rosa

La Hermosa Rosa

Mitología
Mitología
Criaturas fantásticas
Criaturas fantásticas
Hechicería
Hechicería
Amor
Amor

Peris

Según la mitología Persa, Las Paris o Peris son criaturas míticas femeninas, espíritus persas de gran belleza que guían a los mortales en su camino hacia la Tierra de los Bienaventurados.

En el relato, aparece un Peri masculino, representando una deidad iracunda de otro mundo.

La Hermosa Rosa

Érase una vez, en los viejos tiempos, cuando las pajitas eran coladores, y el camello era chapman, y el ratón era barbero, y el cuco era sastre, y el burro hacía recados, y la tortuga horneaba pan, y yo sólo tenía quince años. viejo, pero mi padre mecía mi cuna, y había en la tierra un molinero que tenía un gato negro; en aquellos tiempos antiguos, digo, había un rey que tenía tres hijas, y la primera hija tenía cuarenta años, y la segunda tenía treinta y la tercera veinte. Un día la hija menor le escribió esta carta a su padre:

«¡Mi señor padre! mi hermana mayor tiene cuarenta años y mi hermana segunda treinta, y todavía no les has dado marido a ninguna de las dos. No tengo ningún deseo de encanecer esperando un marido.»

El Rey leyó la carta, mandó llamar a sus tres hijas y se dirigió a ellas con estas palabras:

—¡Miren ahora! ¡Que cada uno de vosotros tire una flecha con un arco y busque a su amado dondequiera que caiga su flecha!

Entonces las tres doncellas hicieron sus reverencias. La flecha de la damisela mayor cayó en el palacio del hijo del visir, por lo que el hijo del visir la tomó por esposa. La flecha de la segunda niña voló hacia el palacio del hijo del jefe mufti, así que se la entregaron. La tercera doncella también disparó su flecha, ¡y he aquí! se quedó atrapado en la choza de un joven trabajador pobre.

—¡Eso no es justo, eso no es justo! — lloraron las tres al verlo.

Así que volvió a disparar y otra vez la flecha se clavó en la cabaña. Apuntó por tercera vez, y por tercera vez la flecha se clavó en la cabaña del pobre joven trabajador. Entonces el Rey se enojó y gritó a la doncella:

—¡Escucha, ramera! ¡Tienes lo que mereces!. Tus hermanas esperaron pacientemente y por eso obtuvieron los deseos de sus corazones. Eras el más joven de todos, y fuiste tú quien me escribió esa atrevida carta, de ahí tu castigo. ¡Fuera de mi vista, esclava, ve con este marido tuyo que el destino te entregó, y no tendrás nada más que lo que él pueda darte!

Entonces la pobre doncella se fue a la choza del labrador, y se la dieron por esposa.

Vivieron juntos durante un tiempo, ella quedó en cinta y el día diez del mes noveno llegó el momento en que ella debía tener un hijo, y su marido, se apresuró a ir a buscar a la partera.

Mientras el marido estaba ausente, su esposa no tenía ni una cama donde acostarse ni un fuego para calentarse, aunque el crudo invierno se avecinaba. La mujer se puso de parto, y de repente, las paredes de la pobre choza se abrieron de aquí para allá, y tres hermosas doncellas de la raza Peri entraron en ella. Una estaba a la cabeza de la damisela, otra a sus pies, la tercera a su lado, y todas parecían conocer bien su labor. En un momento todo en la pobre cabaña estaba en orden y limpio, la princesa yacía en un hermoso y mullido sofá, y antes de que pudiera parpadear, una linda niña recién nacida dormía a su lado.

Cuando todo estuvo terminado los tres Peris se pusieron en camino, pero primero se acercaron una por uno a la cama, y la primera dijo:

“Rosa sea el nombre de tu doncella,
¡Y no llorará lágrimas sino perlas!

La segunda Peri se acercó a la cama y dijo:

“Rosa sea el nombre de tu doncella,
¡La rosa florecerá cuando ella sonríe!

Y el tercer Peri terminó con estas palabras:

“Rosa sea el nombre de tu doncella,
¡Dulce verdor en sus pasos brotan!

Después de lo cual los tres desaparecieron.

Durante todo este tiempo el marido estuvo buscando una partera, pero no pudo encontrarla por ninguna parte. ¿Qué podía hacer sino volver a casa? Pero cuando regresó se sorprendió al encontrar todo en la pobre choza en hermoso orden y a su esposa acostada en una espléndida cama. Entonces ella le contó la historia de los tres Peris, y el hombre se asombró y celebró lo ocurrido.

La niña se volvía cada día más hermosa, de hora en hora, de día en día, de semana en semana, de año en año, más y más hermosa. De modo que no había otra igual a ella en todo el mundo. Quien la miraba perdía el corazón al instante, y las perlas caían de sus ojos cuando lloraba, las rosas florecían cuando sonreía y una brillante cinta de fresco verdor seguía sus pasos. Quien la veía ya no tenía ánimos, y la fama de la belleza y hermosura de Rosa iba de boca en boca.

Por fin el rey de aquella tierra también oyó hablar de la doncella, y al instante decidió que ella y nadie más debía ser consorte de su hijo. Entonces mandó llamar a su hijo y le dijo que había en el pueblo una doncella de tan rara belleza que de sus ojos caían perlas cuando lloraba, las rosas florecían cuando sonreía y la tierra crecía fresca y verde bajo ella. pasos, y con eso le ordenó que se acercara y la cortejara.

Ahora, las Peris, en sueños, habían mostrado durante mucho tiempo al hijo del rey la hermosa doncella Rosa. Y el dulce fuego del amor ya ardía dentro de él, pero le daba vergüenza dejar que su padre supiera que se había enamorado de una mujer con la que soñaba, así que, ante la noticia de que estaría obligado a casarse con la doncella desconocida, no estaba muy animado, pues él esperaba algún día encontrarse con la mujer de sus sueños. Ante esto, su padre se volvió cada vez más insistente, le ordenó que fuera a cortejarla de inmediato y ordenó a la anciana dama principal del palacio que lo acompañara a la cabaña del trabajador.

El hijo del rey y su acompañante, entraron en la cabaña, y cuando el príncipe vio a Rosa, supo que era la mujer de sus sueños. Entonces dijeron cuál era el propósito de su visita y reclamaron a la doncella para el hijo del rey en el nombre de Alá. Los pobres padres se alegraron de su buena suerte, prometieron a la muchacha y comenzaron los preparativos de la boda.

Ahora bien, la hija de esta anciana de palacio también era una belleza, y no muy distinta de Rosa. La anciana

se sintió terriblemente afligida porque el hijo del rey tomara por esposa a la hija de un trabajador pobre, en lugar de a su propia hija, entonces decidió engañarlos y poner a su propia hija en el lugar de Rosa.

El día del banquete hizo que la pobre muchacha comiera muchas carnes saladas, y luego trajo un cántaro de agua y una gran cesta, subió al carruaje nupcial con Rosa y su propia hija, y partió hacia el palacio. Mientras estaban en el camino, y estuvieron en él mucho tiempo, la doncella tuvo sed y pidió un poco de agua a la anciana.

—No te daré agua hasta que me hayas dado uno de tus ojos—, dijo la anciana. ¿Qué podía hacer la pobre damisela? Se moría de sed. Entonces le cortó un ojo y lo dio a beber con agua.

Siguieron avanzando, más y más, y la doncella nuevamente tuvo sed y pidió otro trago de agua.

—Lo tendrás si me das el otro ojo—, dijo la anciana. Y la pobre doncella estaba tan atormentada de sed que dio el otro ojo a beber de agua.

La anciana tomó los dos ojos, arrojó a la damisela ciega en la gran canasta y la dejó sola en la cima de una montaña.

Vistió a su hija con el hermoso vestido nupcial, la llevó ante el hijo del rey y se la entregó con las palabras:

—¡He aquí tu esposa!— Hicieron, pues, un gran banquete, y cuando trajeron la doncella a su novio y le quitaron el velo, él percibió que la doncella que ahora estaba delante de él no era la doncella de sus sueños. Sin embargo, como ella se parecía un poco a ella, no dijo nada a nadie.

Cuando acabó la ceremonia se acostaron a descansar, y al despertarse temprano en la mañana, el hijo del rey no tenía dudas de que había sido engañado, porque la damisela de sus sueños había llorado perlas, sonreído rosas y dulces hierbas verdes habían crecido tras sus pasos, pero esta niña no tenía rosas ni perlas ni hierbas verdes para lucirse, sólo unos ojos hermosos y brillantes.

El joven pensó que había algún tipo de truco, o hechizo aquí, sabía que esa no era la joven con la que debía haberse casado, pero ¿cómo podría descubrirlo? y decidió no contar una palabra a nadie.

Mientras sucedían todas estas cosas en el palacio, la pobre Rosa lloraba en la cima de la montaña, y de ella caían tales lluvias de perlas a fuerza de su doloroso llanto, que apenas había lugar para guardarlas todas en el gran cesto.

Sucedió que pasaba por allí un hombre que llevaba barro, y al oír el llanto dentro de la cesta donde se hallaba la doncella, tuvo mucho miedo y gritó:

—¿Quién eres tú? ¿Un genio o una Peri?

