Zarevich cabrito, Ivan Bilibin

Las Orejas de Cabra del Emperador Trojano

Cuentos Cómicos
Cuentos Cómicos

Había una vez un emperador que se llamaba Troyano y tenía orejas como de cabra. Todas las mañanas, cuando estaba afeitado, preguntaba al hombre si veía algo extraño en él, y como cada nuevo barbero siempre respondía que el emperador tenía orejas de cabra, inmediatamente se ordenó que lo mataran.

Ahora bien, después de que este estado de cosas duró un buen tiempo, apenas quedaba en la ciudad un barbero que pudiera afeitar al emperador, y le llegó el turno al maestre de la compañía de barberos de subir a palacio. Pero, por desgracia, en el mismo momento en que debía partir, el maestro enfermó repentinamente y le dijo a uno de sus aprendices que debía ir en su lugar.

Cuando llevaron al joven al dormitorio del emperador, le preguntaron por qué había venido él y no su maestro. El joven respondió que el maestro estaba enfermo y que no había nadie más que él a quien se le podía confiar ese honor. El emperador quedó satisfecho con la respuesta, se sentó y se envolvió en una sábana de lino fino. Nada más comenzar el joven barbero su trabajo, él, como los demás, notó las orejas de cabra del emperador, pero cuando hubo terminado y el emperador hizo su habitual pregunta de si el joven había notado algo raro en él, el joven respondió tranquilamente:

No, nada de nada.

Esto agradó tanto al emperador que le dio doce ducados, y le dijo:

De ahora en adelante vendrás todos los días a afeitarme.

Así que cuando el aprendiz regresó a su casa, y el maestro le preguntó cómo le había ido con el emperador, el joven respondió:

Oh, muy bien, y dice que tengo que afeitarlo todos los días, y me ha dado estos doce ducados; pero no dijo nada sobre las orejas de cabra del emperador.

Desde entonces el aprendiz iba regularmente a palacio, recibiendo cada mañana doce ducados en pago. Pero después de un tiempo, su secreto, que había guardado cuidadosamente, ardía dentro de él y deseaba contárselo a alguien. Su maestro vio que tenía algo en mente y le preguntó qué era. El joven respondió que se había estado atormentando durante algunos meses y que nunca debería sentirse tranquilo hasta que alguien compartiera su secreto.

Bueno, créeme, dijo el maestro, me lo guardaré para mí; o, si no te gusta hacerlo, confiésalo a tu pastor, o ve a algún campo fuera del pueblo y cava un hoyo, y, después de haberlo cavado, arrodíllate y susurra tu secreto tres veces en el hoyo. Luego vuelve a poner la tierra y vete.

El aprendiz pensó que éste le parecía el mejor plan, y esa misma tarde fue a un prado en las afueras de la ciudad, cavó un hoyo profundo, luego se arrodilló y le susurró tres veces:

—El emperador troyano tiene orejas de cabra. El emperador troyano tiene orejas de cabra. El emperador troyano tiene orejas de cabra.

De modo que pareció desprenderse de él una gran carga y, con cuidado, paleó la tierra hacia atrás y corrió ágilmente a casa.

Pasaron las semanas y en el hoyo brotó un saúco que tenía tres tallos, todos rectos como álamos. Algunos pastores, que cuidaban sus rebaños cerca, vieron que allí crecía el árbol, y uno de ellos cortó un tallo para hacer flautas; pero en cuanto empezó a tocar, la flauta no hacía más que cantar: «El emperador Troyano tiene orejas de cabra». Por supuesto, no pasó mucho tiempo antes de que todo el pueblo supiera de esta maravillosa flauta y lo que decía; y, por fin, la noticia llegó al emperador en su palacio. Inmediatamente mandó llamar al aprendiz y le dijo:

¿Qué has estado diciendo de mí a todo mi pueblo?

El culpable intentó defenderse diciendo que nunca le había contado a nadie lo que había notado; pero el emperador, en lugar de escuchar, se limitó a desenvainar su espada, lo que asustó tanto al pobre hombre que confesó exactamente lo que había hecho, y cómo había susurrado la verdad tres veces a la tierra, y cómo en ese mismo lugar había crecido un saúco y de él habían cortado flautas que sólo repetirían las palabras que había dicho. Entonces el emperador ordenó que prepararan su carruaje, y llevó consigo al joven, y se dirigieron al lugar, porque quería comprobar por sí mismo si la confesión del joven era cierta; pero cuando llegaron al lugar sólo quedaba un tallo. Entonces el emperador pidió a sus asistentes que le cortaran una flauta con el tallo restante y, cuando estuvo lista, ordenó a su chambelán que la tocara. Pero el chambelán no podía tocar ninguna melodía, aunque era el mejor flautista de la corte; no salió más que las palabras: «El emperador troyano tiene orejas de cabra». Entonces el emperador supo que incluso la tierra reveló sus secretos, y concedió el joven su vida, pero nunca más le permitió ser su barbero.

Cuento eslavo de origen serbio, recopilado por Vuk Karadžić en 1870, y posteriormente editado por Andrew Lang

Andrew Lang (1844-1912)

Andrew Lang (1844-1912) fue un escritor escocés.

Crítico, folclorista, biógrafo y traductor.

Influyó en la literatura a finales del s XIX e inspiró a otros escritores con sus obras. Hoy se le recuerda principalmente por sus compilaciones de cuentos de hadas del folclore británico.

Sobresalen sus compilaciones: El libro azul de las hadas, El libro rojo de las hadas, El libro verde de las hadas, El libro amarillo y carmesí de las hadas, El Anillo Mágico y Otras Historias, etc.

Scroll al inicio