo llegaba el lino dorado a la casa, ni en qué tipo de tela se hilaba el hilo, la madre nunca dio respuestas a tales preguntas.

Cada verano, dos o tres veces la anciana se iba de viaje, nadie sabía adónde, a veces permanecía fuera más de una semana y siempre regresaba tarde por la noche, de modo que las hijas nunca se enteraban de lo que había traído consigo. Antes de irse, les daba a sus hijas tantos días de trabajo como pensaba ausentarse.

Ahora había llegado el momento en que la anciana quería salir de viaje y a las niñas les dio tarea para hilar durante seis días, y una vez más se enfatizó la vieja advertencia:

—Niñas, no dejen que sus ojos se desvíen y mantengan sus dedos listos para que el hilo del carrete no se rompa, de lo contrario, el brillo de el hilo de oro desaparecería y ¡vuestra suerte también se acabaría!

Las muchachas rieron ante esta enfática advertencia. Antes de que la madre hubiera dado diez pasos desde la casa con su muleta, los tres comenzaron a burlarse.

—No habríamos necesitado esta tonta aclaración que nos repite contínuamente—, dijo la hermana más joven. —El hilo dorado no se rompe al arrancarlo, y mucho menos al hilarlo.

La otra hermana añade: —Es igualmente improbable que se pierda el brillo dorado.

Muchas veces las niñas se burlaban prematuramente de muchas cosas, lo que, después de las risas, finalmente aparecían lágrimas.

Al tercer día de la partida de la madre, ocurrió un incidente inesperado que asustó a las hijas, luego se rieron, y finalmente… sufrieron por ello. Un vástago de Kalew, hijo de un rey, se había desviado de sus compañeros mientras estaba de caza y se había perdido tanto en el bosque, que no pudo escuchar ni los ladridos de los perros ni el sonido de los cuernos, y se perdió. Por mucho que gritó, sólo le respondía su propio eco, o su llamado acababa entre los espesos matorrales.

Cansado y frustrado, el joven finalmente se bajó de su caballo y se puso a descansar a la sombra de un arbusto, mientras el se alimentó de la hierba del monte a su antojo. Cuando el hijo del rey despertó de su siesta, el sol ya estaba bajo. Volvió a buscar el camino, pero una y otra vez fracasó, hasta que finalmente descubrió un pequeño sendero que lo llevó a la cabaña de la anciana coja. Las hijas se sorprendieron cuando de repente vieron al extraño hombre, nunca habían visto a nadie así. Y, cuando terminaron su jornada de trabajo, se pusieron a hablar con el extraño y se hicieron buenos amigos. Disfrutando tanto, que ni si quieran querían ir a descansar. Y cuando las hermanas mayores finalmente se fueron a dormir, la menor todavía estaba sentada en el umbral con el invitado, y esa noche no durmió, sino que permaneció en vela con el príncipe.

Mientras los dos abrían sus corazones y mantenían dulces conversaciones bajo la luz de la luna y las estrellas, los otros cazadores estaban buscando por todo el bosque a su líder. Habían buscado incansablemente por todo el bosque, por todos lados, hasta que la oscuridad de la noche hizo que fuese imposible continuar. Enviaron a dos hombres a la ciudad, para dar la triste noticia, mientras los demás acamparon bajo un abeto de amplias ramas, y así poder continuar la búsqueda en la mañana temprano. El rey inmediatamente había dado órdenes de que a la mañana siguiente se enviara un regimiento a caballo y otro a pie a buscar a su hijo perdido. El largo y ancho bosque alargó la búsqueda hasta el tercer día, y sólo entonces encontraron huellas a primera hora de la mañana, y cuando las siguieron, descubrieron el camino que conducía a la cabaña de la anciana.

El hijo del rey quería quedarse más tiempo en compañía de las muchachas, no tenía ningún deseo de volver a casa. Pero, viendo que ya habían pasados tres días decidió regresar, y antes de partir, le prometió en secreto a la menor que volvería lo antes posible y luego, ya sea por buenos medios o por la fuerza, se la llevaría consigo y la convertiría en su esposa. Aunque las hermanas mayores no habían escuchado esta promesa, el asunto salió a la luz de una manera que nadie hubiera sospechado.

