the-old-man-and-his-grandson-grimms-fairy-tale-illustration-by-arthur-rackham

Juán el Pobre, que se convirtió en Juán el Rey

Miedo
Miedo
Cuentos con Magia
Cuentos con Magia
Sabiduría
Cuentos con Sabiduría

Érase una vez un padre y un hijo en una pequeña cabaña al borde de un bosque. La pobreza de esa familia dio al hijo su nombre: Juan el Pobre. Como el padre era anciano y débil, Juan tenía que hacerse cargo de los asuntos del hogar; pero hubo momentos en que no quiso trabajar.

Un día, mientras Juan estaba acostado detrás de la chimenea, su padre lo llamó y le dijo que fuera al bosque a buscar leña.

—Muy bien—, dijo Juan, pero no se movió de su lugar.

Al rato el padre vino a ver si su hijo se había ido, pero lo encontró todavía tirado en el suelo.

—¿Cuándo irás a buscar esa leña, Juan?

—Ahora mismo, padre—, respondió el niño. El anciano regresó a su habitación. Sin embargo, como quería asegurarse de si su hijo había ido o no, volvió a ir a ver. Cuando encontró a Juan en la misma situación que antes, se enojó mucho y dijo:

—Juan, si vuelvo a salir y te encuentro todavía aquí, seguramente te daré una paliza—. Juan sabía bien que su padre lo castigaría si no iba; Entonces se levantó de repente, tomó su hacha y se fue al bosque.

Cuando llegó al bosque, marcó cada árbol que pensó que sería bueno como combustible y luego comenzó a cortar. Mientras cortaba uno de los árboles, vio que tenía un agujero en el tronco, y en el agujero vio algo brillante. Pensando que podría haber oro dentro del agujero, se apresuró a talar el árbol; pero un monstruo salió del agujero tan pronto como cayó el árbol.

Cuando Juan vio al inesperado ser, levantó su hacha para matar al monstruo. Antes de dar el golpe exclamó:

—¡Ajá! Ahora es el momento de que mueras.

El monstruo retrocedió cuando vio el golpe a punto de caer, y dijo:

«Buen señor, no se acerque,
no me quite la vida,
Si deseas una vida feliz
Y, además, una bonita esposa.

Juan bajó su hacha y dijo:

—¡Oho! ¿Es eso así?

—Sí, lo juro—, respondió el monstruo.

—¿Pero qué es y dónde está?— dijo Juan levantando su hacha y fingiendo estar enojado, porque estaba ansioso de conseguir lo que el monstruo le prometía. El monstruo le dijo a Juan que sacara del centro de su lengua una piedra ovalada de color blanco. De él podía pedir y obtener todo lo que quisiera tener. Juan abrió la boca del monstruo y tomó la valiosa piedra. Inmediatamente el monstruo desapareció.

El joven entonces puso a prueba las virtudes de su encanto pidiendo a algunos hombres que le ayudaran a trabajar. Tan pronto como hubo pronunciado la última palabra de su orden, aparecieron muchas personas, algunas de las cuales cortaban árboles, mientras que otros llevaban la leña a su casa. Cuando Juan estuvo seguro de que su casa estaba rodeada de montones de leña, despidió a los hombres, corrió a casa y se acostó nuevamente detrás de la chimenea. No llevaba mucho tiempo allí, cuando su padre vino a ver si había hecho su trabajo. Cuando el anciano vio a su hijo tendido en el suelo, dijo:

—Juan, ¿tenemos ahora leña?

—¡Solo mira por la ventana y verás, padre!— dijo Juan. Grande fue la sorpresa del anciano al ver los grandes montones de leña alrededor de su casa.

Al día siguiente, Juan, recordando la bella esposa de la que había hablado el monstruo, fue al palacio del rey y le dijo al rey que quería casarse con su hija. El rey sonrió desdeñosamente al ver el aspecto rústico del pretendiente y dijo:

—Si haces lo que te pido, te dejaré casarte con mi hija.

—¿Cuáles son las órdenes de Su Majestad para mí?— dijo Juan.

—Constrúyeme un castillo en medio de la bahía; pero debes saber que si no está terminado en tres días, perderás la cabeza—, dijo el rey con severidad. Juan prometió hacer el trabajo.

Habían pasado dos días y Juan aún no había comenzado su trabajo. Por ello el rey creyó que Juan no tenía inconveniente en perder la vida; pero a medianoche del tercer día, Juan mandó a su piedra construir un fuerte en medio de la bahía.

A la mañana siguiente, mientras el rey se bañaba, se oyeron disparos de cañón. Al rato apareció Juan ante palacio, vestido como un príncipe. Cuando vio al rey, dijo:

—El fuerte está listo para tu inspección.

—Si eso es cierto, serás mi yerno—, dijo el rey. Después del desayuno, el rey, con su hija, visitó el fuerte, lo que les agradó mucho. Al día siguiente se celebraron con mucha pompa y solemnidad las ceremonias del matrimonio de Juan con la princesa María.

Poco después de la boda de Juan estalló una guerra. Juan dirigió el ejército del rey su suegro al campo de batalla y con la ayuda de su piedra mágica conquistó a su poderoso enemigo. El general derrotado regresó a su casa lleno de tristeza. Como nunca antes había sido derrotado, pensó que Juan debía poseer algún poder sobrenatural. Por lo tanto, cuando llegó a casa, emitió una proclama que decía que cualquiera que pudiera obtener el poder de Juan para él debería recibir la mitad de sus bienes como recompensa.

