caballo de troya

La manzana de la discordia y la Guerra de Troya

Miedo
Miedo
Mitología
Mitología
Mitología
Mitología
Mitología Clásica, La manzana de la discordia y la Guerra de Troya
Loading
/

La leyenda mitológica cuenta que hace mucho tiempo hubo una de las guerras más sangrientas y con más repercusiones en el mundo occidental, una guerra originada por una manzana. Esta es la manzana de la discordia, que originó el secuestro de Helena, y la guerra de Troya, cuyos pocos supervivientes, fueron los posteriores reyes de todo occidente, pues hasta Rómulo y Remo nacen del mito de ser nietos de un guerrero que participó en la guerra de Troya.

Eris, diosa de la discordia y la envidia, se presentó sin invitación en la boda de Peleo y Tetis, y arrojó en el centro de todos los invitados una manzana dorada con el letrero “τῇ καλλίστῃ”: “para la más bella”, con la intención de generar una disputa entre Hera, diosa del cielo y las estrellas, las mujeres y el matrimonio; Atenea, diosa de la guerra y la sabiduría; y Afrodita, diosa del amor.

Hera, Atenea y Afrodita comenzaron una disputa que acabó con la guerra de Troya. Y esta es una guerra importantísima en la mitología y leyendas de toda Europa, pues en muchas de las leyendas que encontraremos más adelante, los héroes aparecen como descendientes directos de guerreros de Troya.

La disputa por la manzana de oro entre Hera, Atenea y Afrodita, hizo que Zeus interviniese, y decidieron elegir un pobre infeliz mortal para seleccionar entre las tres diosas aquella que se mereciera el título de la más bella.

manzana de la discordia
manzana de la discordia

Zeus eligió como juez a un príncipe pastor de Troya, Paris, que pastoreaba sumido en sus pensamientos tranquilamente en el campo. Las tres diosas le prometieron grandes dones si las elegía a ellas. Hera le ofreció todo el poder que desease, Atenea le ofrecería la posibilidad de vencer todas las batallas que librara, Afrodita le ofreció el amor de la mujer más bella del mundo.

París acabó seleccionando a Afrodita como la más hermosa de las tres diosas, para poder casarse con la mujer más bella de la Tierra, y la mujer más bella de la Tierra, era Helena, esposa del rey de Esparta Menelao.

Paris viajó a Esparta por motivos diplomáticos, y aprovechando que el rey Menelao se ausentó a Creta para el enterramiento de su abuelo, con la ayuda de la diosa Afrodita, sedujo y raptó a Helena.

París y Helena viajaron juntos a Troya en una larga travesía.

El rey Menelao se llenó de ira al enterarse de esta ofensa, e invocó a todos los reyes de Grecia y los grandes guerreros para ayudarle a rescatar a Helena.

En este tiempo, entre la disputa de la manzana de oro, el rapto, la recluta de todos los héroes griegos y el viaje a Troya, hablamos de muchos años. Uno de los principales guerreros que participó en la guerra de Troya ayudando a Menelao fue Aquiles, Aquiles era el hijo de Tetis y Peleo, aquellos en cuya boda se había lanzado la manzana de la discordia.

Este detalle es clave para entender los enreveses de esta leyenda.

Tetis era una ninfa del mar, muy adorada en la antigua Grecia. Tanto Zeus como Poseidón la amaban, pero una profecía aseguraba que el hijo de Tetis sería un importante rival contra Zeus, por lo que acordaron que la casarían con un hombre mortal. Arrojada al mundo de los mortales, Tetis fue seducida por Peleo, un guerrero que conocía el secreto para lograr conquistarla. Tetis, como toda ninfa, tenía el poder de transformarse a su antojo en lo que quisiera, y Peleo tubo que agarrarla con fuerza, sin importar la forma que Tetis adquiriese, hasta que la ninfa recuperase su forma humana. Tetis se transformó en calamar, en monstruo, y Peleo resistió, hasta que finalmente recuperó la forma de mujer, y así la conquistó.

La boda de Peleo y Tetis fue ostentosa en exageración. Invitaron a casi toda la nobleza griega y a todos los dioses, excepto Eris, la diosa de la discordia que ya sabemos lo que hizo para sabotear el evento por despecho.

Pues Peleo y Tetis tuvieron a Aquiles, un gran guerrero y músico.

La predicción que tenía Tetis es que Aquiles iba a morir en Troya, y no podría convertirse en el rival para Zeus que estaba destinado a ser, por lo que Tetis hizo lo posible para que Aquiles no fuese a la guerra, pero finalmente Odiseo, quien también había intentado evitar ser reclutado, encontró y reclutó a su vez a Aquiles.

Así, el rey de Esparta Menelao, consiguió una flota de más de mil naves y miles de fuertes guerreros para recuperar a su esposa.

El viaje no fue fácil y muchos guerreros no lograron llegar.

Una vez en Troya, las batallas entre griegos y troyanos fueron muy fieras, y finalmente los griegos lograron sitiar a los troyanos por diez años.

Los diez años que la ciudad de Troya estuvo sitiada, los griegos saquearon con brutalidad muchas otras ciudades circundantes, secuestraron y esclavizaron a quien quisieron y en distintos bandos, murieron rivales muy importantes.

Una de las muertes fue de Héctor, hermano de París e hijo de Príamo, rey de Troya, asesinado por Aquiles, quien le hizo que su propio carro le arrastrara hasta tres vueltas por la ciudad de Troya.

Aquiles derrotando a Hector, por Peter Paul Rubens
Aquiles derrotando a Hector, por Peter Paul Rubens

Unas semanas después, París en venganza, lanzó una flecha al talón de Aquiles y le mató.

La muerte Aquiles fue vengada por Filoctetes. Años atrás, Filoctetes había heredado el arco de Hércules, pues él lo utilizó para encender la pira funeraria del semidios Hércules. Este arco tan poderoso poseía flechas mortales, ya que Hércules lo había untado en muchas ocasiones sobre la sangre de Hydra.

Por lo que al poco de la muerte de Aquiles, murió Paris, vengado por Filoctetes, con una flecha del arco envenenado de Hércules.

Tras esto, los hermanos de Paris, Deífono y Héleno, se disputaron quién se casaría con Helena. Deífono era un gran guerrero, y Héleno era un sabio clarividente, y la disputa del matrimonio la ganó Deífono. Esto no gustó a Héleno, que indignado huyó de Troya.

Mientras Héleno escapaba de la guerra de su propio país, fue hallado por los griegos, quienes, conociendo sus dotes clarividentes, le obligaron a contar cómo debían tomar Troya.

Héleno les contó que debían saquear la tumba de Pélope, robar la estatua troyana de Palas Atenea, y lograr que Neotólemo, hijo de Aquiles, participara en la guerra.

Los griegos lograron estas tres condiciones y, una vez realizadas, idearon un plan:

Construyeron un gran caballo de madera, hueco por dentro y lo ocuparon por un grupo de soldados griegos encabezados por Odiseo. Los demás guerreros, fingieron rendirse y salir de Troya. Mientras, ofrecieron el regalo del caballo gigante de madera a los troyanos, para Atenea, como muestra de su derrota.

Los troyanos introdujeron el caballo de madera en la ciudad, y celebraron su victoria con mucho vino, y cuando borrachos, dormían todos los troyanos, salieron del caballo de madera los guerreros griegos, abrieron las puertas de la ciudad permitiendo entrar a las tropas que habían fingido retornar a sus hogares, y saquearon la ciudad sin ninguna piedad. Sacrificaron tantas mujeres troyanas a los dioses, que sólo un puñado quedó con vida y fueron esclavizadas.

caballo de troya
caballo de troya

Menelao mató a Deífono y recuperó a Helena. Polixena, hermana de Paris, fue sacrificada sobre la tumba de Aquiles. Muchos otros guerreros, reyes y príncipes murieron en ese saqueo.

Los troyanos supervivientes, entre ellos las tres hermanas del rey Príamo de Troya, incendiaron los barcos de los griegos.

Antes de subir a los barcos, los hermanos Menelao y Agamenón, discutieron si realizar sacrificios a Atenas antes del viaje o después.

La flota de Menelao, que zarparon sin realizar los sacrificios, fueron azotados por tormentas marinas, los pocos que llegaron a su tierra, fueron desterrados. Menelao, empujado a Creta y a Egipto por los mares, navegó errante, tubo que lidiar contra el dios Proteo, y tardó años en regresar a Esparta con Helena.

Odiseo, tras veinte años de viaje, diez en Troya y diez en los mares, logró regresar a su casa. Su “odisea” le llevó a ver cíclopes, sirenas, bárbaros…

Ajax el Menor murió en el viaje, cuando Atenea le lanzó un rayo al navío y Poseidón hundió la roca a la que logró sujetarse.

Idomeneo fue engullido en una tormenta, y sacrificó a su hijo a los dioses para librarse de la ira de estos.

Agamenón sí regresó a su hogar, pero fue asesinado por su esposa y el amante de su esposa.

Y en cuanto a Troya, completamente devastada, no logró recuperarse. Sólo Antenor, el cuñado de Príamo fue perdonado, pues desde un inicio prefirió devolver a Helena en vez de vivir aquella devastadora guerra, y creo una nueva Troya en las costas del Adriático: la ciudad de Padua.

Mitología clásica recopilada en la Ilíada y la Odisea, obras atribuidas a Homero

Altaïr

Altaïr, escritora, música, psicoterapeuta y creadora del proyecto conmoraleja.com, kailashmagazine.com

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia de navegación, ofrecer anuncios o contenido personalizados y analizar nuestro tráfico. Al hacer clic en "Aceptar", acepta nuestro uso de cookies. Pinche el enlace para mayor información.política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio