almohada china magica

La Almohada Mágica

Cuentos con Magia
Cuentos con Magia

Un día, un anciano sacerdote se detuvo en una posada al borde del camino para descansar, extendió su colchón y se sentó con su bolsa.

Poco después llegó también a la posada un joven de la zona, era un trabajador agrícola y vestía ropa corta, no una túnica larga como los sacerdotes y los hombres que leen libros. Se sentó cerca del sacerdote y pronto los dos estaban riendo y hablando juntos.

Poco a poco, el joven echó un vistazo a su tosco vestido y dijo con un suspiro:

—Mira, qué miserable soy.

—Me parece usted está bien alimentado y parece bastante sano—, respondió el sacerdote; ¿Por qué en medio de nuestra agradable charla de repente se queja de ser un miserable?

—¿Qué placer puedo encontrar—, replicó el joven, —en esta vida que llevo, trabajando todos los días desde la mañana hasta la noche? Me gustaría ser un gran general y ganar batallas, o ser un ser rico y tener buena comida y vino, y escuchar buena música, o ser un gran hombre en la corte y ayudar a nuestro Emperador y traer prosperidad a mi familia; eso es lo que yo llamo placer. Quiero ascender en el mundo, pero aquí soy un pobre labrador; si a eso no se le llama miseria, ¿Qué es si no?

Entonces empezó a tener sueño, y mientras el posadero cocinaba un plato de gachas de mijo, el sacerdote sacó una almohada mágica de su bolso y le dijo al joven:

—Recuesta tu cabeza sobre esto y todos tus deseos serán concedidos.

La almohada era de porcelana: era redondo como un tubo y abierta en los extremos. Cuando el joven apoyó la cabeza sobre la almohada, una de las aberturas le pareció tan grande y luminosa que pudo entrar en ella y pronto se encontró en su propia casa. Allí, al poco, se casó con una hermosa muchacha y empezó a ganar dinero. Ahora vestía ropa fina y dedicaba su tiempo al estudio. Al año siguiente aprobó su examen y fue nombrado magistrado; y en dos o tres años había ascendido a Primer Ministro. Durante mucho tiempo el Emperador confió en él en todo, pero llegó el día en que se metió en problemas; fue acusado de traición y condenado a muerte. Fue llevado junto con varios otros delincuentes al lugar de ejecución; lo hicieron arrodillarse sobre ambas rodillas y el verdugo se acercó con su espada.

Demasiado aterrorizado para sentir el golpe, abrió los ojos y se encontró en la posada.

Allí estaba el sacerdote con la cabeza apoyada en su bolso. Y allí estaba el posadero todavía removiendo las gachas, que aún no estaban listas.

Después de comer en silencio, se levantó e hizo una reverencia al sacerdote y dijo:

—Le agradezco, señor, la lección que me ha enseñado; ahora sé lo que significa ser un gran hombre.

Dicho esto, se despidió y volvió a su trabajo.

Cuento popular chino recopilado y traducido por Herbert Allen Giles (1845-1935), en Chinese Fairy Tales, 1911

Herbert Allen Giles

Herbert Allen Giles (1845 – 1935) fue un diplomático y sinólogo británico.

Creo un sistema de romanización del idioma chino Wade-Giles y trascribió diversas obras folclóricas en chino y en inglés.

Scroll al inicio