La consternación de la hija menor no fue pequeña cuando, después de que el hijo del rey se hubo marchado, se sentó en la rueca y descubrió que el hilo del carrete se había roto. Se volvieron a atar los extremos del hilo en un nudo cruzado y se hizo que la rueda se moviera más rápidamente para que el trabajo diligente compensara el tiempo perdido en besar al novio. Pero una circunstancia inaudita e inexplicable hizo temblar el corazón de la muchacha: el hilo de oro ya no tenía su antiguo esplendor.

Lo frotó con sus manos, suspiró, sopló, incluso lo mojó con sus lágrimas, pero nada hizo que el hilo recuperara su brillo.

La desgracia salta por la puerta de casa, entra por la ventana y se arrastra por cada rendija que encuentra desbloqueada, dice un viejo dicho sabio, y eso es lo que pasó ahora.

La anciana volvió a casa esa noche.

Cuando entró en la habitación por la mañana, inmediatamente se dio cuenta de que algo malo había sucedido. Su corazón ardía de ira. Hizo que las hijas se presentaran ante ella una por una y exigiera cuentas.

Las chicas no llegaron muy lejos con sus excusas, pues las mentiras tienen patas cortas. La inteligente anciana pronto reveló lo que el gallo del pueblo había cantado a sus espaldas en el oído de la hija menor. La anciana ahora comenzó a maldecir tan horriblemente, como si quisiera oscurecer el cielo y la tierra con sus maldiciones. Finalmente amenazó con romperle el cuello al joven y arrojar su carne a los animales salvajes como alimento si mostraba algún deseo de regresar. La hija menor se puso roja como un cangrejo hervido, no encontró descanso en todo el día y tampoco podía cerrar un ojo por la noche. No paraba de pensar en dar muerte al joven en cuanto regresara.

Temprano en la mañana, mientras la madre y las hijas aún dormían, la hermana menor salió secretamente de la casa para respirar aliviada por el frescor del rocío. Por suerte, cuando era niña había aprendido el lenguaje de los pájaros de la anciana, y eso le resultaba útil ahora. Cerca, en la copa de un abeto, un cuervo estaba sentado desplumándose con el pico. Gritó la niña:

—¡Querido pájaro ligero, el más inteligente de la raza de los pájaros! ¿Quieres ayudarme?

—¿Qué tipo de ayuda quieres?— preguntó el cuervo.

La niña respondió:

—Vuela fuera del bosque por tierra hasta que encuentres una ciudad magnífica con un palacio. Intenta reunirte con el hijo del rey y cuéntale la desgracia que me ha sucedido.

Luego le contó al cuervo la historia en detalle, desde la rotura del hilo hasta la terrible amenaza de la madre, y le pidió al joven que no Quiero volver más. El cuervo prometió cumplir la orden si encontraba a alguien que conociera su idioma e inmediatamente se fue volando.

La madre ya no dejó que su hija menor se sentara ante la rueca, sino que le pidió que desenrollara el hilo. Este trabajo habría sido más fácil para la niña que el anterior, pero las constantes maldiciones y disputas de su madre no la dejaban en paz desde la mañana hasta la noche. Si la doncella intentaba disculparse, las cosas empeoraban aún más. Una vez que la bilis de una mujer se desborda y la ira ha abierto sus mandíbulas, ninguna fuerza puede volver a cerrarlas.

Al anochecer, el cuervo gritó desde las copas de los abetos ¡kraa, kraa! y la muchacha atormentada salió corriendo a oír la noticia. Afortunadamente, el cuervo había encontrado al hijo de un mago del viento en el jardín del rey, y el hijo del mago entendía perfectamente el lenguaje de los pájaros. El pájaro negro le informó del mensaje que la doncella le había confiado y le pidió que informara del asunto al hijo del rey. Cuando el hijo del jardinero le contó todo al hijo del rey, su corazón se entristeció, pero consultó en secreto con sus amigos sobre la liberación de la virgen.

—Dile al cuervo—, ordenó entonces al hijo del mago del viento, —que vuele rápidamente y le diga a la doncella que esté despierta la novena noche, entonces aparecerá un salvador que arrebatará el pastelito de las garras del halcón.

Cuando el cuervo se le acercó, le recompensó con un trozo de carne para fortalecer sus alas y luego lo enviaron de regreso.

La doncella agradeció al pájaro negro por su encargo, pero ocultó que desde lo más profundo de su corazón, intuía que una gran desgracia podría arruinarlo todo, y a medida que se acercaba el noveno día, mayor se hacía esta corazonada.

La novena noche, cuando la anciana madre y sus hermanas se habían ido a descansar, la hermana más joven salió furtivamente de la casa de puntillas y se sentó bajo un árbol en el césped a esperar al novio. La esperanza y el miedo llenaron su corazón al mismo tiempo. El gallo cantó por segunda vez, pero no se oyeron pasos ni llamados desde el bosque. Entre el segundo y tercer canto del gallo, un sonido como el suave pisoteo de los caballos llegó a sus oídos desde la distancia.

Inmediatamente, ella se dejó guiar por aquel ruido y salió rápidamente al encuentro de los que venían, para que no despertara a las que dormían en la casa.

Pronto vio el grupo de guerreros, al frente del cual cabalgaba como líder el propio hijo del rey, el mismo que le hizo la promesa de regresar, que había hecho señales en secreto en los árboles para reconocer el camino de regreso.

Cuando vio a la doncella, saltó de su caballo, y la ayudó a montar con él y luego rápidamente se fue a su palacio. La luna brillaba tanta luz entre los árboles que no perdieron el camino marcado. La luz rosácea del alba había soltado la lengua de los pájaros de todas partes y había despertado su canto. Si la doncella les hubiera prestado atención, hubiera podido entender lo que los pájaros contaban, pero allí en el caballo, sólo tenía oídos para los melosos halagos que brotaban de la boca del hijo del rey. Sólo tenía ojos y oídos para él, quien le pidió que abandonara todos los temores vanos y confiara plenamente en la protección de los guerreros.

Cuando salieron, el sol ya estaba bastante alto.

Por suerte, la anciana madre no se dio cuenta inmediatamente de la fuga de su hija esa mañana, sólo un poco más tarde, cuando encontró el hilo desenrollado, preguntó dónde había ido la hermana menor y ninguna le supo responder. La madre entonces pudo ver las señales de que su hija había escapado, e inmediatamente tomó la traicionera resolución de castigar al fugitivo. Cogió del suelo un puñado de hierbas de bruja mezcladas de nueve tipos diferentes, vertió una sal en ellas y ató todo en un trapo para que se convirtiera en una borla. Luego le lanzó maldiciones e imprecaciones y dejó que la bola de bruja se la llevara el viento mientras cantaba:

«¡Torbellino! ¡da alas!
¡Madre viento! ¡sopla!
Empuja esta pelota hacia adelante
Que corra tan rápido como el viento,
Que vaya allí esparciendo muerte,
¡Vuela con la plaga!

Entre la mañana y el mediodía el hijo del rey y su banda de guerreros llegaron a la orilla de un ancho río sobre el que se construyó un estrecho puente para que los hombres sólo pudieran cruzar uno a la vez. El hijo del rey cabalgaba en medio del puente cuando la bola de brujas llegó con el viento y golpeó al caballo como un tábano. El caballo resopló asustado, de repente se puso de pie sobre sus patas traseras y, antes de que alguien pudiera venir a ayudar, la doncella de repente se deslizó de la silla al río. El hijo del rey quiso saltar tras ella, pero los guerreros se lo impidieron sujetándolo fuerte; porque el río, sin ningún motivo, estaba más profundo y bravo, y la ayuda humana ya no podía remediar la desgracia que una vez había sucedido.

El terror y el profundo dolor habían dejado completamente atónito al hijo del rey. Los guerreros lo llevaron contra su voluntad a casa, donde lamentó su desgracia en una habitación tranquila durante semanas, de modo que al principio ni siquiera comió ni bebió. El rey hizo llamar a magos de todos los lugares cercanos y lejanos, pero nadie podía explicar la enfermedad ni sugerir una cura para ella. Entonces un día el hijo del mago del viento, que era hijo de jardinero en el jardín del rey, dijo:

—Llama al antiguo mago de Finlandia, él entiende más que los magos de tu país.

El rey envió inmediatamente un mensaje al viejo mago de Finlandia, y éste llegó en las alas del viento apenas una semana después. Le dijo al rey:

—¡Querido rey! la enfermedad la ha traído el viento, y el viento se la ha de llevar. Un malvado grupo de brujas le ha arrebatado la mejor mitad del corazón al joven, y él está constantemente afligido por ello. A menudo envíalo al viento para que el viento arroje las preocupaciones al bosque.

Así fue como realmente sucedió. El hijo del rey comenzó a recobrarse, a comer y a dormir por la noche. Finalmente confesó su angustia a sus padres. El padre quería que el hijo volviera a salir y llevara a una joven a casa según sus deseos, pero el hijo no quería oír hablar de eso.

El joven ya llevaba más de un año de luto cuando un día llegó al puente donde su amada había encontrado la muerte. Al recordar la desgracia, se le llenaron los ojos de lágrimas amargas. De repente escuchó comenzar una hermosa canción, aunque no se veía ningún ser humano por ningún lado. La voz cantó:

Invocada por la maldición de la madre.
El agua arrebato a su amada,
La tumba ondulada contenía a la pequeña,
La inundación de Ahti enterró el amor
.

(Ahti el dios de las aguas)

El hijo del rey descendió del caballo y miró en todas direcciones para ver si había alguien escondido debajo del puente, pero hasta donde alcanzaba la vista no había ningún cantante por ninguna parte. En la superficie del agua había una nenúfar que se balanceaba entre anchas hojas, ése fue lo único que vio. Pero una flor que se balanceaba no podía cantar, tenía que haber algún secreto maravilloso detrás de ella. Ató su caballo al tocón de un árbol en la orilla, se sentó en el puente y escuchó para ver si el ojo o el oído podían proporcionarle más información. Todo quedó en silencio por un rato, luego el cantante invisible volvió a cantar:

Invocada por la maldición de la madre.
El agua arrebato a su amada,
La tumba ondulada contenía a la pequeña,
La inundación de Ahti enterró el amor
.

Así como no es raro que un buen pensamiento llegue inesperadamente a la gente arrastrado por el viento, esto también sucedió aquí. El hijo del rey pensó: si voy directamente a la cabaña del bosque, quién sabe si las hilanderos de oro no podrán explicarme este maravilloso caso.

Entonces montó a caballo y tomó el camino hacia el bosque. Esperaba que fuera fácil encontrar las señales anteriores, pero el bosque había crecido y tuvo que buscar durante más de un día antes de llegar al sendero. Cerca de la cabaña se detuvo a esperar a ver si salía alguna de las doncellas. Temprano en la mañana, la hermana mayor fue al manantial para lavarse la cara. El joven se acercó y le contó la desgracia que había pasado en el puente el año anterior y qué tipo de cantos había escuchado allí hace unos días.

Afortunadamente, la anciana madre no estaba en casa en ese momento, por lo que la doncella invitó al hijo del rey a entrar en la casa. Cuando las niñas escucharon la historia detallada, comprendieron inmediatamente que la desgracia del año anterior había sido causada por la brujería de su madre, y que su hermana aún no había muerto sino que estaba bajo las ataduras de la magia. La hermana mayor preguntó:

—¿No viste nada en la superficie del agua que pudiera haber hecho sonar una canción?

—Nada—, respondió el hijo del rey. —Hasta donde mis ojos podían ver, lo único que podía ver en la superficie del agua era un nenúfar amarillo entre hojas anchas, pero las flores y las hojas no pueden cantar.

Las hijas inmediatamente especularon que el nenúfar podría ser nada más que su hermana que se perdió en las olas y se transformó en flor por brujería. Sabían cómo la anciana madre había dejado volar la maldita bola de brujas, que, si no la mataba, podía transformar a la hermana en cualquier cosa. Sin embargo, no le dijeron nada al hijo del rey sobre esta suposición, porque mientras aún no sabían cómo liberarla, no querían generar vanas esperanzas. Como no se esperaba que la madre regresara hasta pasados unos días, tuvieron tiempo de consultar.

Por la noche, la hermana mayor sacó del suelo un puñado de hierbas mágicas bien mezcladas, las molió, hizo una masa con harina, hizo un pastel y se lo dio al joven para que lo comiera antes de acostarse por la noche. El hijo del rey tuvo un sueño maravilloso durante la noche, como si viviera en el bosque entre los pájaros y entendiera el propio idioma de cada uno de ellos. Cuando por la mañana contó su sueño a las doncellas, la hermana mayor dijo:

—A buena hora partiste hacia nosotros, a buena hora tuviste el sueño que se hará realidad para ti en el camino a casa. La comida que te di ayer, estaba llena de hierbas mágicas que te permitirían entender todo lo que los pájaros inteligentes se dicen entre sí. Hay mucha sabiduría oculta en estos hombrecitos con plumas que los humanos desconocen, así que presta mucha atención a lo que anuncian los picos de los pájaros. Y cuando termine vuestro tiempo de sufrimiento, pensad también en nosotras, las pobres niñas, que estamos sentadas aquí como en un calabozo eterno.

El hijo del rey agradeció a las muchachas su buena disposición y prometió liberarlas más tarde de su esclavitud, ya sea mediante rescate o por la fuerza. Se despidió y rápidamente emprendió el viaje de regreso. Las niñas se alegraron al ver que el hilo no se había roto y el brillo dorado no se había apagado, por lo que, cuando la anciana madre regresó, no pudo saber lo que había ocurrido en su ausencia.

La cosa era aún más divertida con el hijo del rey, que cabalgaba por el bosque como si estuviera en medio de una gran compañía, porque el canto de los pájaros llegaban a sus oídos con un lenguaje tan nítido como las palabras. Aquí vio con asombro cuánta sabiduría sigue siendo desconocida para los humanos porque no comprenden el lenguaje de los pájaros. Al principio, el vagabundo no pudo entender la mayor parte de lo que decían las personas emplumadas. Escuchaba que decían esto y aquello sobre muchas personas diferentes, pero estas personas y sus actividades le eran ajenas. Entonces, de repente, vio una urraca y un tordo en la copa de un pino alto, cuya conversación iba dirigida a él.

—Grande es la estupidez de los hombres—, dijo el tordo. —Ni siquiera saben cómo manejar las cosas más pequeñas. Allí, junto al puente, en forma de nenúfar, la hija adoptiva de la anciana coja está sentada desde hace un año, cantando y quejándose ante los transeúntes de su difícil situación, pero nadie viene a socorrerla. Hace apenas unos días, su antiguo novio cruzó el puente y escuchó el canto anhelante de la doncella, pero no era más sabio que los demás.

La urraca respondió:

—Y sin embargo, la muchacha tiene que soportar el castigo de su madre por él. Si no recibe mayor sabiduría que la que oye de boca de los hombres, la niña seguirá siendo para siempre una florecita.

—La liberación de la niña sería poca cosa—, dijo el tordo, —, hasta el Mago de Finlandia debe saberlo, y podría liberar fácilmente a la doncella de su prisión húmeda y de su restricción sobre las flores.

Esta conversación hizo pensar al joven. Mientras cabalgaba, fue consigo mismo al consejo, donde probablemente conseguiría un mensajero que podría enviar a Finlandia. Entonces oyó por encima de su cabeza a una golondrina que le decía a otra:

—¡Vamos, vamos a Finlandia, es mejor anidar allí que aquí!.

—¡Esperad, amigos!—, gritó el hijo del rey en el lenguaje de los pájaros. —Dale mil saludos de mi parte al viejo mago de Finlandia y pregúntale cómo sería posible volver a convertir en humana a una virgen que se había transformado en nenúfar.

Las golondrinas prometieron llevar a cabo la tarea y se fueron volando.

Cuando llegó a la orilla del río, dejó que su caballo tomara un respiro y se paró en el puente para escuchar si se volvía a escuchar el canto. Pero reinaba el silencio por todas partes y no se oía nada más que el sonido de las olas y el soplo del viento. Infeliz, el joven volvió a montar a caballo y regresó a casa, pero no dijo una palabra a nadie sobre esta caminata y su aventura.

Una semana después, estaba sentado en el jardín, pensando que las golondrinas debían haber olvidado su mensaje, cuando una gran águila voló en círculos en el aire sobre su cabeza. Poco a poco el pájaro descendió más y más hasta que finalmente se posó en una rama de tilo cerca del hijo del rey.

—El viejo mago de Finlandia—, dijo el águila, —te envía muchos saludos y te pide que no lo culpes por no haber respondido antes. No se encontró a nadie que quisiera venir aquí. Para sacar a la Virgen de su estado florido, basta lo siguiente: Ve a la orilla del río, desnúdate y unta todo tu cuerpo con barro para que no quede ni una mancha blanca; luego toma la punta de tu nariz entre tus dedos y grita: “¡El hombre se convierte en cangrejo!” Instantáneamente te conviertes en cangrejo, luego te sumerges en las profundidades del río. No tienes que preocuparte por ahogarte. No dudes en meterte debajo de las raíces del nenúfar y soltarlas del barro y los juncos para que ya no queden firmemente adheridas a nada. Luego, coloca tus tijeras en una rama de la raíz y el agua te elevará a ti y a la flor a la superficie. Luego déjate llevar con la corriente hasta que veas un serbal con ramas frondosas en la margen izquierda del río. No lejos del serbal hay una piedra del tamaño de una pequeña tina. Ante la piedra debes pronunciar las palabras: «¡Del nenúfar la virgen, del cangrejo el hombre!» Y en ese momento la liberarás.

Cuando el águila terminó, levantó su ala y se fue volando. El joven lo vio alejarse por un rato y no supo qué pensar.

Más de una semana pasó en sus pensamientos, pues no tenía ni el coraje ni la confianza suficientes para intentar la liberación de esta manera. Entonces un día escuchó de la boca de un cuervo:

—¿Por qué dudas en seguir las instrucciones del anciano? El viejo mago nunca ha enviado mensajes falsos y el lenguaje de los pájaros tampoco ha sido engañoso. Corre a la orilla del río y seca las lágrimas de anhelo de la doncella.

El discurso del cuervo dio valor al joven; Pensó: No me puede suceder mayor desgracia que la muerte, pero la muerte es más fácil que el luto incesante. Montó en su caballo y recorrió el conocido sendero hasta la orilla del río. Cuando llegó al puente escuchó el canto:

»Invocado por la maldición de la madre.
¿Debo quedarme aquí dormida?
¿Debe marchitarse la niña,
Languidecer en las olas.
La cama profunda estaba húmeda y fría.
Ahora cubre a la delicada doncella”.

El hijo del rey puso la cadena en el tobillo de su caballo para que no se alejara demasiado del puente, se quitó la ropa, untó todo su cuerpo con barro para que no quedara una mancha blanca por ninguna parte y luego tocó la punta de su nariz y saltó al agua y gritó: «¡El hombre se ha convertido en un cangrejo!» Por un momento el agua siseó, luego todo volvió a estar en silencio como antes.

El hombre, que se había transformado en cangrejo, comenzó a quitar las raíces del nenúfar del lecho del río, pero tardó mucho en hacerlo. Las raíces quedaron atrapadas en el barro y los juncos, por lo que el cangrejo tuvo que trabajar duro durante siete días hasta que se resolvió el asunto. Cuando terminó el trabajo, el pequeño cangrejo enganchó sus garras en una rama de la raíz y el agua lo levantó a él y a la flor a la superficie del río. Las olas empujaban poco a poco al cangrejo y al nenúfar, y aunque en la orilla se veían suficientes árboles y arbustos, no aparecía ningún serbal y la gran piedra descrita. Finalmente vio el árbol en la orilla izquierda con sus hojas y los racimos de frutos rojos, y un poco más allá estaba la roca que tenía la altura de una pequeña casa de baños. Ahora el pequeño cangrejo pronunció las palabras: «¡Del nenúfar la virgen, del cangrejo el hombre!» – Al instante dos cabezas humanas nadaron en el agua, un hombre y una mujer, el agua los empujó hacia la orilla, pero ambos estaban como Dios los creó, completamente desnudos.

La doncella tímida preguntó entonces:

—Querido joven, no tengo ropa que ponerme, así que no quiero salir del agua.

El joven, por su parte, preguntó:

—Pisa la orilla debajo del serbal, cerraré los ojos hasta que trepes y te escondas debajo del árbol. Luego me apresuraré al puente, donde dejé mi caballo y ropa cuando salté al río.

La doncella se había escondido debajo del serbal, y el joven se apresuró al puente, donde había dejado su ropa y caballo; pero allí no encontró ni lo uno ni lo otro. No sabía que su transformación en cangrejo había durado tantos días, de hecho, creía que sólo llevaba unas horas en el fondo del agua.

He aquí, que apareció un magnífico carruaje tirado por seis caballos acercándose lentamente a él por la orilla. En el carruaje encontró todo lo que necesitaba, tanto para él como para la virgen que había sido liberada de la prisión del agua; Incluso un sirviente y una doncella habían llegado en el carruaje. El hijo del rey se quedó con el sirviente y envió a la muchacha con el carruaje y la ropa a donde su amante desnuda esperaba bajo el serbal. Pasó más de una hora antes de que la doncella, ataviada para su boda, llegara en el carruaje hasta el lugar donde la esperaba el hijo del rey. Él también estaba espléndidamente vestido de novio y se sentó con ella en el carruaje. Se dirigieron directamente a la ciudad y a la puerta de la iglesia.

El rey y la reina se sentaron en la iglesia vestidos de luto, porque estaban de luto por el querido hijo perdido, que se creía que se había ahogado en el río porque el caballo y la ropa habían sido encontrados en la orilla. Grande fue la alegría de los padres cuando su hijo, que había sido llorado por su muerte, apareció ante ellos vivo al lado de una hermosa doncella, ambos con magníficas vestiduras. El rey mismo los condujo al altar y se casaron. Luego se celebró una fiesta de boda que duró seis semanas.

Aunque no hay quietud ni descanso en el paso del tiempo, los días de alegría parecen pasar más rápido que las horas de angustia.

Después de la fiesta de bodas, llegó el otoño y luego llegaron las heladas y la nieve, de modo que la joven pareja tenía pocas ganas de poner un pie fuera de casa. Pero cuando volvió la primavera y trajo nuevas alegrías, el hijo del rey salió a caminar por el jardín con su joven esposa. Entonces oyeron a una urraca que gritaba desde lo alto de un árbol:

—¡Oh, criatura ingrata que te has olvidado de tus amigas serviciales en los días de felicidad! ¿Deberían las dos pobres vírgenes hilar oro por el resto de sus vidas? La anciana coja no es la madre de las niñas, sino una bruja mágica que robó a las doncellas cuando eran niñas de tierras lejanas. Los pecados de la anciana son grandes, ella no merece piedad. La cicuta hervida sería el mejor plato para ella. De lo contrario, probablemente volvería a perseguir a la niña rescatada con una bola de brujas.

Ahora el hijo del rey lo recordó y le contó a su esposa que había ido a la cabaña del bosque, pidió consejo a las hermanas, aprendió allí el lenguaje de los pájaros y prometió a las doncellas que las liberaría de su cautiverio. La esposa, con lágrimas en los ojos, pidió a las hermanas que acudieran en su ayuda. Cuando se despertó a la mañana siguiente, dijo:

—Tuve un sueño significativo. La anciana madre se había ido de casa y había dejado solas a las hijas. Sin duda, ahora sería el momento adecuado para acudir en su ayuda.

El hijo del rey ordenó inmediatamente a un grupo de guerreros que se prepararan y marchó con ellos hasta la cabaña del bosque. Al día siguiente llegaron allí. Como lo había predicho el sueño, las niñas estaban solas en casa y salieron al encuentro de los salvadores con gritos de alegría. A un soldado se le ordenó recolectar raíces de cicuta y cocinar un plato para la anciana, de modo que cuando regresara a casa y comiera hasta saciarse, perdería las ganas de comer para siempre. Pasaron la noche en la cabaña del bosque y a la mañana siguiente partieron temprano con las niñas para llegar a la ciudad por la tarde. Las hermanas estaban muy felices cuando se reunieron aquí después de dos años.

La anciana había regresado a casa esa misma noche; Consumió con gran avidez la comida que encontró en la mesa y luego se metió en la cama para descansar, pero no volvió a despertar: la cicuta había puesto fin a la vida del monstruo.

Una semana más tarde, cuando el hijo del rey envió a un capitán de confianza para investigar el asunto, la anciana fue encontrada muerta. En la cámara secreta se encontraron cincuenta cargas de hilo de oro amontonadas, que fueron repartidas entre las hermanas. Cuando se llevaron el tesoro, el capitán hizo colocar la salida del fuego en el techo. El gallo ya estaba extendiendo su cresta roja hacia el cielo, cuando un gato grande con ojos brillantes descendió por la pared desde el techo. Los soldados persiguieron al gato y pronto lo capturaron. Un pajarito dio la instrucción desde lo alto de un árbol:

—¡Pon una trampa en la cola del gato y todo saldrá a la luz!— Los hombres así lo hicieron.

—¡No me torturen, hombres!—, dijo el gato. —Soy un ser humano como tú, aunque ahora estoy desterrado por la brujería en forma de gato. La recompensa por mi maldad fue que me convertí en gato. Yo era ama de llaves en un rico castillo real lejos de aquí, y la anciana fue la primera camarera de la reina. Impulsadas ​​por la codicia, ella y yo elaboramos un plan secreto para robar a las tres hijas del rey, un gran tesoro que escondía ese palacio y luego escapar. Después de haber ido sacando poco a poco de todos los instrumentos de oro, que la anciana había convertido en lino dorado, nos llevamos a las niñas. La hermana mayor tenía tres años , y la menor tan sólo seis meses. La anciana entonces temió que me arrepintiera y cambiara de opinión, y me convirtió en gato. Aunque mi lengua se soltó en el momento de su muerte, nunca recuperé mi antigua forma.

Cuando el gato hubo hablado, el capitán dijo:

—¡No tienes que encontrar un final mejor que el de la vieja!— y la arrojó al fuego.

Las dos hijas del rey, al igual que su hermana menor, pronto tuvieron como maridos a los hijos del rey, y el hilo de oro que hilaban en la cabaña del bosque fue una rica dote para ellas. Se desconoce su lugar de nacimiento y sus padres. Se dice que la anciana había enterrado muchos haces de hilo de oro bajo tierra, pero nadie pudo precisar el lugar.

Cuento popular estonio recopilado y adaptado por Friedrich Reinhold Kreutzwald (1803 – 1882)

Parker Fillmore

Parker Fillmore (1878 – 1944) fue un escritor americano.

Recopiló y editó una gran colección de cuentos de hadas de todo el mundo, incluidos checoslovacos, yugoslavos, finlandeses y croatas.

Scroll al inicio