—Ni si quiera una Peri —respondió la doncella—, sino los restos de una hija viva de un hombre y una mujer.

Entonces el rastrillador de barro se animó, abrió la cesta, y allí estaba una pobre doncella ciega que sollozaba y sus lágrimas caían en lluvia de perlas.

Entonces tomó a la doncella de la mano y la guio a su choza, y como el anciano no tenía a nadie a su lado, adoptó a la doncella como si fuera su propia hija y la cuidó. Pero la pobre muchacha no hizo más que llorar, y el viejo hizo todo lo que pudo para recoger las perlas, y cuando les faltaba dinero, tenía las perlas que la joven lloraba y las vendía, y así vivieron con lo que iban sacando por las perlas del llanto.

Así pasó el tiempo, y hubo alegría en el palacio y miseria en la choza del rastrillador de barro. Sucedió que un día, mientras la hermosa Rosa estaba sentada en la cabaña, algo la hizo sonreír e inmediatamente floreció una rosa. Entonces la doncella dijo a su padre adoptivo, el rastrillador de barro:

rosa
rosa

—Toma esta rosa, papá, y ve con ella delante del palacio del hijo del Rey, y a gritos cuenta que tienes rosas a la venta tan bellas, que no se ven iguales en el ancho mundo. Pero si sale la dama de palacio, mira que no le des la rosa por dinero, sino di que la venderás por un ojo humano.

Entonces el hombre tomó la rosa y se paró frente al palacio, y comenzó a gritar en voz alta:

—Una rosa en venta, una rosa en venta, como no se encuentra en ninguna parte.

Cuando la anciana de palacio escuchó esto, como no era temporada de rosas, pensó para sí: “Pondré a mi hija la rosa en su cabello, y así el hijo del rey pensará que es su verdadera novia”.

Entonces llamó al pobre y le preguntó por cuánto vendía la rosa.

—Ninguna moneda podrá comprar esta rosa—, respondió el hombre, —sólo te la daré por un ojo humano.

Entonces la dama del palacio sacó uno de los ojos de la bella Rosa de su hija, y se lo dio por la rosa. Pues así valoraba los ojos de su hija, ya que no eran de ninguna de las dos. Luego trenzó la rosa en el pelo de su hija, y cuando el hijo del Rey vio la rosa, se acordó de la joven e sus sueños, aunque no entendía qué habría sido de ella, sintió que estaba a punto de descubrirlo y no contó una palabra a nadie. Pero la rosa despertó gran interés en el joven príncipe, y la anciana observó este interés y cómo observaba a su hija con más atención.

El anciano regresó a su cabaña y le entregó a la bella Rosa el ojo. Ella se lo colocó y suspiró desde su corazón una oración a Alá, el todopoderoso ¡ y he aquí! que nuevamente podía ver bien con su único ojo.

La joven estaba tan contenta que no pudo contener la alegría y al sonreír de nuevo, brotó otra rosa.

Esta rosa se la entregó al viejito, para que volviera a pasar delante del palacio, gritara que vendía una rosa tan hermosa como no se vería ninguna otra en el ancho mundo, y otra vez, si salía una mujer, la vendiera únicamente por otro ojo humano.

El anciano tomó la flor, y apenas había comenzado a pregonar la venta de la rosa ante el palacio cuando la anciana dama volvió a oírlo.

«Este anciano a llegado en el mejor momento —, pensó la anciana —. El hijo del Rey comenzará a enamorarse más y más de mi hija si está cubierta de rosas. Si consigo también esta rosa, él la amará aun más». Y con estos pensamientos regresó ante el anciano y le pidió la rosa que traía.

—Ninguna moneda podrá comprar esta rosa—, respondió el anciano rastrillador de barro, —sólo te la daré por un ojo humano.

Entonces la anciana le dio el segundo ojo, y el anciano corrió con a su cabaña y se lo entregó a Rosa.

Rosa inmediatamente lo puso en su lugar, oró a Alá y se alegró tanto cuando sus dos ojos brillaron con luz viva y le permitieron ver de nuevo, que sonrió todo el día y las rosas florecieron por todos lados. A partir de entonces estuvo más hermosa que nunca.

No mucho tiempo después, la hermosa Rosa salió a pasear, y como sonreía continuamente al caminar, las rosas florecían a su alrededor y la tierra se volvía fresca y verde bajo sus pies.

La anciana de palacio la vio paseando y quedó aterrorizada. «¿Qué será de mí», pensó, «si se llega a conocer el asunto de esta damisela?»

La anciana se enteró donde vivía el pobre raspador de barro, así que fue a su morada, y lo aterrorizó diciéndole que tenía una bruja malvada en su casa. El pobre hombre nunca había visto una bruja, así que estaba muerto de miedo. El viejecito le preguntó a la dama de palacio:

—¿Qué puedo hacer? ¿Cómo podré defenderme de ella?

—Averigua, primero que nada, cuál es su talismán—, aconsejó la dama de palacio, —luego vendré yo y haré el resto.

Cuando Rosa regresó a la cabaña, el viejito le preguntó cómo ella, una simple hija del hombre, había llegado a tener tal poder mágico. La damisela, sin sospechar ningún mal, dijo que había obtenido su talismán de las tres Peris, y que perlas, rosas y verdor fresco y dulce, la acompañarían mientras su talismán estuviera vivo.

—¿Cuál es entonces tu talismán?— preguntó el viejo

“Un pequeño ciervo en la cima de la colina;
Si muere, yo también caigo muerto”.

Respondió la joven Rosa.

Al día siguiente, la anciana malvada de palacio llegó allí, en muy desdichada hora, se enteró de todo por el raspador de barro y regresó con presura y gran alegría al palacio. Le dijo a su hija que en la cima de la colina vecina había un pequeño ciervo y que debía pedirle a su marido que lo diera caza y se lo entregara.

Ese mismo día, la hija de la anciana, habló a su marido del pequeño ciervo que estaba en la cima del cerro, y le rogó e imploró que le trajera su corazón para comer. Y al cabo de no muchos días los hombres del Príncipe atraparon al cervatillo y lo mataron, le sacaron el corazón y se lo dieron a su mujer. En el mismo instante en que mataron a la bella cervatilla, murió Rosa.

El rastrillo de barro se entristeció por ella hasta que no pudo más, y luego la tomó y la enterró.

Ahora bien, en el corazón del cervatillo había un ojito de coral rojo del que nadie se percató. Cuando la Sultana se comió el corazón, el ojito de coral rojo se cayó y rodó escaleras abajo como si quisiera esconderse.

Pasó el tiempo, y en no más de nueve meses y diez días, la consorte del Príncipe dio a luz una pequeña hija, que nada más nacer, además de su belleza, lloraba perlas cuando lloraba, dejaba caer rosas cuando sonreía y dulces y verdes hierbas brotaban tras sus pasos.

Cuando el Príncipe lo vio, meditó y meditó sobre ello, la niña era la viva imagen de la bella Rosa, y no se parecía en nada a la madre que la había dado a luz.

El principe pensando en esto no podía descansar, hasta que en una noche, se le apareció en sueños la hermosa Rosa y le dijo estas palabras:

—¡Oh, príncipe mío! ¡Ay, prometido mía! Mi alma está bajo los escalones de tu palacio, mi cuerpo está en la tumba, tu pequeña es mi pequeña, mi talismán es el ojito de coral.

Apenas despertó el Príncipe, fue a la escalera y buscó, ¡y he aquí! allí estaba el pequeño ojo de coral.

Lo recogió con cuidado, lo llevó a su habitación y lo puso sobre la mesa. Mientras tanto, la niña entró en la habitación, vio el coral rojo, y apenas lo agarró desapareció como si nunca hubiera existido. Las tres Peris se habían llevado a la niña y la habían llevado a la tumba de su madre, y apenas había colocado el ojo de coral en la boca de la muerta cuando ésta despertó a una nueva vida.

El hijo del rey estaba cada vez más intranquilo, más ahora que no encontraba a su hija. Así que, haciendo caso del sueño, fue al cementerio, hizo abrir la tumba y allí, en su ataúd, viva y deslumbrante, estaba la bella Rosa de sus sueños, con su niña en brazos y el talismán de coral en la boca.

Se levantaron del sepulcro y se abrazaron, y de los ojos de ambos cayeron perlas mientras lloraban, y rosas de sus bocas mientras sonreían, y dulces hierbas verdes crecieron a sus pasos.

La anciana malvada del palacio y su hija pagaron por sus crímenes, pero la bella Rosa, su padre y su madre, la hija del sultán, se reunieron y durante cuarenta días y cuarenta noches celebraron una gran fiesta en medio del redoble de tambores y el tintineo de platillos.

Cuento popular turco recopilado por Ignácz Kúnos (1860-1945), en Turkish fairy tales and folk tales, por Kúnos (autor), Celia Levetus (ilustrador, y R. Nisbet Bain (traductor del turco al inglés) en 1901

Ignác Kúnos

Ignác Kúnos (1860-1945) fue un lingüista, folclorista y escritor húngaro, especializado en la cultura turca.

Scroll al inicio