Ivan Bilibin Koschei

La Muerte de Koshchei el Inmortal

Miedo
Miedo
Criaturas fantásticas
Criaturas fantásticas
Hechicería
Hechicería
Amor
Amor

En cierto reino vivía un príncipe Iván que tenía tres hermanas. La primera fue la princesa María, la segunda la princesa Olga y la tercera la princesa Anna. Cuando su padre y su madre estaban a punto de morir, le habían ordenado a su hijo:

—Da a tus hermanas en matrimonio a los primeros pretendientes que vengan a cortejarlas. ¡No te quedes con ellas!

Murieron, el Príncipe las enterró y luego, para consolar su dolor, fue con sus hermanas al jardín a pasear. De repente el cielo quedó cubierto por una nube negra y se levantó una terrible tormenta.

—¡Vámonos a casa, hermanas!— gritó.

Apenas habían entrado en el palacio, cuando resonó el trueno, el techo se abrió y en la habitación donde se encontraban entró volando un brillante halcón. El Halcón cayó al suelo, se convirtió en un joven valiente y dijo:

—¡Salve, príncipe Iván! ¡Antes venía como invitado, pero ahora he venido como pretendiente! Deseo proponerle matrimonio a su hermana, la princesa Marya.

—Si encuentras favor ante los ojos de mi hermana, no interferiré con sus deseos. ¡Que se case contigo, en nombre de Dios!

La princesa María dio su consentimiento, el Halcón se casó con ella y se la llevó a su propio reino.

Los días siguen a los días, las horas prosiguen a las horas, y pasó un año entero.

Un día, el príncipe Iván y sus dos hermanas salieron a pasear por el jardín. De nuevo se levantó una nube de tormenta, con torbellinos y relámpagos.

—¡Vámonos a casa, hermanas!— gritó el Príncipe.

Apenas habían entrado en el palacio cuando retumbó el trueno, el tejado estalló en llamas, el techo se partió en dos y entró volando un águila. El Águila golpeó el suelo y se convirtió en un joven valiente.

—¡Salve, príncipe Iván! ¡Antes venía como invitado, pero ahora he venido como pretendiente! Deseo proponerle matrimonio a la princesa Olga.

El príncipe Iván respondió:

—Si encuentras el favor de la princesa Olga, entonces deja que se case contigo. No interferiré con su libertad de elección.

La princesa Olga dio su consentimiento y se casó con el Águila. El Águila la tomó y se la llevó a su propio reino.

Pasó otro año. El príncipe Iván le dijo a su hermana menor:

—¡Salgamos y paseemos por el jardín verde!

Pasearon un rato. De nuevo se levantó una nube de tormenta, con torbellinos y relámpagos.

—¡Volvamos a casa, hermana!— dijó el.

Regresaron a casa, pero no habían tenido tiempo de sentarse cuando retumbó el trueno, el techo se abrió y entró volando un cuervo. El Cuervo golpeó el suelo y se convirtió en un joven valiente. Los jóvenes anteriores habían sido guapos, pero éste lo era aún más.

—¡Bueno, príncipe Iván! ¡Antes venía como invitado, pero ahora he venido como pretendiente! Dame a la princesa Anna por esposa.

—No interferiré con la libertad de mi hermana. Si te ganas de su afecto, dejaré que se case contigo.

Entonces la princesa Anna se casó con el Cuervo y él se la llevó a su propio reino. El príncipe Iván se quedó solo.

Un año entero vivió sin sus hermanas; Entonces se cansó y dijo:

—Saldré de viaje e iré a visitar a mis hermanas.

Se preparó para el viaje.

El príncipe Iván cabalgó y cabalgó, y un día vio a todo un ejército muerto en la llanura. Gritó en voz alta:

—¡Si hay allí algún hombre vivo, que responda! ¿Quién ha matado a esta poderosa hueste?

Un hombre vivo le respondió:

—Toda esta poderosa hueste ha sido asesinada por la hermosa princesa María Morevna.

El príncipe Iván siguió adelante y llegó a una tienda blanca, y salió a su encuentro la hermosa princesa María Morevna.

—¡Salve, Príncipe!— dice ella; —¿Adónde te envía Dios? ¿Y es por tu libre albedrío o en contra de tu voluntad?

El príncipe Iván respondió:

—¡Los jóvenes valientes no cabalgan contra su voluntad!

—Bueno, si tus asuntos no son urgentes, quédate un rato en mi tienda.

Ante la invitación, el príncipe Iván se alegró. Pasó dos noches en la tienda, encontró el favor de María Morevna y ella se casó con él. La bella princesa María Morevna se lo llevó a su propio reino.

Pasaron un tiempo juntos, y luego a la princesa se le metió en la cabeza ir a la guerra. Así que entregó todos los asuntos de la casa al príncipe Iván y le dio estas instrucciones:

—Id por todas partes, vigilad todo. Pero no te atrevas a mirar dentro de ese armario.

Pero Iván no pudo evitar hacerlo. En cuanto María Morevna se fue, corrió hacia el armario, abrió la puerta y miró dentro: allí estaba colgado Koshchei el Inmortal, encadenado con doce cadenas. Entonces Koshchei suplicó al príncipe Iván, diciendo:

—¡Ten piedad de mí y dame de beber! Diez años he estado aquí en tormento, sin comer ni beber; Tengo la garganta completamente seca.

El Príncipe le dio un balde lleno de agua; lo bebió y pidió más, diciendo:

—Un solo balde de agua no saciará mi sed ¡Dame más!

El Príncipe le dio un segundo cubo. Koshchei lo bebió y pidió un tercero, y cuando hubo tragado el tercer cubo, recuperó sus fuerzas anteriores, sacudió sus cadenas y rompió las doce a la vez.

—¡Gracias, Príncipe Iván!—gritó Koshchei el Inmortal—. ¡Ahora será mejor que veas con tus propios ojos lo que le ocurrirá a María Morevna! y salió volando por la ventana en forma de un terrible torbellino. Koshchei se encontró con la hermosa princesa María Morevna que iba de regreso a su casa, la agarró y se la llevó a sus dominios.

El príncipe Iván lloró amárgamente, se vistió y se puso a vagar, diciéndose:

—Pase lo que pase, iré a buscar a María Morevna.

Así que salió en su búsqueda. Pasó un día, pasó otro día, y al amanecer del tercer día vio un palacio maravilloso, y al lado del palacio había un roble, y sobre el roble estaba posado un halcón brillante. El Halcón cayó volando del roble, cayó al suelo, se convirtió en un joven valiente y gritó en voz alta:

—¡Ja, querido cuñado! ¿Cómo trata el Señor contigo?

La princesa María salió corriendo, saludó alegremente a su hermano Iván y comenzó a preguntarle por su salud y a contarle todo sobre ella. El Príncipe pasó tres días con ellos. Entonces el dijo:

—No puedo quedarme contigo; debo ir en busca de mi esposa, la bella princesa María Morevna.

—Difícil será para ti encontrarla—, respondió el Halcón. En cualquier caso, déjanos tu cuchara de plata. Lo miraremos y así te recordaremos.— Así que el príncipe Iván dejó su cuchara de plata en casa del Halcón y siguió su camino.

Continuó un día, siguió otro día, y al amanecer del tercer día vio un palacio aún más grande que el anterior y muy cerca del palacio había un roble, y sobre el roble estaba posada un águila. El águila bajó volando del roble, golpeó el suelo, se convirtió en un joven valiente y gritó en voz alta:

—¡Levántate, princesa Olga! ¡Aquí viene nuestro querido hermano!

Inmediatamente la princesa Olga corrió a su encuentro y comenzó a besarlo y abrazarlo, a preguntarle por su salud y a contarle todo sobre ella. El príncipe Iván permaneció con ellos tres días. Entonces el dijo:

—No puedo quedarme más aquí. Voy a buscar a mi esposa, la hermosa princesa María Morevna.

—Difícil será para ti encontrarla—, respondió el Águila. —Déjanos un tenedor de plata. Lo miraremos y así te recordaremos.

Dejó un tenedor de plata y siguió su camino. Viajó un día, viajó dos días. Al amanecer del tercer día vio un palacio más grande que los dos primeros, y cerca del palacio había un roble, y sobre el roble estaba sentado un cuervo. El cuervo voló desde el roble, cayó al suelo, se convirtió en un joven valiente y gritó en voz alta:

—¡Princesa Anna, ven rápido! A venido nuestro hermano.

La princesa Anna salió corriendo, lo saludó alegremente y comenzó a besarlo y abrazarlo, preguntándole por su salud y contándole todo sobre ella. El príncipe Iván permaneció con ellos tres días. Entonces el dijo:

—¡Me despido! Voy a buscar a mi esposa, la hermosa princesa María Morevna.

—Difícil será para ti encontrarla—, respondió el Cuervo. —De todos modos, déjanos tu tabaquera de plata. La miraremos y así te recordaremos.

El Príncipe le entregó su tabaquera de plata, se despidió y se fue.

Pasó un día y otro día y al tercer día llegó donde estaba María Morevna. Ella vio a su amor, le echó los brazos al cuello, rompió a llorar y exclamó:

—¡Oh, Príncipe Iván! ¿Por qué me desobedeciste y fuiste a buscar en el armario y dejaste salir a Koshchei el Inmortal?

¡Perdóname, María Morevna! No recuerdes el pasado. Será mucho mejor que vueles conmigo mientras Koshchei el Inmortal esté fuera de mi vista. Quizás no nos atrape.

Entonces se prepararon y huyeron.

Mientras, Koshchei estaba cazando. Al anochecer regresaba a casa cuando su buen corcel tropezó debajo de él.

—¿Por qué tropiezas, me fiel caballo? ¿Hueles algo malo?

El corcel respondió:

—Ha venido el príncipe Iván y se ha llevado a María Morevna.

—¿Es posible atraparlos?

—Es posible sembrar trigo, esperar hasta que crezca, cosecharlo y trillarlo, molerlo hasta convertirlo en harina, hacer cinco pasteles con él, comer esos pasteles y luego empezar a perseguirlo. E incluso después de todo esté, les alcanzaríamos a tiempo.

Koshchei salió al galope y alcanzó al príncipe Iván.

—Ahora—, dijo, —esta vez te perdonaré, a cambio de tu amabilidad cuando me diste agua para beber cuando estaba preso. Y por segunda vez os perdonaré, pero a la tercera ¡tened cuidado! Pues os haré pedazos.

Luego le quitó a María Morevna y se la llevó con él. Pero el príncipe Iván se sentó en una piedra y rompió a llorar. Lloró y lloró… y luego regresó con María Morevna.

Cuando llegó Koshchei el Inmortal no estaba en casa.

—¡Escapémonos, María Morevna!

ivan bilibin maria

—¡Ah, príncipe Iván! él nos atrapará.

—Supongamos que nos pilla. En cualquier caso habremos pasado una o dos horas juntos.

Entonces se prepararon y huyeron. Mientras Koshchei el Inmortal regresó a su casa, su buen corcel tropezó a sus pies.

—¿Por qué tropiezas, mi fiel corcel? ¿Hueles algo malo?

—Ha venido el príncipe Iván y se ha llevado a María Morevna.

—¿Es posible atraparlos?

—Es posible sembrar cebada, esperar hasta que crezca, cosecharla y trillarla, elaborar cerveza, emborracharnos con ella, dormir hasta saciarnos y luego salir en su persecución… y, aun así, les alcanzaríamos.

Koshchei partió al galope y alcanzó al príncipe Iván:

—¿No te dije que no deberías ver a Marya Morevna más que a tus propios sueños?

Y él se la agarró y se la llevó a su casa. El príncipe Iván se quedó solo allí. Lloró y lloró.

Luego volvió tras María Morevna. Koshchei se encontraba en ese momento fuera de casa.

—¡Escapémonos, María Morevna!

—¡Ah, príncipe Iván! Seguro que nos atrapará y os hará pedazos.

—¡Que me mate si lo desea! No puedo vivir sin ti.

Entonces se prepararon y huyeron.

Koshchei el Inmortal regresó a casa cuando su buen corcel tropezó debajo de él.

—¿Por qué tropiezas mi fiel corcel? ¿Hueles algo malo?

—Ha llegado el príncipe Iván y se ha llevado a María Morevna.

Ivan Bilibin Koschei
Ivan Bilibin, Koshchei el Inmortal

Koshchei salió al galope, atrapó al príncipe Iván, lo cortó en pedacitos, los metió en un barril, lo untó con brea, lo ató con aros de hierro y lo arrojó al mar azul. Pero a María Morevna, se la llevó a casa.

En ese mismo momento se oscurecieron los objetos de plata que el príncipe Iván había dejado a sus cuñados.

—¡Ah!— dijeron—, ¡el mal ya está consumado!

Entonces el Águila corrió hacia el mar azul, agarró el barril y lo arrastró hasta la orilla. El Halcón voló hacia el Agua de la Vida y el Cuervo hacia el Agua de la Muerte.

Después se reunieron los tres, abrieron el barril, sacaron los restos del príncipe Iván, los lavaron y los pusieron en el orden adecuado.

El Cuervo los roció los pedazos del cadáver con el Agua de la Muerte, entonces las piezas unieron y el cuerpo quedó completo.

El Halcón lo roció el cuerpo inerte con el Agua de la Vida y el Príncipe Iván se estremeció, se levantó y dijo:

—¡Ah! ¿Cuánto tiempo he estado durmiendo?

—Habrías seguido durmiendo mucho más tiempo si no hubiera sido por nosotros—, respondieron sus cuñados. —Ahora ven y haznos una visita.

—No lo haré, hermanos. Iré a buscar a María Morevna.

Y cuando la encontró, le dijo:

—Averigua de Koshchei el Inmortal de dónde sacó tan buen corcel.

Entonces María Morevna escogió un momento favorable y empezó a preguntar a Koshchei. Koshchei respondió:

—Más allá de tres veces nueve la tierra al completo, en el trigésimo reino, al otro lado del río de fuego, vive una Baba Yaga. Tiene una yegua tan buena que todos los días vuela con ella alrededor del mundo. Y tiene muchas otras yeguas espléndidas. Cuidé sus rebaños durante tres días sin perder una sola yegua y, a cambio, Baba Yaga me dio un potro.

—¿Pero cómo cruzaste el río de fuego?

—Fue fácil, tengo un pañuelo mágico, cuando lo agito tres veces en la mano derecha, surge un puente muy alto. Al hacerlo, el fuego no pudo alcanzarme.

María Morevna escuchó todo esto, se lo repitió al príncipe Iván, tomó el pañuelo y se lo dio.

El príncipe Iván inició el viaje. Llegó al río de fuego, agitó tres veces con la mano derecha el pañuelo, entonces se elevó un puente muy alto y así logró cruzar el río de fuego. Luego se dirigió a casa de la bruja Baba Yaga.

Pasó mucho tiempo sin conseguir nada de comer ni de beber. Por fin se encontró con un exótico pájaro y sus crías. El príncipe Iván le dijo:

—Me comeré una de tus crías.

—¡No lo comas, Príncipe Iván!— suplica el pájaro extravagante. —Si no comes a mis crías, en algún momento te haré un buen favor.

Siguió adelante y vio una colmena de abejas en el bosque.

—Cogeré un poco de miel del panal—, dice.

—¡No molestes querido príncipe Iván!— exclamó la abeja reina. —Si no tocas el panal, en algún momento te haré un buen favor.

Así que no molestó a las abejas y continuó. En ese momento le salió al encuentro una leona con su cachorro.

—De todos modos, me comeré este cachorro de león—, dijo —¡Tengo tanta hambre que me siento bastante mal!

—¡Por favor, déjanos en paz, Príncipe Iván!— suplicó la leona. —Si no comes ninguno de mis cachorros, en algún momento te haré un buen favor.

—Muy bien, lo haré a tu manera, —respondió el príncipe.

Hambriento y débil, siguió vagando. Caminó más y más, y finalmente llegó a donde estaba la casa de la bruja Baba Yaga.

Alrededor de la casa había doce postes colocados en círculo, y en cada uno de once de estos postes había una cabeza humana clavada. Sólo el duodécimo quedó desocupado.

—¡Salve, abuelita!

—¡Salve, príncipe Iván! ¿Por qué has venido? ¿Es por voluntad propia o por obligación?

—He venido a ganarte un corcel heroico.

—¡Que así sea, Príncipe! No tendrás que cumplir un año conmigo, sino sólo tres días. Si cuidas bien de mis yeguas, te daré un corcel heroico. Pero si no lo haces… entonces no debes enojarte al encontrar tu cabeza clavada en lo alto del último poste que hay allí arriba.

El príncipe Iván aceptó estos términos. La bruja Baba Yaga le dio comida y bebida y le ordenó que se ocupara de sus asuntos.

Pero en cuanto ahuyentó a las yeguas, estas levantaron la cola y se alejaron por los prados en todas direcciones. Antes de que el Príncipe tuviera tiempo de mirar a su alrededor, todas las yeguas se habían perdido de vista. Entonces comenzó a llorar y a inquietarse, y luego se sentó sobre una piedra y se quedó dormido. Pero cuando el sol estaba a punto de ponerse, el pájaro extraño se le acercó volando y lo despertó diciendo:

—¡Despierta, príncipe Iván! Las yeguas ya están en casa.

El Príncipe se levantó y regresó a casa. Allí Baba Yaga atacaba furiosamente a sus yeguas y gritaba:

—¿Por qué habéis regresado a casa?

—¿Cómo no podríamos haber vuelto a casa?— dijeron ellos. —Llegaron pájaros voladores de todas partes del mundo y casi nos arrancaron los ojos.

—¡Bueno, bueno! Mañana no vayáis a galopar por los prados, sino dispersaros entre los espesos bosques.

El príncipe Iván durmió toda la noche. Por la mañana, Baba Yaga le dijo:

—¡Cuidado, Príncipe! Si no cuidas bien a las yeguas, si pierdes sólo una de ellas, ¡tu hermosa cabeza quedará clavada en ese poste!

La bruja Baba Yaga ahuyentó a las yeguas. Inmediatamente levantaron la cola y se dispersaron entre los espesos bosques. El Príncipe se sentó nuevamente en la piedra, lloró y lloró, y luego se durmió. El sol se puso detrás del bosque.

Llegó corriendo la leona.

—¡Despierta, príncipe Iván! Todas las yeguas están recogidas.

El príncipe Iván se levantó y se fue a casa. Más que nunca Baba Yaga atacó a sus yeguas y gritó:

—¿Por qué habéis regresado a casa?

—¿Cómo no podríamos haber vuelto a casa? Bestias de presa vinieron corriendo hacia nosotros, desde todas partes del mundo y casi nos destrozan por completo.

—Bueno, mañana lanzaros al mar azul.

El príncipe Iván volvió a dormir toda la noche. A la mañana siguiente, Baba Yaga lo envió a cuidar las yeguas.

—Si no los cuidas bien—, le dijo, —¡tu hermosa cabeza se quedará atrapada en ese poste!

Ahuyentó a las yeguas. Inmediatamente levantaron la cola, desaparecieron de la vista y huyeron hacia el mar azul. Allí estaban, con el agua hasta el cuello. El príncipe Iván se sentó en la piedra, lloró y se quedó dormido. Pero cuando el sol se había puesto detrás del bosque, apareció volando una abeja y dijo:

—¡Despierta, Príncipe! Todas las yeguas están recogidas. Pero cuando llegues a casa, no dejes que Baba Yaga te vea, sino ve al establo y escóndete detrás de los pesebres. Allí encontrarás un potro lamentable revolcándose en el lodo. ¿Lo robas y, en plena noche, te alejas de la casa?

El príncipe Iván se levantó, entró en el establo y se acostó detrás de los pesebres, mientras Baba Yaga atacaba furiosamente a sus yeguas y gritaba:

—¿Por qué habéis regresado?

—¿Cómo no podríamos haber vuelto a casa? ¡Llegaron abejas voladoras en cantidades incontables de todas partes del mundo y comenzaron a picarnos por todos lados hasta hacernos sangrar!

Baba Yaga se fue a dormir. En plena noche, el príncipe Iván robó el potro, lo ensilló, saltó sobre su lomo y galopó hacia el río de fuego. Cuando llegó a ese río, agitó tres veces el pañuelo con su mano derecha, y de repente, brotando Dios sabe de dónde, colgaba al otro lado del río, en lo alto del aire, un espléndido puente. El Príncipe cruzó el puente y agitó el pañuelo dos veces sólo en la mano izquierda ¡Así quedó al otro lado del río un puente delgado, muy delgado!

Cuando Baba Yaga se levantó por la mañana, ¡el lamentable potro no estaba a la vista! Ella salió en su persecución. A toda velocidad voló en su mortero de hierro, impulsándolo con la mano del mismo, barriendo sus huellas con la escoba. Corrió hacia el río de fuego, echó un vistazo y dijo: «¡Un puente excelente!» Siguió avanzando hasta el puente, pero sólo había llegado a la mitad del camino cuando el puente se partió en dos y Baba Yaga cayó al río. ¡Allí realmente sufrió una muerte cruel!

El príncipe Iván engordó al potro en los verdes prados y lo convirtió en un maravilloso corcel. Luego cabalgó hasta donde la princesa Morevna estaba cautiva. Nada más verle, ella salió corriendo y se arrojó sobre su cuello gritando:

—¿Cómo Dios te ha devuelto la vida?

El príncipe Iván le contó todo cuanto había ocurrido y le dijo:

—Ahora ven conmigo.

—¡Tengo miedo, príncipe Iván! Si Koshchei nos atrapa, te cortará en pedazos.

—¡No!, ¡no nos atrapará! Ahora tengo un espléndido y heroico corcel. Vuela como un pájar.

Entonces se subieron a su lomo y se alejaron.

Koshchei el Inmortal regresó a su casa y su caballo tropezó a sus pies.

—¿Por qué estás tropezando, lo siento jade? ¿Hueles algún mal?

—Ha venido el príncipe Iván y se ha llevado a María Morevna.

—¿Podemos atraparlos?

—¡Dios sabe! El príncipe Iván tiene ahora un caballo que es mejor que yo.

—¡Oh! No lo soporto—, respondió Koshchei el Inmortal. —Lo perseguiré igualmente.

Al cabo de mucho cabalgar se encontró con el príncipe Iván, posado en el suelo, e iba a descuartizarlo con su afilada espada. Pero en ese momento el caballo del príncipe Iván golpeó con toda su fuerza a Koshchei el Inmortal, le partió el cráneo y el príncipe acabó con él con un garrote. Después el Príncipe amontonó un montón de leña, le prendió fuego, quemó a Koshchei el Inmortal en la pira y esparció sus cenizas al viento.

Luego María Morevna montó en el caballo de Koshchei y el príncipe Iván montó solo, y partieron para visitar primero al Cuervo, luego al Águila y finalmente al Halcón.

Dondequiera que iban los recibían con gran alegría.

—¡Ah, príncipe Iván! Vaya. No esperábamos volver a verte. Ahora te entendemos, y entendemos todo por lo que has pasado, pues una belleza como María Morevna se podría buscar en todo el mundo… ¡y nunca encontrar ninguna igual! «

Y así lo visitaron y festejaron. Después se fueron a su propio reino donde fueron felices y vivieron muchos años.

Cuento popular ruso recopilado por Aleksandr Nikolaevich Afanasev (1826-1871)

Aleksandr Afanasev

Aleksandr Nikolaevich Afanasev (1826-1871) Historiador, crítico literario y folclorista ruso.

Recopiló un total de 680 de cuentos populares rusos.

Scroll al inicio