Cierta bruja, que conocía el secreto de Juan, se enteró de la proclamación. Ella voló hacia el general y le dijo que podía hacer lo que él quería. Al aceptar él, voló a casa de Juan una tarde calurosa, donde encontró a María sola, pues Juan había salido a cazar. La anciana sonrió al ver a María y le dijo:

—¿No me reconoces, María linda? Yo soy quien te cuidó cuando eras un bebé.

La princesa se sorprendió de lo que dijo la bruja, pues pensó que la anciana era una mendiga. Sin embargo, creyó lo que le dijo la bruja, trató amablemente a la repulsiva mujer y le ofreció pastel y vino; pero la bruja le dijo a María que no se molestara y le ordenó que descansara. Entonces María se acostó a tomar una siesta. Con gran muestra de bondad, la bruja abanicó a la princesa hasta que se quedó dormida. Mientras María dormía, la anciana sacó de debajo de la almohada la piedra mágica, que Juan se había olvidado de llevar consigo. Luego voló hacia el general y le dio el amuleto. Éste, a su vez, recompensó a la anciana con la mitad de sus riquezas.

Mientras tanto, mientras Juan disfrutaba de su caza en el bosque, un pájaro enorme se abalanzó sobre él y se apoderó de su caballo y su ropa. Cuando el pájaro se fue volando, su ropa interior se volvió a cambiar por su vieja ropa de leñador. Lleno de ansiedad ante este mal presagio, y temiendo que alguna desgracia hubiera sucedido a su mujer, se apresuró a llegar a pie como pudo. Cuando llegó a su casa, la encontró vacía. Luego fue al palacio del rey, pero también lo encontró desierto. En busca de su piedra no sabía dónde buscar. Después de unos minutos de reflexión, llegó a la conclusión de que todos sus problemas los causaba el general al que había derrotado en la batalla. También sospechaba que el oficial de alguna manera se había apoderado de su piedra mágica.

El pobre Juan empezó entonces a caminar hacia el campo donde vivía el general. Antes de poder llegar a ese país, tuvo que cruzar tres montañas. Mientras cruzaba la primera montaña, un gato vino corriendo tras él y lo derribó. Estaba tan enojado con el animal que corrió tras él, lo agarró y arrojó su vida contra una roca. Cuando cruzaba la segunda montaña, apareció el mismo gato y lo derribó por segunda vez. Nuevamente Juan agarró al animal y lo mató, como antes; pero el mismo gato al que había matado dos veces antes lo derribó por tercera vez mientras cruzaba la tercera montaña. Lleno de curiosidad, Juan volvió a atrapar al animal: pero, en lugar de matarlo esta vez, lo metió dentro de la bolsa que llevaba y se lo llevó.

Después de muchas horas de fatigosa caminata, Juan llegó al castillo del general y llamó a la puerta. El general le preguntó qué quería. Juan respondió:

—Soy un pobre mendigo, que agradecería si pudiera comer sólo un bocado de arroz.

El general, sin embargo, reconoció a Juan. Llamó a sus sirvientes y les dijo:

—Lleven a este desgraciado a la celda de las ratas.

La celda en la que estaba preso Juan estaba muy oscura; y tan pronto como se cerró la puerta, las ratas comenzaron a morderlo. Pero Juan no sufrió mucho por ellos; pues, acordándose de su gato, lo soltó. El gato mató a todas las ratas excepto a su rey, que salió del agujero el último de todos. Cuando el gato vio al rey de las ratas, habló así:

—Ahora morirás si no prometes conseguirle a Juan su piedra mágica, que tu amo ha robado.

—¡Perdóname la vida y tendrás la piedra!— dijo el rey de las ratas.

—¡Ve a buscarlo, entonces!— dijo el gato. El rey de las ratas corrió rápidamente a la habitación del general y tomó de la mesa la piedra mágica de Juan.

Tan pronto como Juan obtuvo su piedra, y después de haber dado las gracias al rey de las ratas, le dijo a su piedra:

—Pedrera bonita, destruye esta casa con el general y sus súbditos, y suelta a mi suegro y a mi mujer de su prisión.

De repente la tierra tembló y se escuchó un gran ruido. No mucho después Juan vio el castillo destruido, el general y sus súbditos muertos, y su esposa y su suegro libres.

Llevando consigo al gato y al rey de las ratas, Juan se fue feliz a su casa con María su esposa y el rey su suegro. Tras la muerte del rey, Juan ascendió al trono y gobernó sabiamente. Vivió felizmente durante mucho tiempo con su encantadora esposa.

Cuento popular filipino narrado por Amando Clemente y recopilado por Dean Fansler (1885-1945) en Filipino Popular Tales, 1921

the-old-man-and-his-grandson-grimms-fairy-tale-illustration-by-arthur-rackham
the-old-man-and-his-grandson-grimms-fairy-tale-illustration-by-arthur-rackham
Herbert Allen Giles

Jacob Grimm (1785-1863) y Wilhelm Grimm (1786-1859), fueron dos filósofos y folcloristas alemanes.

Recopilaron y adaptaron una gran cantidad de cuentos populares en la colección Cuentos infantiles y del hogar (1812-1822).

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia de navegación, ofrecer anuncios o contenido personalizados y analizar nuestro tráfico. Al hacer clic en "Aceptar", acepta nuestro uso de cookies. Pinche el enlace para mayor información.política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio